Agroecología con rostro femenino

Compartí esta noticia !

Transitamos en nuestra sociedad actual momentos de transiciones hacia nuevos paradigmas.

Carlos Rovira dijo una vez algo que siempre resuena en mi mente y me parece oportuno señalarlo: “Lo que fue puede llegar a ser” 

La Agroecología no es un paradigma nuevo, lo practicaban nuestros antepasados, pero hoy se hace necesario volver a traer a nuestro presente y nuestra realidad esas mismas prácticas aggiornadas a la economía del conocimiento en una provincia start up.

Coincidimos que necesitamos un nuevo contrato social y natural, basado en valores de Justicia, Equidad y Solidaridad combinados con un nuevo contrato natural entre la comunidad humana y los demás seres de nuestro planeta.

La Agroecología es la expresión de este nuevo contrato, desde su mirada holística, enfatiza las dimensiones socioculturales, ecológicas, económicas y políticas.

En lugar de un productivismo económico centrado en la acumulación del capital, la agroecología ancla la economía en prácticas de solidaridad social y cuidado del ecosistema vivo.

La Agroecología feminista sitúa los valores de la vida, las relaciones, la confianza, el cuidado y el equilibrio en el centro del sistema alimentario.

Las experiencias de chacras certificadas en nuestra provincia y las chacras en transición, concentra mayoritariamente a las mujeres que dedican su esfuerzo en mantener el suelo vivo, producir sus propias semillas, sus alimentos, y su trabajo en equipo. Esos alimentos son además ofrecidos en otros espacios de comercialización cercana.

Sabemos que las personas que producen sus propios alimentos son mucho menos vulnerables que las que dependen de los mercados.

Y sumado a  que estamos redescubriendo el valor de la comida casera, valorando los productos frescos y saludables de nuestras ferias francas, mercados concentradores, mercados de la soberanía alimentaria, bolsones universitarios, venta puerta a puerta.

Te puede Interesar  A propósito de las palabras del Presidente: la madera y la estigmatización social

En todas estas acciones es la mujer la protagonista.

En la mayoría de los casos es la que lleva la responsabilidad de alimentar a su familia.

Por estas razones es que también hemos desarrollado un programa llamado “Sabores Soberanos” que son saberes-para-sabores, compilados en recetarios que distribuimos en diferentes ocasiones.

“Lo que fue puede llegar a ser” y está siendo desde el protagonismo de las mujeres que encarnan las dimensiones de la Agroecología que propicia el reencuentro con el entorno, la comida, el cuidado de la vida, el disfrute y la alegría.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin