ECONOMIA, Ultimas Noticias

Asimetrías internas: cada vez es más profunda la brecha entre Misiones y la Capital

Asimetrías internas: cada vez es más profunda la brecha entre Misiones y la Capital
Compartí este articulo en:

Los datos oficiales le dan sustento al reclamo de una compensación histórica que enarboló Misiones desde el año pasado, poco antes de asumir Alberto Fernández, pedido que fue ratificado durante su primera visita oficial a la provincia. Es cada vez más profunda la brecha entre el costo de vida de los capitalinos y los misioneros o habitantes de otras provincias norteñas, que deben convivir con precios más altos e ingresos deprimidos.

Los números del Instituto Nacional de Estadística y Censos son elocuentes. La Canasta Básica porteña cuesta 17.875,68 pesos. Es lo mínimo que se necesita para comprar la alimentación básica. En Misiones, esa misma canasta está casi mil pesos más cara: 18.811,53.

Pero la diferencia se agrava cuando se compara la canasta básica total, que incluye algunos servicios y gastos de esparcimiento. Para un porteño, esa canasta cuesta 43.080,38 pesos. Para un misionero, 48.234,70 pesos. 

La Encuesta Nacional de Gastos de Hogares revela otro dato que marca la diferencia entre el “centro y la periferia”. Los ingresos del NEA son 40,5% más bajos que el promedio del país y es la brecha más amplia entre regiones. Al mismo tiempo, un misionero debe destinar el 30,3 por ciento de sus ingresos -que son más bajos, a una canasta más cara- a la alimentación, mientras que en la región pampeana, los ingresos están 3,9 por ciento por encima del promedio país y apenas el 22,8 por ciento es necesario para cubrir la canasta alimentaria. La situación es mejor aún en la Patagonia, donde los ingresos están 26,8% por encima del promedio y solo se necesita el 20,6% para cubrir la canasta alimentaria. 

Quienes residen en la Patagonia perciben un ingreso total individual (ITI) por encima del promedio nacional (37,1% superior), mientras que los perceptores del NEA, el NOA y Cuyo tienen ingresos individuales entre un 35,3% y un 16,5% por debajo. Los perceptores que residen en el GBA y la región Pampeana obtienen, en promedio, un ingreso levemente superior al del promedio nacional.

 Los hogares del NEA también muestran un promedio de integrantes menores de 14 años por hogar por encima del promedio del país, mientras que Cuyo tiene un promedio mayor de miembros adultos de 65 años y más. 

Cada uno de los conjuntos regionales de ocupados presenta características propias. En el caso de los trabajadores en relación de dependencia, el 35,6% no se encuentra registrado, es decir que no goza de los beneficios de la seguridad social. Dentro del país conviven regiones con escenarios muy dispares: en el NEA y NOA cerca de la mitad de los asalariados son no registrados –46,5% y 41,8%, respectivamente–, mientras que en la Patagonia esta proporción se reduce a un cuarto de quienes trabajan en relación de dependencia –25,3% del total de asalariados–.

La asimetría también es profunda por nivel de ingresos. El quintil más rico, destina el 15,7 por ciento de sus ingresos a alimentos y bebidas no alcohólicas y el de los menores ingresos, el 34,5 por ciento.

En la misma línea, los datos oficiales ratifican que las mujeres ganan en promedio 26 por ciento menos que los varones y los no calificados, 76 por ciento menos que los profesionales.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Un Comentario

  1. Es el resultado de muchos años de ceder derechos ante un gobierno central, sobre todo durante el gob. de CFK que adoctrinaba con el látigo….ahora volvieron….habrá que ver. Pero sin inversión y producción (+turismo) genuinos no es dificil la remontada. Pienso que debemos readecuar leyes y procesos a los tiempos que corren, dando mayor autonomía y menos impuestos a las provincias.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*