Amador Abiuso, un misionero en la cima del Kilimanjaro, la cumbre más alta de África

Compartí esta noticia !

Con sus 5885 metros de altura el Kilimanjaro es la cumbre más alta de África y uno de los volcanes más grandes del mundo. Fue conquistado por un misionero. Y no es montañista, sino un estudiante de intercambio de 19 años recién cumplidos. Emprendedor e inquieto, Amador Abiuso fue seleccionado para una beca parcial en el prestigioso programa de intercambio United World Colleges (UWC) y en agosto de 2023 viajó a Tanzania donde está el campus educativo. 

“Hace un año no lo creería. Viví toda la vida en Posadas y nunca se me ocurrió ir tan lejos y a un lugar tan exótico y peculiar”, declaró emocionado en comunicación exclusiva con Economis.

Hubo algo de suerte, pero su familia siempre lo incentivó a tener curiosidad por lo que pasa en el mundo e ir más allá. “Me enteré de esta oportunidad enriquecedora y tuve que aprovecharla”. 

Este joven misionero se propone conocer el país de África oriental y la cultura de sus tribus originarias, como los masai o los chaga. “Es un capítulo de mi vida que no se va a repetir”.

“El campus es una parte de Europa, porque hablamos en inglés y comemos un menú internacional”, reveló. Pero dentro del programa, existe un departamento de aprendizaje experimental, que se divide en cuatro partes, y una es picos, que consiste en escalar montañas. El Monte Kilimanjaro es el último nivel.

Con un grupo de 19 estudiantes emprendieron la aventura que duró seis días -cuatro de ascenso y dos de regreso-. “Fue increíble. Uno está encima de los 5000 metros y ves paisajes de películas. Fue una proeza porque el esfuerzo que me llevó fue enorme”, reflexiona alegre por poder compartir su experiencia.

Te puede Interesar  Proyectan capacitaciones destinadas a jóvenes trabajadores misioneros

Y no es para menos. El Kilimanjaro es un volcán ubicado en Tanzania, en el noreste de África. Tiene 5885 metros de altura, lo que lo convierte en la cumbre más alta del continente y uno de los volcanes más grandes del mundo. 

Y aunque en la cima del monte debió soportar temperaturas de -10°C, la cuestión climática no le significó un gran cambio para su adaptación, ya que se encuentra en la línea del Ecuador y no hay estaciones, sino temporadas de lluvia y de sequía. “La temperatura se parece a la de Misiones. Hace calor pero no es tan húmedo sino más árido. No se siente tanto el calor como allá”, comparó, con la obvia e inevitable necesidad de referirse a lo propio para sentirse cerca.

La experiencia de estar tan lejos no es fácil. Amador reconoce que como argentino y misionero, tiene la costumbre de juntarse en familia en los cumpleaños y comer asados los domingos. “La cultura del abrazo”, describió y contó que encontró esa contención en jóvenes chilenos y colombianos, que comparten algunos de esos hábitos.

En noviembre, debió enfrentar la dura experiencia de pasar su cumpleaños lejos de sus afectos. “La llamada de mi familia me costó. Pero la experiencia te hace más fuerte y te prepara para el futuro”. Amador siente nostalgia pero su presente le exige atención y el futuro, estar enfocado.


Para quienes tienen interés en las becas de intercambio podrán encontrar más información en http://www.ar.uwc.org/. Para consultas se puede comunicar a través de email a consultas@ar.uwc.org

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin