Coronavirus, ECONOMIA, Ultimas Noticias

Coronavirus, riesgo de cierres y acuerdos laborales

Coronavirus, riesgo de cierres y acuerdos laborales
Compartí este articulo en:

Por la crisis del coronavirus, el 31% de las empresas con hasta 800 ocupados (aproximadamente 170.000 empresas) enfrentan un riesgo potencial de futuro conflicto laboral. Será necesario que el Estado, las organizaciones empresariales y los sindicatos trabajen conjuntamente para establecer una regla que equilibre todos los intereses en juego para evitar más cierres de empresas.

Esta propuesta de la Fundación Observatorio PyME (FOP) se funda en la constatación de que existe una estrecha relación entre el riesgo de conflicto laboral por el cambio de las condiciones de trabajo y el riesgo de cierre de las empresas. Dos caras de la misma moneda. Dos riesgos simultáneos que también deben ser resueltos simultáneamente.

Ambos riesgos pueden ser analizados por tamaño de empresa, por sector de actividad y por región geográfica. Hay grandes diferencias y muestran la diversidad de situaciones, estadísticamente bien documentadas por el Programa de Investigación Coronavirus: Impacto sobre las PyME, producción y empleo de FOP.

Desde el punto de vista del tamaño de las empresas, aquellas con mayor riesgo simultáneo son las empresas de hasta 50 ocupados. Este segmento muestra riesgo de cierre de aproximadamente 10% y riesgo de conflicto laboral para un tercio de las mismas.

Por el contrario, las empresas menos riesgosas son las medianas (51-250 ocupados) que muestran menor difusión del riesgo de cierre (3%) y también menor difusión del riesgo potencial de conflicto laboral futuro (29%).

Las empresas del sector agropecuario y de recursos naturales son las menos riesgosas y con mejores perspectivas. Entre ellas, sólo el 4% corre riesgo de cierre y sólo el 15% enfrenta riesgo de conflicto laboral futuro. Viceversa, las empresas más riesgosas (por cierre y conflicto) son las de comercio, construcción e industria manufacturera.

La región con mejor desempeño es Centro, donde sólo el 5% de las empresas corre riesgo de cierre y el 24% riesgo potencial de conflicto laboral futuro. AMBA muestra que el 8% de sus empresas corre riesgo de no sobrevivir y 38% riesgo de conflicto laboral. Se contrapone el NOA, con 18% de riesgo de cierre y 27% de potencial conflicto por intentos fallidos de concertación laboral y no homologación de los acuerdos sí logrados. 

Analizando conjuntamente el riesgo de cierre de empresas y el riesgo de conflicto laboral, se puede concluir que el impacto de la pandemia se manifiesta con mayor peso en los estratos empresariales más débiles del sector urbano:

1) El riesgo de cierre de las empresas que operan en los sectores típicos de las ciudades -como el comercio- es del 10%, mientras que en el sector agropecuario/recursos naturales es de sólo 4%.

2) El riesgo de cierre es del 12% en las microempresas (menos de 10 ocupados) y de sólo el 3% en las empresas medianas (entre 51 y 250 ocupados). Mirando al futuro del sector empresarial constituido por empresas con hasta 800 ocupados, las perspectivas se pueden sintetizar de la siguiente manera: 

1. Las empresas de hasta 50 ocupados son el segmento empresarial más amenazado; 

2. El sector agropecuario/recursos naturales es el de mejores perspectivas; 

3. La región Centro es el territorio con mayor proporción de empresas sostenibles. 

Ya en la fase de distanciamiento social, preventivo y obligatorio para la mayor parte del país y aislamiento parcialmente flexibilizado, se observa que sólo el 59% de las empresas pudieron mantener inalteradas las condiciones laborales en el difícil escenario de lucha contra el coronavirus.

Como era de esperar, lógicamente, el mantenimiento inalterado de las condiciones laborales se relaciona positivamente con la condición de operatividad de las empresas, la condición de actividad esencial y la proporción de personal activo. Es evidente que los cambios en las condiciones laborales responden a necesidades reales de las empresas derivadas del aislamiento social, preventivo y obligatorio y posterior caída de la demanda agregada fruto de la crisis por la pandemia.

Por esta razón las condiciones laborales se mantuvieron en el 83% de las empresas operativas, en el 71% de las empresas que desarrollan actividades consideradas esenciales y en el 85% de aquellas que tienen activo al 100% de su personal. Las proporciones de contratos laborales inalterados caen fuertemente entre las empresas no operativas, no esenciales y con el personal inactivo. 

En efecto, las condiciones laborales pudieron mantenerse inalteradas sólo en el 29% de las empresas no operativas, en el 50% de las empresas no exceptuadas del aislamiento y en el 38% de aquellas que tienen inactivo al 100% del personal.

En síntesis, las estadísticas muestran que fue muy difícil mantener las condiciones laborales entre las empresas más perjudicadas por la pandemia.

De acuerdo a las estadísticas recogidas por FOP en la semana del 7 al 12 de mayo, el riesgo de cierre de la empresa disminuye a medida que aumenta la dimensión de la empresa y, a nivel sectorial, el más bajo riesgo se presenta en el sector agropecuario y de recursos naturales. 

Por otra parte, la mayor proporción de empresas en riesgo se encuentra en la región NOA, seguida por NEA y Sur. La región con menor proporción de empresas con riesgo de cierre es el Centro.

El segmento que muestra una alta debilidad es el de las microempresas, donde el 12% se encuentra en riesgo de cierre y el 29% exhibe riesgo potencial de conflicto laboral futuro. Entre las pequeñas empresas, también complicadas, el riesgo de cierre es del 7% y el riesgo de conflicto futuro incumbe al 34%. Entre las medianas, en cambio, el riesgo de cierre se presenta en el 3% de las empresas y el riesgo de conflicto laboral en el 29% de las mismas. Es decir, en el tejido empresarial del país, las empresas de menor dimensión (hasta 50 ocupados) están claramente expuestas a un gran riesgo de insostenibilidad futura y cierre. La asociación entre riesgo de cierre y riesgo potencial de conflicto laboral futuro no es tan clara entre los sectores, ya que el sector con mayor riesgo de cierre de empresas es el comercio (10%), pero el mayor riesgo de conflicto laboral futuro se observa en la industria de la construcción (45%). Sin embargo, es muy clara la asociación entre ambos riesgos en el sector de recursos naturales y agro. Esta actividad es la que muestra tanto un menor riesgo de cierre de empresas (4%) como un menor riesgo potencial de conflicto laboral futuro (15%). 

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*