The logo of the Inter-American Development Bank is seen as workers prepare the IDB meeting in Medellin, Antioquia Department, Colombia on March 26, 2009. At least 48 members with their delegations will attend the 50th Inter-American Development Bank (IDB) annual meeting to be held on March 27-31 in Medellin. AFP PHOTO/Raul ARBOLEDA

BID: informalidad laboral en América Latina y el Caribe llega al 55%

Compartí esta noticia !

Un reciente informe señala que, para reducir la pobreza en la región, es necesario mejorar los mercados laborales y el capital humano

Menos de la mitad de los trabajadores de América Latina y el Caribe (ALC) están formalizados, evidenció el informe »Calidad del Empleo en América Latina: entre la informalidad y salarios que no alcanzan”, que publicó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID ), a finales de abril.

El escrito mide la cantidad y calidad del trabajo, asignándole valores basados en la participación de la fuerza laboral (0,25%), la tasa de ocupación (0,25%), la tasa de formalidad (0,25%) y el salario (suficiente). Estos cuatro valores juntos se computan en una escala del 1 al 100. “Para que un país obtenga 100 puntos, todas las personas que participan en la fuerza laboral deben estar empleadas con un trabajo formal que les aporte un salario suficiente”, justificó el BID.

Para 2022, la región llegó a su pico más alto, desde el 2010, con 41.2/100, aunque la mayoría de las personas (55%) se gana la vida desde el sector informal y cuentan con un salario que nos alcanza para superar la pobreza. , porque casi el 51% de las personas de ALC vive en pobreza laboral, con ingresos que no superan el umbral de $1.95 por día.

Si se miden por separado se puede notar que la cantidad del trabajo ha disminuido, cuando alcanzó su punto más alto, en 2014 (74.3/100). Dato que, para 2023, se redujo a 74.1/100, lo que muestra una estabilidad relativa en este apartado.

Al hablar de salarios, la zona obtuvo 49.1/100, el punto más alto desde 2010, cuando estaba nueve dígitos por debajo. Estos números resaltan que, a penas un tercio de los trabajadores de la región cuentan con trabajos formales.

Te puede Interesar  Visita del Ministro de Industria de Misiones a la CRIPCO

La calidad del trabajo ha mostrado una tendencia más positiva, pasando de 35.6/100, en 2010, a 41.2/100, para 2022. “Es desatacar que 10 de los 17 países incluidos en el análisis han experimentado un crecimiento de más de 6 puntos en el componente de calidad del empleo entre 2010 y 2022, destacando con mayor progreso Paraguay, República Dominicana y Brasil.

Si se mide por país, se muestra que Panamá ocupa el puesto seis, dentro de los países con mejores trabajos de ALC, con 61/100. El país es superado por Uruguay, Chile, Costa Rica, Brasil y Argentina.

En relación con la brecha de género, el BID explicó que, en promedio, los hombres tenían mejores trabajos que las mujeres, al obtener una valoración de 20.3 puntos, por encima de las trabajadoras.

“De 2010 a 2022, el Índice de Mejores Trabajos para las mujeres creció a una tasa de 0,8% anual. A ese ritmo, el índice para las mujeres tardaría más de 47 años en alcanzar el nivel de calidad y cantidad del empleo que tienen los hombres para 2022”, afirmó la investigación.

En temas de cantidad de trabajo, los hombres tenían 24,5 puntos más. Mientras que, en el componente de calidad, la puntuación era 16,1 puntos superior.

Los países con menor brecha de género eran Uruguay, Argentina y Perú. Los que más tenían eran El Salvador, Costa Rica y Guatemala.

En Panamá, las mujeres tenían 20 puntos menos que los hombres, en temas de calidad del empleo y, 35 puntos menos en cuanto a cantidad.

Otro punto relevante es el empleo juvenil, en donde se ha observado un crecimiento ligero de la brecha generacional entre 2010 y 2022. Para 2010, los adultos superaban a los jóvenes en calidad de empleo en 8.2 puntos. Ahora lo hacen por 9,4 puntos.

Te puede Interesar  La Uatre acuerda un 32% de aumento para los trabajadores rurales

Desde el BID apuesta por la capacitación del humano de la zona, para que pueda hacer frente a temas como el cambio climático, el uso de nuevas tecnologías y la transición a economías verdes. A la par de estimular la productividad con menores costos, para hacer que más personas tengan acceso al seguro social.

En tema de pensiones, alegaron que es necesario generar un “equilibrio sostenible entre pensiones contributivas y no contributivas”, una base de soluciones que permita integrar a los trabajadores no tradicionales y no asalariados a la seguridad social.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin