Sturzenegger empieza a admitir que el mercado ya no cree en su plan anti-inflación: “Tenemos un gap de credibilidad”

¿Se puede bajar la inflación en la Argentina únicamente combatiéndola con la tasa de interés del Banco Central? Es uno de los grandes debates del mundillo económico de la gestión Macri.

De un lado, los que dicen que si, se puede. Con el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger a la cabeza. Del otro, la otra “mitad de la biblioteca”, con figuras como Martin Redrado (ex titular del Central) quien afirma que “querer parar la inflación únicamente subiendo la tasas es como querere parar a un auto agarrándolo por la antena”. Quienes sostienen esto afirman que sin un plan integral, que contemple bajar el déficit fiscal, no se puede pensar en reducir la dinámica de los precios en la Argentina.

Y en el medio, para zanjar la discusión, la realidad. Y la realidad indica que el BCRA con casi dos años de política monetaria “contractiva” y de tasas altas, proyectó para todo el 2017 una inflación de 17% cuando los precios ya alcanzaron casi el 24% (enero-septiembre) y aún quedan los últimos tres meses del año por correr.

Para reacomodarse un poco en este debate seguido -a veces- sólamente por el mundillo económico, Federico Sturzenegger salió ayer a realizar comentarios tras conocerse el dato de la inflación de septiembre, que fue de 1,9%. Más alto de lo que se esperaba y más alto de lo que el funcionario tenía proyectado hace meses.

En los planes de Sturzenegger, quien le aseguró al presidente Mauricio Macri que podía doblegar a la inflación con su política de subir las tasas de interés de las Lebac, no estaba contemplado hace un tiempo tener que lidiar a esta altura de su gestión con un índice de precios de este nivel. Al contrario, el año pasado el jefe del Central pensaba que el índice que difunde el Indec mes a mes, ya para esta época del 2018 iba a dar siempre por debajo del 1% mensual.

Ayer salió a ofrecer sus explicaciones, y en una declaración muy fuerte, aceptó que el BCRA perdió credibilidad. Hasta ahora, Sturzenegger defendía a capa y espada sus proyecciones, a pesar de que ya se veía venir que no se podían cumplir. Ahora empieza a admitir que algo falla. Que está equivocado.

¿La pregunta es, perdió credibilidad también ante el presidente Macri? Porque todo el mundo tomó nota que, ante el recrudecimiento del dato de inflación, la decisión del BCRA no fue la lógica, de subir un poco las tasas. Las elecciones están a pocos días y la impopularidad de esta acción lo hacen inviable, dicen algunos.

Pero hay más. Si Macri ve que el plan de Sturzenegger no funciona, no va a respaldar su política antipopular de subir el costo del dinero y encarecer, por ejemplo, el fondeo de pymes o créditos al consumo.

Qué dijo Sturzenegger

En una conferencia de prensa con la excusa de presentar el Informe Monetario (que habitualmente se distribuye por mail), Sturzenegger comentó que “tenemos un gap de credibilidad porque nuestra meta para el año que viene es 10% y el mercado está esperando 15,8%. Nuestra meta es 5% para 2019 y el mercado está esperando 11%… Así que quiere decir que tenemos que trabajar más y mejor para hacer esa convergencia de expectativas”.

Cuando Sturzenegger habla del mercado, se refiere al relevamiento que realiza el BCRA entre economistas, analistas, universidades, y que arroja un consenso de las estimaciones de inflación para los próximos tiempos. Se llama REM. Entre lo que el Central dice que va a ser la inflación y lo que cree el mercado, cada vez hay una brecha más importante.

“La credibilidad del BCRA surge de que actúa con consistencia para afrontar el problema que enfrenta”, dijo Sturzenegger, que ya no sabe cómo dar vuelta los argumentos para seguir insistiendo en que está por el camino correcto. Y acá hay que poner sus palabras en contexto.

Para un banquero central hablar de “credibilidad” y aceptar que hay un “gap” de credibilidad, que es como decir que el mercado no le cree, es muy fuerte. Todo el poder de un Banco Central se basa en la creencia del mercado de que tiene poder “de fuego” para hacer lo que anuncia que va a realizar.

A veces lo anuncia con palabras, otras con acciones en el mercado (comprar dólares, o vender dólares para hacer bajar el precio, por ejemplo).

Sin embargo, Sturzenegger insistió en que está el camino correcto. “Ha habido un proceso de desinflación que ha continuado de manera sostenida durante todo el año. Quizá la última caída no es la que nosotros hubiéramos querido pero definitivamente es una tendencia a la desinflación”.

Al momento de explicar los motivos por los cuales ya se sobrepasó el techo de 17% de la meta de inflación para este año, Sturzenegger recordó que la inflación subió entre febrero y abril como consecuencia de un excesivo relajamiento de la política monetaria a fines de 2016 y señaló que la entidad ya había anticipado esta suba que, “también obedece a la reversión de las tarifas que se produjo en agosto del año pasado”.

El economista igual se mostró preocupado porque la inflación núcleo no baja como el pensaba, tampoco. “Está costando bajarla”, dijo.

Para cerrar, Sturzenegger dijo dos buenas a su favor.

Una, que la Argentina bajó de 40% a alrededor de 23% la inflación en 2017 respecto de 2016.”Este proceso de desinflación se produce a pesar de que sistemáticamente los precios de los regulados están creciendo por encima del nivel general”.

La segunda buena. “Nos ha sorprendido la velocidad con la cual se ha desacoplado la dinámica de los precios del tipo de cambio. Ese desacople es muy natural en los países que tienen regímenes de tipo de cambio flotante con metas de inflación”, señaló. En otras palabras, miren que el dólar subió bastante y los precios no siguieron el mismo recorrido, ¿eh?

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password