La diplomatura en yerba mate abordó la aplicación de las buenas prácticas agrícolas y sus múltiples beneficios

 En el marco de la Diplomatura Superior en Yerba Mate, que lleva adelante el Ministerio del Agro y la Producción, el INTA, el INYM y la Facultad de Ciencias Forestales (Universidad Nacional de Misiones) se llevó a cabo la asignatura sobre Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) para yerba mate.

La jornada se desarrolló en dos partes. Por la mañana en la estación INTA Cerro Azul, seguida por una salida a campo a una plantación de yerba certificada en Leandro N. Alem.

A cargo de esta asignatura está el ingeniero Helmuth Kummritz, director de Yerba Mate y Té del Ministerio del Agro y la Producción, quien explicó que las buenas prácticas agrícolas no son sólo para producción de yerba sino que se aplican a todos los cultivos.

“Vimos en qué consisten las Buenas Prácticas, cómo se aplican, quienes se benefician con las BPA; todos estos puntos se trabajaron en la parte teórica”, destacó Kummritz.

Además explicó que luego se pudieron analizar el Manual de Buenas Prácticas en Yerba Mate desarrollado por la comisión integrada por INTA, MAYP, INYM y las ART, la UART; UATRE, RENATRE; o sea varias instituciones productivas y gremiales.

Y remarcó: “las BPA tienen en cuenta varios factores: benefician al operario, al productor y a la familia; también beneficia al medio ambiente y por consiguiente al consumidor que accede a productos sustentables e inocuos.

“Lo que tenemos que buscar es que la producción sea sustentable en el tiempo y que tengamos yerba mate aquí y por mucho años más”, enfatizó Kummritz.

El director de la Diplomatura en Yerba Mate, el ingeniero Guillermo Reutemann, explicó que “es fundamental empezar a trabajar en BPA en la producción de yerba mate. Ya tenemos estas prácticas obligatorias en horticultura, fruticultura, en té. En yerba mate se deben empezar a implementar estas prácticas, por un lado para lograr productos inocuos, sustentabilidad en las chacras y asegurar futuros mercados”.

Por su parte, el técnico German Kimmich, quien viene acompañando la evolución y desarrollo en la implementación de las Buenas Prácticas, señaló que “en el caso del cultivo de yerba mate en 10 años se logró un incremento de casi 100% en cuanto al rendimiento”.

Kimmich explicó que hace diez años una chacra que inició con 1200 kilos y hoy está alcanzando los 7 mil kilos por hectárea a partir de la implementación de las BPA. Esto es también la aplicación “del sistema de cosecha de rama madura, la utilización de fertilizantes de síntesis químicas y compuestos, siempre con formulación de nitrógeno que no sea urea; la utilización de cubiertas verdes de varias especies”.

También destacó que se desarrollan cultivos de yerba con cierta densidad de árboles. “Se pasó de un esquema de una sola especie que fue el Cedro Australiano a tener más especies de árboles nativos inter-plantados entre el yerbal”, agregó Kimmich.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password