Un empresario rastreó 70 kilómetros las huellas de su yegua preferida y detuvo al ladrón

Por Ernesto Azarkevich, Clarín. Después de seguir los rastros durante todo un día por los polvorientos caminos del norte de Misiones, un conocido empresario de Eldorado pudo recuperar una yegua que le habían robado del campo donde se dedica a la cría de caballos. El manso animal había sido robado por un delincuente que en Navidad escapó de una comisaría.

Todo comenzó cuando Carlos Lowe denunció que de la estancia “Las Mercedes” había desaparecido una yegua. El empresario levantó la información y una foto del animal al grupo de WhatsApp de los chacareros que están autoconvocados por el incremento de los delitos rurales en esa zona de Misiones.

“El primer dato llegó de la zona de Santiago de Liniers, sobre la ruta provincial 17. Una persona había visto pasar a un jinete con la yegua por el kilómetro 36 y le llamó la atención por la montura precaria. Ese día anduve por la zona pero no hallé ningún rastro. El miércoles a las 7.00 de la mañana arranqué de nuevo la búsqueda desde ese lugar. Paraba en cada casa a preguntar, les mostraba una foto de ‘Tinka’ a la gente para ver si la reconocían”, contó el empresario.

Lowe sabía que el delincuente estaba utilizando caminos secundarios para desplazarse y así evitar ser recapturado. Es por eso que empezó a meterse en las picadas y colonias en busca de indicios del equino. “En el kilómetro 45, una viejita que estaba sentada en la galería de la casa me dijo que también pasó por ahí”, agregó. Su hijo es un suboficial de Policía que estaba de vacaciones y decidió sumarse a la búsqueda del animal.

“Empezamos a encontrar rastros en los caminos. Cada tanto parábamos para corroborar si seguían las marcas de los cascos porque hay muchos caminos en esa zona, que es de serranías. El policía me sugirió parar en una aldea mbyá a preguntarle a la cacique si habían visto pasar a mi caballo y sí, unas doce horas antes lo habían visto”, contó Lowe.

“Así llegamos hasta Pozo Azul. Ahí, mediante las cámaras de seguridad pudimos confirmar que no había pasado por la ruta. Entonces volvimos a las picadas pero los chacareros nos aseguraban que no habían visto a la yegua. Ya estaba perdiendo las esperanzas porque habíamos estado rastrillando la zona todo el día y no la encontramos”, agregó el empresario.

La suerte cambiaría al atardecer. Después de seguir un dato falso, fue un viejo productor rural el que aportó información clave: dijo que había visto entrar y salir de la picada a un jinete apenas un rato antes.

“Subimos a la camioneta de vuelta y unos kilómetros más adelante lo encontramos. Me pongo al lado y le digo que esa yegua era mía. El policía bajó y le preguntó cómo se llamaba. En ese momento se tiró del caballo e intentó meterse en el monte, pero el suboficial logró detenerlo y reducirlo hasta que yo llegué con un cabestro para maniatarlo”, relató.

“Tinka”, la yegua, estaba exhausta después de recorrer cerca de cien kilómetros en menos de dos días. “Estaba a 70 kilómetros del campo, pero entre idas y vueltas debe haber hecho varios más. Cuando me vio, se entregó. Estaba tan cansada que ni siquiera podía subir al acoplado que llevamos para trasladarla de vuelta a la estancia”, sostuvo Lowe.

El delincuente capturado y entregado a la Policía se había escapado en la madrugada de Navidad de la Seccional Tercera de Eldorado junto a otros ocho presos. El joven, Elías Natanael Giuzzo, 21 años, además, era covid positivo.

Casi al anochecer del jueves, “Tinka” volvió a “Las Mercedes”, donde es una de las yeguas más queridas por la familia Lowe.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password