¿Qué pasará con las low-cost si no sigue Macri? El nuevo CEO de Fly Bondi admitió que “hay que parar un poco la pelota”

Sebastián Pereira, el nuevo CEO de Fly Bondi, reconoció que debido a la crisis y a la fuerte expansión de la oferta de vuelos, su empresa deberá frenar un poco los planes de expansión porque los números no están cerrando.
En una entrevista con Ambito.com, Pereira también admitió que la incertidumbre electoral también hace que la compañía frene planes de crecimiento.
Si bien no lo dijo, el interrogante surge solo. ¿Qué pasaría con el modelo low-cost si no sigue Mauricio Macri? La llamada “revolución de los aviones” lleva sin dudas el sello de Cambiemos y es un esquema que requiere de flexibilización de las rígidas condiciones laborales de los trabajadores aeronáuticos y de la liberalización de los precios. Está en las antípodas del modelo aerocomercial del kirchnerismo, que nacionalizó aerolíneas, permitió la entrada de LAN Argentina y luego puso un cepo al mercado, congelando la entrada de nuevos jugadores por más de 10 años.
También es un modelo en las antípodas porque el kirchnerismo alentó las demandas de los duros sindicatos aeronáuticos que obtuvieron ventajas incompatibles con el modelo low-cost. En cambio, el modelo low-cost permitió la entrada de profesionales que ganan mucho menos que sus pares de Aerolíneas/Austral y LAN (pilotos, azafatas, técnicos aeronáuticos, despachantes) e incluso prohijó la creación de nuevos sindicatos.
Reemplazante de Julian Cook
Pereira -quien reemplazó al peculiar Julián Cook al frente de la compañía- admitió en una entrevista con Ambito que la compañía deberá poner en pausa planes como la incorporación de un sexto avión, la activación de rutas ya aprobadas como las que van a Brasil y la inauguración de nuevas rutas de cabotaje.
Con la incorporación de nuevas aerolíneas como Jet Smart o Norwegian, o las nuevas rutas de Fly Bondi, la oferta de asientos está creciendo más que la demanda. “La oferta está creciendo al 22% contra una demanda que lo hace al 15%”, dijo Pereira en la entrevista con Ambito.com.
“El momento actual exige parar un poquito la pelota”, dijo Pereira, y se refirió tanto a la crisis económica como a la incertidumbre que generan las próximas elecciones presidenciales.
– ¿Cómo se arreglaron con los empleados para tener un gremio propio y único?, preguntó Ambito Financiero
-Sebastián Pereira: El acuerdo que logramos fue un punto muy importante no solo para Flybondi sino para toda la industria, que tiene sindicatos fuertes que no permiten muchas de estas flexibilidades que una compañía como nosotros queríamos aplicar. Y se armó un sindicato propio, como también lo hizo Norwegian. Esto demuestra que la gente está alineada con los objetivos de la compañía, con el crecimiento, con despojarse de malos hábitos, de primero el problema y luego vemos cómo se soluciona sino que quieren ser parte de la solución. En todo este tiempo que hubo paros Flybondi fue la única aerolínea que seguía operando.
P: ¿Y cómo negociaron la política salarial?
S.P.: Fue muy transparente, se acordó trasladar la inflación a los salarios en dos etapas al año, cada seis meses se revisa la inflación pasada que dice el INDEC y se ajusta el salario. El gremio aún no puede negociar paritarias por temas de homologación, pero este esquema asegura que siempre habrá un equilibrio en materia salarial. En 2018 el aumento salarial promedio del año fue superior al 42%, aunque no fue una paritaria propiamente dicha. Tenemos 560 personas para cinco aviones. En la parte de operaciones tenés alrededor de 70 personas por avión, contra una legacy que tiene más de 100. En Europa las low cost tienen menos gente por avión que nosotros, pero es porque tercerizan todos los servicios que acá son nuestros, como la rampa.
 
 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password