Coronavirus, ECONOMIA, FINANZAS, Ultimas Noticias

Argentina: poco margen de maniobra

Argentina: poco margen de maniobra
Compartí este articulo en:

Un análisis de Torino Economics la unidad de investigación del banco de inversión Torino Capital, ofrece un análisis de como impactará la pandemia de Coronavirus (COVID-19) en la gestión de Alberto Fernández. Lea el informe:

Con la expansión del COVID-19, el gobierno argentino tiene mayor incentivo para estimular la economía y propiciar el crecimiento ante la recesión que muy probablemente logre impactar al mundo en el corto y mediano plazo. Por ello, no se descarta que continúen los recortes de la tasa de política (tasa Leliq). Por su parte, las renegociaciones de deuda llegaron a la fecha límite impuesto por el propio Gobierno de Fernández, en un cronograma con retrasos pero que definitivamente se ha postergado ante la irrupción del nuevo coronavirus.

Desde Torino Economics, estiman que, por ahora, el gobierno se abocará a garantizar el resguardo de la población ante la incidencia del COVID-19, por ello tomarán las medidas necesarias, aunque impliquen exacerbar la tasa inflacionaria. Posiblemente, el aumento del circulante en pesos se mantenga a través de la política monetaria expansiva –junto con recortes sucesivos de la tasa Leliq- así como el estímulo al aparato productivo a través de líneas de créditos para las pequeñas y medianas empresas.

Por su parte, las negociaciones sobre el canje de deuda pasarán por un replanteamiento, dada la irrupción del COVID-19, que llevará al gobierno a revisar el programa económico que acompañará a las ofertas de canje a los acreedores privados y al FMI.

Desde que Alberto Fernández llegó al poder el pasado 10 de diciembre, y nombró a Miguel Pesce como presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), la política monetaria del país latinoamericano ha tomado un rumbo que pocos podían vislumbrar tiempo atrás.

Con la expansión del COVID-19, el gobierno argentino tiene mayor incentivo para estimular la economía y propiciar el crecimiento ante la recesión que muy probablemente logre impactar al mundo en el corto y mediano plazo. Por ello, no se descarta la posibilidad de que continúen los recortes de la política para abaratar el acceso al financiamiento en pesos.

En determinadas provincias, se ha tomado la decisión de que los préstamos se otorguen a tasas de interés realmente bajas, con el fin de incentivar el crédito y ayudar a las pequeñas y medianas empresas.

Vaca muerta: una alternativa que desvanece

Hasta ahora, una de las apuestas del gobierno era potenciar a través de YPF la producción de gas en Vaca Muerta, atrayendo inversiones que incentivaran el crecimiento de la economía, unido a los sectores agropecuarios tradicionales de Argentina, sin embargo, con la caída del precio del petróleo, la empresa energética estatal señaló que su explotación se hacía inviable bajo estas circunstancias. Eso sin duda, podría promover el aumento del endeudamiento en pesos, aún más si la tasa Leliq continúa decreciendo en el corto plazo.

Luego del 31 de marzo ¿Qué pasará con las negociaciones de canje de deuda externa?

Sin duda la incidencia del COVID-19 también ha llegado a las negociaciones de deuda externa que ha sostenido el gobierno argentino tanto con el FMI como con acreedores externos. El 31 de marzo, día en el cual se esperaba el cierre de las negociaciones de restructuración de deuda, el Ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció que las mismas continuarán durante las próximas dos semanas.

Es importante destacar que en el mercado de acciones, los CDS a 5 años para Argentina registraron una variación, solo durante el 31 de marzo, de 817 puntos básicos. Ello, representó el aumento más significativo dentro de la región. Le siguieron Brasil (12 puntos básicos), México (10 puntos básicos), Chile (10 puntos básicos), Colombia (9 puntos básicos) y Perú (8 puntos básicos). Ello, reflaja el temor de los inversores ante las probabilidades de default de deuda en estos mercados, particularmente en relación al caso argentino.

En reiteradas ocasiones, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, ha declarado que no va a colocar la economía por encima del bienestar de la población, y que, si debe elegir, elegirá a la gente. Con ello, el mandatario deja entrever que hará todo lo que sea necesario para evitar que los efectos del COVID-19 en la economía sean devastadores para sus ciudadanos. Ahora bien, con poco margen de maniobra en el ámbito fiscal y un dilema de gran envergadura: elegir entre una menor inflación o una contracción pronunciada en el aparato productivo para los meses posteriores.

Evidentemente, no es una elección fácil, menos aun cuando durante las primeras semanas del año, se experimentaron interesantes avances en cuanto a la reducción de la tasa de crecimiento inflacionaria. Sin embargo, el brote de COVID-19 a nivel mundial frenó las aspiraciones del gobierno en dos frentes fundamentales y estrechamente vinculados: la renegociación del canje de deuda y la generación de las condiciones para alcanzar el anhelado crecimiento sostenido y, con ello, la recuperación de la capacidad de pago.

Torino Economics es la unidad de investigación del banco de inversión Torino Capital, que ofrece un análisis de los eventos económicos y políticos relevantes para el mercado en Argentina, Ecuador, Brasil y Venezuela.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*