EDUCACION, ENTREVISTAS, Ultimas Noticias

El obereño Matías Motta, uno de los descubridores de una nueva especie de dinosaurio

El obereño Matías Motta, uno de los descubridores de una nueva especie de dinosaurio
Compartí este articulo en:

Un grupo de paleontólogos argentinos descubrió una nueva especie de dinosaurio carnívoro en la Patagonia: se trata de un ejemplar que medía aproximadamente metro y medio y tenía alas, pero no volaba. 

El hallazgo publicado en la revista The Science of Nature da a conocer al Overoraptor chimentoi -así lo bautizaron- que fue encontrado en una formación rocosa del Cretácico Superior (de unos 90 millones de años) conocida como Huincul y ubicada al sur del embalse Ezequiel Ramos Mexía en la provincia patagónica de Río Negro.

“Este animal resultó pertenecer a un nuevo grupo de dinosaurios del hemisferio sur; seguramente era rápido, ágil y, como todos sus parientes, sería carnívoro. Si bien no conocemos demasiado de este animal, esperamos regresar a este yacimiento al noroeste de Río Negro para encontrar más restos de esta especie y así dilucidar más aspectos sobre la vida de estos pequeños dinosaurios”, aseveró el misionero Matías Motta, científico de dicho museo argentino.

Según un reciente estudio, publicado en la revista The Science of Nature, los restos de esa especie, llamada ‘Overoraptor chimentoi’, fueron encontrados durante dos campañas en el 2013, cuando hallaron una pequeña garra afilada de una pata, y en el 2018, al recuperar “más materiales del esqueleto como vértebras, partes de las cinturas escapular y pélvica y huesos del ala y de las patas”.

“Nuestra hipótesis es que en el caso del Overoraptor, la capacidad de plegar automáticamente las alas debe haber tenido una función distinta a la que cumple en las aves voladoras, dado que se trata de un animal corredor”, subraya Motta.

Hasta el hallazgo de esta nueva especie, todos los dinosaurios carnívoros que se conocían de la Patagonia con aspecto de aves pertenecían al grupo de los unenlágidos, los cuales eran ágiles y caminaban en las patas traseras. Estas especies, tenían una garra recurvada en el dedo índice del pie, puntiaguda, de pequeño tamaño, que seguramente era de ayuda para estos carnívoros al momento de atrapar a sus presas.



Los primeros restos del Overaptor se encontraron en 2013 durante una expedición dirigida por Fernando Novas y Marcelo Isasi, ambos del CONICET en el Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia (MACN, CONICET), pero fue recién en 2018 cuando Matías Motta, becario doctoral del CONICET en el MACN, encabezó una nueva campaña subsidiada por la National Geographic Society pudieron recuperarse otros fragmentos clave del esqueleto, como vértebras, partes de las cinturas escapular y pélvica y huesos del ala y de las patas.

El estudio de estos fósiles arrojó un dato fundamental: el Overoraptor chimentoi no era igual a los raptores (bípedos y carnívoros, como el Velociraptor) descubiertos hasta el momento, sino que este dinosaurio se encontraba más cerca de las aves que del resto de sus compañeros de especie.

Ilustración inspirada en los hallazgos, autoría de Gabriel Lio.

Esto significa un gran avance en el estudio de la transición evolutiva entre los dinosaurios raptores y las aves, que tuvo lugar en algún momento del Jurásico Medio. 

“Las aves no son más que dinosaurios emplumados que viven hoy, comparten el planeta Tierra con nosotros y tuvieron origen en dinosaurios con aspecto de velocirraptores”, manifestó el doctor Fernando Novas, jefe del LACEV-MACN, a la Agencia de Ciencia, Tecnología y Sociedad de la Universidad Nacional de La Matanza.

Características del Overaptor

  • Era un animal pequeño, de aproximadamente un metro y medio, con brazos y patas muy alargados y gráciles adaptados para la carrera 
  • Al igual que los unenlágidos (similares al ñandú en cuanto a masa corporal) era un veloz corredor y portaba una gran garra curvada y filosa en el segundo dedo de sus dos patas

“Cuando estudiamos en detalle al Overoraptor, nos dimos cuenta que en realidad este dinosaurio era capaz de aletear, es decir, que nos habíamos encontrado con un paso previamente desconocido en la transición entre los dinosaurios raptores y las aves; estábamos justo en el medio”, apuntó el investigador Federico Agnolin.

“Este hallazgo se suma a los que se vienen realizando hace décadas en la Patagonia argentina y demuestra la importancia que tiene la paleontología en la zona, porque incluso nos permite empezar a develar cómo fue que se originaron las aves y cómo fue que los dinosaurios fueron evolucionando a través del tiempo”, concluyó.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Un Comentario

  1. Felicitaciones Mati y equipoooo!!!
    Un gran logro materializado!!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*