ECONOMIA, Ultimas Noticias

A la vuelta de Brasil, hay que pagar la tarjeta: ¿Cómo se calcula el impuesto PAIS del 30% a las compras? ¿Cómo evito los altos intereses?

A la vuelta de Brasil, hay que pagar la tarjeta: ¿Cómo se calcula el impuesto PAIS del 30% a las compras? ¿Cómo evito los altos intereses?
Compartí este articulo en:

La primera quincena de febrero está llegando a su fin y ya son muchos los argentinos que están de regreso de sus vacaciones en Brasil o en otros destinos del exterior.

No fueron pocos los que, a pesar del “cepo”, la suba del dólar tras las PASO o finalmente el impuesto del 30% a los consumos con tarjeta en el exterior, igual decidieron no resignar el descanso en esas playas de arena blanca y agua transparente. Pero ahora viene la parte “amarga”, además del regreso a la rutina.

Empiezan a llegar los resúmenes de las tarjetas de crédito con los consumos que se hicieron en el exterior y se pagaron con el plástico. ¿Cómo se calcula el impuesto PAIS?

El gravámen empezó a figurar en los resúmenes de las tarjetas a partir de los primeros días de este mes, cuando empezaron a llegar a los domicilios o vía correo electrónico, las liquidaciones de los consumos de enero.

A continuación, repasamos los pasos para calcular cuánto se abonará de impuesto.

  1. Todos los consumos en el exterior son en dólares para el banco/tarjeta. Todos los consumos en el exterior, sean en Paraguay o Brasil, la tarjeta los expresa en dólares. Si un persona gastó 100 reales, ese consumo figura en la tarjeta expresado primero en la moneda brasileña.
  2. Pero luego, al lado, se pasa a dólares. Para eso, lo que importa es la relación del dólar/real. Hoy cada dólar vale 4,33 reales. Entonces, hay que dividir el consumo en reales por 4,33. Mis 100 reales se transforman en 23 dólares (100 dividido 4,33).
  3. Para calcular el impuesto PAIS, la tarjeta toma el monto de consumos en dólares y los pasa a pesos.
  4. Para eso, toma el tipo de cambio comprador del Banco Nación del día anterior al cierre de la liquidación. Si mi tarjeta cerró la liquidación el 24, se toma la cotización del Banco Nación del día 23 (si no es hábil, se toma el día hábil anterior). Con el dólar quieto, ese valor estuvo casi todo el mes de enero y febrero en torno a 63 pesos. Siguiendo con el ejemplo, es 23 dólares x 63 pesos. Total: 1449 pesos.
  5. Aplica el 30 por ciento sobre el consumo en dólares, equivalente a 1449 pesos (x 0,30). En la tarjeta figurará el Impuesto PAIS, total 434 pesos.

¿Si no pago el total de la tarjeta, el saldo queda en dólares o pesos?

Si no se paga el total del saldo de la tarjeta, el banco pasa a pesos el saldo. Lo hace al tipo de cambio vendedor (de esa misma entidad) del día del vencimiento del resumen.

Por ejemplo. Si tengo una tarjeta VISA del Banco Santander, que vence el 2 de febrero. El banco toma el tipo de cambio vendedor (siempre es el más caro de las dos cotizaciones) y pasa a pesos el saldo en moneda extranjera.

Los intereses de los saldos impagos siguen siendo muy altos

El último aspecto a tener en cuenta es que si uno paga el mínimo o un monto que no cubre el total y queda un saldo, a estos saldos impagos se les aplica una tasa de interés que sigue siendo muy alta.

A pesar de que las nuevas autoridades del Banco Central bajaron las tasas de interés de referencia. Un banco de primera línea hoy está cargando un Costo Financiero Total (incluye tasa de interés y seguro) que ronda el 200 por ciento.

El Costo Financiero Total de los saldos impagos (el cliente debe pagar, al menos, el mínimo de la liquidación que es una cifra cercana al 5% del total).

En este contexto donde el dólar no se mueve mucho, convendría que el saldo quedara en moneda extranjera. En cambio, al pasarlo a pesos y aplicarle las tasas de interés en pesos, los bancos aprovechan un negocio financiero jugoso como pocos.

¿Cómo eludir el pago de intereses altos? Pagarle al banco y “reperfilar” otras obligaciones

Si un apersona guardó dólares o reales, conviene venderlos en el mercado blue (en Posadas el dólar se pagaba 76 pesos en las “cuevas”) y utilizarlos para cancelar la tarjeta. Así evito los altos intereses.

Otra posibilidad es “reperfilar” otros pagos, por ejemplo, la factura de luz, la cuota del colegio o una deuda con un familiar. En el caso de EMSA, las facturas aplican una tasa de interés muy baja por mora (ya bastante dura es la recomposición tarifaria). Eso si, hay que tener en cuenta que uno no se puede demorar en pagar más de dos facturas, sino viene el corte del servicio.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*