Oleros piden que se regule la actividad en Posadas

A través de una presentación en el Concejo Deliberante de Posadas, la Federación de Cooperativas Unidas y Asociaciones Civiles solicitó a los ediles que se contemple un marco regulatorio, tanto para la producción como para la comercialización, de las olerías de Posadas.

Si bien en la provincia existe una norma sobre la producción olera y un Registro Provincial de Productores Oleros, en el Ministerio de Industria, los oleros posadeños se sienten excluidos de esa normativa. Por ello insisten en un marco municipal con el propósito de formular políticas públicas inclusivas.

Lo que mueve a representantes del sector a hacer esta presentación es la situación critica que están atravesando más de 170 olerías en Posadas, que actualmente no pueden costear, su producción. Pese a ser un eslabón principal de la industria de la construcción la actividad de producción olera, se maneja de forma informal, por la falta de una adecuada regulación normativa, según los propios oleros.

Martín Wall, representante legal de la Federación de Cooperativas Unidos, indicó que “si nosotros no intentamos regular la actividad, todo se va por las manos. La situación que están atravesando es crítica, es de un total informalismo. Al no haber ordenanza, no hay regulación; entonces los trabajadores que se dedican al rubro, olero en la producción, de ladrillos mas específicamente, no cuentan con información fiscal, con aportes tributarios, y esto hace que trabajen, en negro que no puedan tener aportes jubilatorios, obra social, y acceder a líneas de crédito como para mejorar, su producción, tener algún stock”, relató.

Afirmó que esto les impide “que puedan asegurarse de que su producto, tenga un precio competitivo”.

Esto permite “situaciones de abuso por parte de los revendedores”, dijo Wall. Quien consideró que el vacío legal y la falta de reglas de juego deja “en una situación de vulnerabilidad a los trabajadores de las olerías”.

Por otra parte Tomás García presidente, de la Cooperativa 1 de Mayo explicó que “la situación de los oleros es crítica, la mayoría son oleros sin tierra, ocupa tierra municipal y esto no ofrece garantías”. Explicó que “los intermediarios, los acopiadores ganan el 100%, hoy se esta vendiendo el mil de ladrillos a 10.000 o 12.000 pesos que ellos venden a $20.000. Nosotros fabricamos el ladrillo común. No llegamos a los 15.000 pesos por mil, todo sube, los insumos como el aserrín, el combustible con más del 70% . también la leña subió un 70% y las herramientas para trabajar”.

Explicó que “en Misiones hay aproximadamente 2000 oleros de esto viven más de 7.000 personas. Nosotros estamos produciendo mas o menos entre 5000 y 7000 ladrillos por mes, con una ganancia de 20.000 pesos por mes. En la actividad hay hombres y mujeres; y pedimos que seamos reconocidos como trabajadores. Tenemos el derecho de trabajar y producir y para eso necesitamos tierras”.

Por su parte, Abel Rodríguez, presidente de la Federación Cooperativa Unidos sostuvo que lo que pretenden es acercar una propuesta concreta, para solicitar una mesa y ver que soluciones se pueden brindar. “Entendiendo que algunas familias oleras si cuentan con cobertura, pero no en su mayoría. Nos comprometemos a tratar de vincular eso”, dijo

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password