El CGE garantizó acceso a la educación en Paraíso, Sarandí, Kokué Poty y Kaaguy Porá 2

En el Paraje Mondorí, la comunidad decidió ponerse la educación al hombro, y durante el 2016 comenzó a construir un aula satélite de la Escuela Núcleo 399, para casi 40 chicos de la Picada Paraíso, tuvieran derecho a la educación.
Una vecina generosa, Marcela Kehl donó una hectárea y los padres, docentes del Movimiento Pedagógico de Liberación (MPL) y la Asociación de Campesinos Tabacaleros Independientes de Misiones (Actim), que donó chapas, pusieron manos a la obra para levantar la escuelita, porque la 399 queda muy lejos para los chicos que viven en la colonia.
A los padres y docentes les faltaba contar con la designación de los cargos antes del inicio del ciclo lectivo 2017, pero con la ayuda del Partido Agrario y Social, que gestionó ante el Consejo General de Educación, éste miércoles tuvieron el compromiso del presidente del CGE, Mauricio Maidana, y de la jefa de Gabinete Educativo, Viviana Escurdia, que esos cargos docentes serán una realidad en el aula satélite que además será reconocida como tal.
“Estuvimos en el Consejo de Educación acompañando a algunos vecinos, entre ellos el cacique de la comunidad, Kokué Poty, Néstor Briteztambién con la intención de concretar la gestión por Kaaguy Porá 2 del Paraje Sarandí, ya que éstas comunidades tienen en común que construyeron escuelas, y les faltaban los nombramientos docentes que ahora se van a concretar”, explicó el diputado del PAyS, Martín Sereno.
 
Respuesta para las designaciones
También solicitaron al titular del CGE, que en el caso de Picada Paraíso se reconozca a la nueva construcción como aula satélite de la Escuela 399 del Paraje Mondorí. “El presidente del Consejo asumió el compromiso de que ese pedido se cumplirá y se creará un cargo de docente de Nivel Inicial, porque hay muchos chicos menores de 6 años. Recordemos que hay más de 38 chicos y muchos de dos o tres años, lo que da proyección para que después crezca la matrícula de la escuelita, y también se otorgará un cargo de maestro para el primer grado”, dijo Sereno.

En cuanto a Kaaguy Porá 2, presentaron nuevamente la nota remitida el 26 de agosto del 2016 y los funcionarios prometieron avances. “La jefa de Gabinete, profesora Liliana Sturdia, se comprometió a seguir el ingresó del expediente, y a hablar con el supervisor para garantizar el nombramiento de un docente intercultural para esa comunidad. Un caso similar es el de Kokué Poty, que también tendrán que ver en qué estado está el trámite del expediente en Colonia Sarandí”.
La idea de estas gestiones es que en las comunidades puedan iniciarse las clases con las designaciones correspondientes. “Agradecemos la rápida respuesta del presidente del CGE a éstas inquietudes que surgieron de la asamblea que tuvimos el sábado en Montecarlo, y que se pudieron resolver en la reunión con Maidana, junto a los vecinos, el cacique, Néstor Britez; organizaciones sociales, el Movimiento Nacional Campesino Indígena y el docente y dirigente de MPL, Rubén Ortíz, entre otros, con quienes venimos articulando en diferentes territorios de la provincia, una tarea por los derechos de la educación de varias comunidades”, expresó el legislador.
Un gran esfuerzo colectivo
La buena noticia generó alegría en los vecinos que decidieron juntarse y hacer un reclamo conjunto, junto al diputado del PAyS que estuvo hace unos días en la zona de Mondorí, y los padres le manifestaron su preocupación por la falta de docentes. “Entre todos hicimos un gran esfuerzo para construir la escuelita, con el objetivo de que los chicos tengan garantizado el derecho de la educación”, señaló Julio González, uno de los padres.
Agregó que siempre trabajaron en la pequeña comunidad por la educación y la salud, tratando de llegar a todos con los chicos de la picada con vacunas. “Es una meta muy importante para que crezca la comunidad que aún es joven; pero tiene un futuro con los niños y la juventud. Por eso estamos luchando para que se pueda habilitar el aula satélite antes del inicio del ciclo lectivo, y para eso es necesario que haya maestros porque el lugar ya está preparado”, se alegró.

 
Sin esta oportunidad quedaban sin escolaridad
La idea de construir el aula fue porque a los chicos les queda muy lejos concurrir a la Escuela 399 de Mondorí. Algunos viven a más de 10 km, y entre ir y volver son más de 20 para transitar caminando.
“Muchos padres llevan a sus hijos en moto, pero pierden horas de trabajo y por eso decidimos hacer el aula, para que la tranquilidad de todos, sabiendo que los chicos están seguros, porque ya no tendrán que atravesar la ruta para llegar a la escuela”.
Marcela Kehl, quien con su familia donó el terreno al Iprodha para construir el aula satélite, señaló que son casi 40 chicos que sin esta oportunidad, probablemente perderían la escolaridad, como ocurrió durante estos años donde hay algunos de 7 y 8 años que nunca fueron a la Escuela 399 por la gran distancia y riesgo. 
“Nos pone felices que salgan los nombramientos antes de que empiece el ciclo lectivo 2017. Lo principal está hecho que fue donar el terreno al Iprodha y en él construimos el aula satélite. Ahora pedimos que arreglen el camino porque en el estado en que está es muy difícil entrar a la picada, y que nos habiliten la luz que es muy necesaria”, solicitó esta madre.
El tema de la energía eléctrica podría ser posible a través del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap).

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password