El plan pragmático de gobierno para Argentina

Escribe Manuel Garcia Gojón en Mises – Las elecciones primarias argentinas se celebraron el 13 de agosto y solo un candidato presidencial había presentado un plan de gobierno en detalle.

Compartí esta noticia !

Escribe Manuel Garcia Gojón en Mises – Las elecciones primarias argentinas se celebraron el 13 de agosto y solo un candidato presidencial había presentado un plan de gobierno en detalle.

Javier Milei, nacido en 1970, decidió que quería ser economista a los doce años mientras experimentaba hiperinflación. Alrededor de 2014, se convirtió en austriaco casi de la noche a la mañana después de leer la monografía de Murray Rothbard sobre la teoría del monopolio, lo que lo llevó a leer todo lo que pudo tener en sus manos Rothbard, Ludwig von Mises y otros austriacos. De 2014 a 2021, Milei apareció regularmente en televisión como economista defendiendo ideas libertarias, en un momento en que llamar a alguien libertario era visto como un insulto en Argentina.

Milei está siendo muy transparente sobre su plan de reforma, que parece ser muy prudente y puede esperar obtener un amplio apoyo. Es un proceso de convergencia que haría que Argentina alcanzara a los Estados Unidos en términos de producto interno bruto per cápita en un período de treinta y cinco años, con dos tercios del crecimiento ocurriendo en el primer tercio del período. El plan está estructurado en tres generaciones de reformas que se desplegarán en una secuencia específica.

La primera generación incluye reformas fiscales, laborales, comerciales y monetarias. La reforma fiscal dará lugar a una fuerte reducción del gasto público, los impuestos y las variedades tributarias. La reforma laboral aumentará la flexibilidad para futuros contratos de trabajo, facilitando la contratación y el despido de empleados. La reforma comercial establecerá un libre comercio unilateral, sin aranceles, cuotas ni restricciones a la importación y exportación.

La reforma monetaria llevará al sistema financiero de las reservas fraccionarias a una clara separación entre los depósitos a la vista, que tendrán que estar en reserva total, y la banca de inversión, que incluirá depósitos a plazo y otros productos, haciendo que el sistema sea inmune a las corridas bancarias. También eliminará las regulaciones y aumentará la competencia. El banco central será liquidado y el peso argentino dejará de existir. Será legal hacer transacciones y denominar contratos en el dinero de cualquier persona que elija.

La segunda generación del plan de Milei incluye reformas de pensiones y bienestar. La reforma de las pensiones privatizará las pensiones y permitirá a los empleados federales jubilarse anticipadamente para aumentar el empleo en el sector privado. La reforma de la asistencia social reestructurará la asistencia social para incentivar el empleo.

La tercera generación del plan incluye reformas de salud y educación. La reforma de salud impulsará una mayor privatización del sistema de salud y la eliminación de las regulaciones. La reforma educativa otorgará libertad a cada escuela para adoptar su propio plan de estudios y transformará el establecimiento de un sistema de vales para el gasto educativo para incentivar la competencia escolar.

El candidato es Javier Milei, economista y actual miembro del congreso. Se describe a sí mismo como anarcocapitalista, y obtuvo el 30 por ciento después de que se esperaba que obtuviera alrededor del 20 por ciento del voto total. Había razones para creer que es más competitivo de lo que mostraban las encuestas, ya que no tienen en cuenta el nivel de energía en cada grupo de votantes y su disposición a presentarse a la cabina de votación cuando llegue el día. En total, una victoria de Milei en las elecciones generales es ahora el escenario más probable.

Si bien ya había descrito los principales elementos de su plan, fue el 2 de agosto que Milei presentó un plan detallado. Los principales temas abordados por el plan son la economía y la delincuencia. Argentina sufre de una abrumadora carga estatal y una criminalidad desenfrenada. Alrededor de la mitad de su población está actualmente por debajo del umbral de pobreza. El plan en sí no es más que pragmático desde un punto de vista anarquista.

Te puede Interesar  El Banco Central compró US$ 140 millones en los últimos seis días y extiende su racha positiva

La primera medida consiste en una reforma organizativa del gobierno, pasando de 18 a 8 ministerios. Los ministerios que se incluirán son interior, relaciones exteriores, defensa, economía, justicia, seguridad, infraestructura y capital humano. Ningún burócrata de carrera debe ser despedido inicialmente, pero serán reasignados. Los nombramientos políticos no se renovarán y se mantendrán al mínimo. Todos los privilegios de los empleados del gobierno, como guardaespaldas y conductores, serán eliminados, excepto en los casos en que sean absolutamente necesarios por razones de seguridad. Esta medida también incluye iniciar el proceso de privatización o cierre de todas las empresas estatales.

La segunda medida consiste en una reducción significativa del gasto público. Para el primer presupuesto, buscan eliminar partidas de gasto que ascienden al 15 por ciento del PIB, llevándolo de un déficit a un superávit. Por el lado de los ingresos, buscan eliminar el 90 por ciento de los impuestos, que solo recaudan una cantidad igual al 2 por ciento del PIB pero tienen un efecto distorsionador. También hay una intención de reducir los impuestos que quedan.

La tercera medida consiste en una flexibilización de la normativa laboral. Despedir a un empleado es actualmente muy costoso en Argentina entre litigio y compensación. Esta medida está orientada a reducir esos costos al facilitar que las empresas despidan nuevos empleados. El lado equilibrado de esta medida es la aplicación de un plan privado de seguro de desempleo. Con esta medida buscan llevar el empleo formal en el sector privado de 6 millones de puestos a 14 millones de puestos.

La cuarta medida consiste en una liberalización del comercio. El objetivo de esta medida es el libre comercio unilateral al estilo de Chile. Esto incluye la eliminación de todos los aranceles de importación y exportación y la reducción de las restricciones reglamentarias.

La quinta medida consiste en una reforma monetaria. Esta medida incluye permitir el uso de cualquier commodity o moneda extranjera como moneda de curso legal y la liquidación del banco central, lo que resultaría en la eliminación del peso argentino. Existen planes alternativos para la implementación de esta medida, pero el principal es el desarrollado por Emilio Ocampo y Nicolás Cachanosky. En términos de tiempo, tomaría entre nueve y 24 meses. La conversión se haría al tipo de cambio del mercado. Una vez que se hayan convertido dos tercios de la base monetaria, se activaría una cuenta atrás para la última fecha de conversión.

Un desafío adicional para esta medida es que el banco central ha remunerado pasivos tres veces el tamaño de la base monetaria. Estos son como el programa de la Reserva Federal de pagar intereses sobre las reservas para esterilizar los aumentos en la cantidad de dinero. El banco central tiene algunas materias primas y monedas extranjeras en reservas, pero la mayoría de los activos consisten en bonos del gobierno que actualmente se negocian a un tercio de su valor nominal. Para acceder a la liquidez necesaria para liquidar el banco central, los bonos se transferirían a un fondo que adquiriría la línea de crédito necesaria utilizando los bonos como garantía. La línea de crédito ya ha sido acordada confidencialmente. Se garantiza que los bonos aumentarán de precio si se elimina el déficit presupuestario como se especifica en la segunda medida.

La sexta medida consiste en una reforma energética. Esta medida pretende eliminar todos los subsidios a los proveedores de energía a través de una recalibración del equilibrio financiero para reducir los costos para mantener a las empresas rentables y minimizar el impacto en el costo para los consumidores. Esta medida abre una puerta a los subsidios por el lado de la demanda para los hogares vulnerables. También buscan mejorar la infraestructura energética a través de un esquema de declaraciones de interés público para proyectos que serían financiados y ejecutados por el sector privado, pero para los cuales el gobierno podría proporcionar una garantía de ingresos mínimos.

Te puede Interesar  Fernández consideró la llegada de Boric al poder en Chile como una "expectativa para toda América Latina"

La séptima medida consiste en fomentar la inversión. Esto se hará a través de un acuerdo legal especial para la inversión a largo plazo con un enfoque en la minería, los combustibles fósiles, la energía renovable, la silvicultura y otros sectores. Con el fin de fomentar la inversión, también tendrán como objetivo eliminar las restricciones cambiarias y las tarifas de exportación.

La octava medida consiste en una reforma agraria. Esto incluye la eliminación del diferencial cambiario entre el tipo de cambio oficial y el tipo de cambio del mercado mediante la liquidación del banco central, la eliminación de todos los derechos y retenciones a la exportación, la eliminación del impuesto sobre los ingresos brutos, la eliminación de todas las restricciones al comercio exterior, incluidas las cuotas y la necesidad de autorización, la promulgación de una nueva ley de semillas y la mejora de la infraestructura vial a través de la empresa privada.

La novena medida consiste en una reforma judicial. Esta medida incluye la designación de un Ministro de Justicia con el consenso del poder judicial, así como el nombramiento de un magistrado de la Corte Suprema sin afiliaciones políticas para llenar la vacante actual, la prohibición de que los miembros del poder judicial se dediquen a la política partidista y la promoción de la independencia presupuestaria del poder judicial. Además, tratarán de implementar juicios con jurado y procedimientos orales en todo el país.

La décima medida consiste en una reforma de la asistencia social. Las prestaciones sociales actuales se mantendrán inicialmente. Su objetivo es avanzar a largo plazo hacia un sistema privado en el que los usuarios paguen por los servicios de salud y educación que consumen. En el corto plazo tienen como objetivo proporcionar programas de protección de ingresos para mitigar la pobreza extrema, programas nutricionales, programas educativos para padres sobre estimulación cognitiva, mayor cobertura para preescolar, incentivos para la graduación, programas para la integración de personas con discapacidad, la promoción del acceso al crédito privado y la eliminación de todos los intermediarios en la provisión de bienestar.

La undécima medida consiste en una reforma educativa. Su objetivo es avanzar hacia un mayor grado de libertad para elegir los planes de estudio, los métodos y los educadores. La medida también incluye el lanzamiento de un programa piloto de vales escolares. También establecerán un criterio de evaluación para las escuelas para que puedan competir por incentivos.

La duodécima medida consiste en una reforma sanitaria. Su objetivo es transferir la subvención de la asistencia sanitaria de la oferta a la demanda para permitir una mayor libertad de elección y competencia. Esta medida incluye proporcionar los beneficios de atención médica existentes como vales para que no haya restricciones a un proveedor específico.

La decimotercera medida consiste en una reforma de seguridad. Esta medida incluye reformas a las leyes de seguridad nacional, defensa nacional e inteligencia, así como una reforma al sistema penitenciario para incorporar híbridos público-privados e intensificar la persecución del narcotráfico.

Manuel García Gojón estudiante de doctorado en Economía en la Universidad George Mason e investigador en el Instituto Mises

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin