SELVA VIVA, TURISMO, Ultimas Noticias

Un yaguareté pasea por Cataratas mientras el turista no está

Un yaguareté pasea por Cataratas mientras el turista no está
Compartí este articulo en:

La naturaleza no se toma vacaciones ni hace cuarentena. Mientras el turista no está, las Cataratas del Iguazú prácticamente volvieron a un estado salvaje: cien días sin ruido ni público paseando entre los senderos animaron a los animales, amos y señores de la selva, a pasear por donde gusten. Por eso no sorprendió encontrar a un yaguareté en un lugar de mucha circulación en un día “normal.”.

El día 22 de junio, las cámaras de seguridad de la empresa Jungle Explorer, prestadora de servicios náuticos en el Parque Nacional Iguazú, registraron como un yaguareté deambulaba por las dársenas de embarque apenas entrada la noche.  Lo electrizante es que en ese momento un trabajador se encontraba fuera de la oficina tomando un descanso acompañado de su mate cuando el animal se aproximaba. 

Gabríel Moresco, el trabajador de la empresa que tuvo ese inesperado encuentro, es además guía ornitológico, fotógrafo naturalista y colaborador del Centro de Investigaciones Ecológicas Subtropicales de la Administración de Parques Nacionales.  Gabriel relata cómo fue su encuentro: “El día lunes me encontraba cubriendo un turno en las oficinas de la empresa, situadas el área de uso público del Parque Nacional. Pasadas las 18:30 me dispuse a tomar un descanso y salí de la oficina con mi mate para tomar aire fresco y disfrutar de los sonidos de la selva. En ese ínterin vi que una sombra se acercaba. Pensé que era gente y me quedé quieto, seguí con mi mate y la figura siguió avanzando. Ahí lo vi,- refiriéndose ni más ni menos que a un yaguareté- sabía que si me movía mucho se iba a ir, así que  me quedé mirándolo y él también a mi. Cuando se sintió seguro empezó a avanzar nuevamente. Cuando vi que nos separaban apenas seis baldosas le prendí una luz, básicamente para espantarlo porque es lo que indica el protocolo de acción de la Administración de Parques Nacionales ante un encuentro con pumas y yaguaretés en áreas agrestes. La actitud del yaguareté fue de curiosidad, en ningún momento erizo el pelo ni se agazapó-”. 

Así relataba Gabriel su encuentro con el majestuoso yaguareté, un recuerdo que seguramente guardará por siempre en su maletín de anécdotas.

Ahora, con el regreso de los visitantes durante el fin de semana largo, seguramente los habitantes originarios vuelvan a internarse en el monte. Pero hasta entonces, la imagen que regaló el yaguareté será imborrable.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*