Asesinadas por el Ejército paraguayo: una de las niñas misioneras recibió dos disparos y la otra ocho

Compartí esta noticia !

Un examen forense confirmó que las dos fallecidas, el pasado miércoles tras una incursión contra el EPP en el norte, tenían 11 años de edad. Una de ellas recibió dos tiros y la otra ocho, tanto por delante como por detrás.

La jueza Penal de Garantías Nº 6, Lici María Teresita Sánchez Segovia, ordenó la exhumación de los cuerpos de las dos niñas, supuestas integrantes del grupo criminal EPP, que fueron enterrados en el cementerio municipal de Yby Yaú. Posteriormente, fueron traídos a la Morgue Judicial de Asunción para la extracción de muestras y de los proyectiles, como anticipo jurisdiccional.

A las 13:30 de ayer se inició el procedimiento que estuvo a cargo del director del Laboratorio Forense, Pablo Lemir y Liliana Bogarín, con la participación del fiscal Federico Delfino y la juez Lici Sánchez. La labor finalizó poco después de las 18:00.

Confirmación

Lemir expuso que se tomaron muestras radiográficas a los cuerpos, de los huesos de las manos y de la parte dental. También se compararon las heridas de los cuerpos. Para esto se utilizaron fotografías de las prendas que ya fueron destruidas ese miércoles a la noche, ya que las consideraron basura patológica.

“Ambos cuerpos nos dan una edad de once años y algunos meses. Sin embargo, los dos cuerpos tienen características de desarrollo corporal diferentes, en cuanto a caracteres sexuales secundarios externos, lo que hace una diferencia de edad aparente y de talla”, señaló Lemir.

Disparos

Según se determinó, María Carmen Villalba medía 1,55 metros y fue quien recibió dos disparos, uno de ellos le atravesó el cuello y fue el que le produjo la muerte, mientras que el otro ingresó por el abdomen desde adelante y la bala fue extraída de la región lumbar. También recibió un tiro de refilón en el muslo derecho.

La otra, Lilian Mariana, de 1,65 metros, era quien más desarrollo corporal presentaba y fue quien recibió seis heridas de bala desde atrás; algunas de proyectiles que abrieron una especie de canal en el tórax, lado derecho, según descripción de Lemir. Recibió otro proyectil por encima del pubis, desde adelante, otro en la región del muslo derecho y otro de refilón.

Según el forense los disparos no tienen características de ser cercanos. Tanto los proyectiles como las esquirlas fueron extraídas para su posterior análisis de balística forense.

También se constató que “las mismas no presentan lesiones defensivas en miembros inferiores y superiores, así como tampoco se hallaron rastros de tortura”, informó Lemir.

Te puede Interesar  El CFI destinará 50 millones para reactivar sectores afectados por la pandemia en Puerto Iguazú

Autopsia, innecesaria

Ante la consulta de por qué no se realizó una autopsia a los cuerpos, el fiscal Federico Delfino manifestó: “No es necesaria desde que se sabe la causa de muerte. Solo se recurre a ella cuando la muerte es dudosa”.

Datos

Delfino añadió que las muestras de ADN se tomaron de los fémures de ambas niñas. Esto con el fin de conocer quiénes son realmente las madres de estas niñas, “porque presumimos que las personas que figuran como madres (Miriam y Laura Villalba) no son las que declararon ser”.

En cuanto a los progenitores reales, Delfino mencionó que presumen que las niñas son hijas de Magna Meza y Osvaldo Villalba, y de Liliana Villalba con Manuel Cristaldo Mieres.

Según la información que recibieron desde Argentina, las dos niñas salieron de ese país el 19 de noviembre de 2019 en compañía de Miriam y Laura, supuestamente quienes “serían las que entregaron a estas niñas al grupo criminal a efectos de que se entreguen a la clandestinidad”, declaró el agente fiscal.

Equipo fiscal

Delfino indicó que se solicitó a la fiscala general del Estado, Sandra Quiñónez, la conformación de un equipo fiscal para apoyar la causa penal que se abre en este contexto con los fiscales Marcelo Pecci, Alicia Sapriza y Lorenzo Lezcano.

Sepultura

Tras culminar el procedimiento, los cuerpos fueron entregados a un tío, Saturnino Villalba, quien es hermano de Carmen, Osvaldo y José Villalba, para que den la correspondiente sepultura a las fallecidas.

A su vez el ejecutivo paraguayo pidió la cooperación del Registro Nacional de las Personas (RENAPER) de Argentina. De esta forma el gobierno guaraní puso en duda la información revelada sobre la identidad de las niñas. Mientras tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió que se investigue el operativo militar. Juan Martens, investigador paraguayo experto en el accionar del EPP, cuestionó el manejo de las pruebas que hizo la Fiscalía. “Hay mucho elementos para para dudar del precedimiento”, dijo el docente de la Universidad Nacional de Pilar.

Los restos fueron llevados hasta la morgue Judicial de Asunción luego de ser exhumados. Allí el médico forense señaló como edad posible de ambas 11 años y algunos meses. También corroboró características de las heridas. “Tienen entradas de balas de armas de fuego de atrás para adelante, de adelante para atrás también, en ambos cuerpos“, detalló. De esa manera contradijo al médico forense Christian Ferreira, que había examinado los cadáveres antes de su entierro. El viernes pasado, el médico había señalado que las menores recibieron impactos de bala sólo por la espalda. “Probablemente estaban huyendo, es lo que presumimos nosotros, y es lo que dijeron también los integrantes del grupo táctico”, había indicado Ferreira.

Te puede Interesar  Preocupación en los gremios estatales por el pago escalonado en varias provincias

El procedimiento se realizó a pedido del fiscal Federico Delfino y fue autorizado por la jueza Lici Sánchez. También participó el abogado asignado por el estado Mario Bobadilla. Desde Argentina, Daisy Irala, abogada de Villalba, había solicitado la intervención de algún familiar o del cónsul argentino. Pero la magistrada no lo permitió. “Una vez más están negando la posibilidad de que los familiares vean los cuerpos. Es porque están ocultando la barbaridad que cometieron“, denunció Irala. La letrada pidió que los cuerpos sean entregados a los familiares que se encuentran en Argentina. También requirió a la Justicia que presente las filmaciones del operativo. “Tienen miedo que sea vea lo que hicieron los militares con las niñas, porque incluso recibimos información de que fueron torturadas salvajemente”, indicó la abogada. Sin embargo el informe forense desmintió esa información. “No se ha visto ninguna lesión defensiva en los miembros superiores e inferiores, tampoco signos de tener ataduras, ni signos característicos de tortura“, informó Lemir.

El miércoles pasado la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) del ejército paraguayo realizó un operativo contra el EPP. En un primer momento el presidente Mario Abdo Benítez había catalogado la incursión militar como exitosa. También mencionó que dos integrantes de la guerrilla habían sido abatidos. Con el correr de las horas el ejército informó que se trataba de dos menores de entre 15 y 17 años, que habían participado del enfrentamiento armado. El presidente sostuvo que el grupo contaba entre sus filas con niños y adolescentes. El viernes los familiares de las víctimas revelaron que se trataba de Lilian Mariana Villalba y María Carmen Villalba, ambas de 11 años y de nacionalidad argentina y que las dos serían hijas de miembros del EPP. El grupo guerrillero actúa en la clandestinidad en Paraguay, por lo que ambas fueron criadas en Argentina. También informaron que habían viajado hacia tierra guaraní para festejar el cumpleaños del padre de una de ellas.

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin