ECONOMIA, Ultimas Noticias

Aumentos: ¿Para las Estaciones de Servicio es una buena o mala noticia?

Aumentos: ¿Para las Estaciones de Servicio es una buena o mala noticia?
Compartí este articulo en:

Tras la conversación del CEO de YPF, Sergio Affronti, con el ministro de Economía, Martín Guzmán y el reclamo del presidente de la petrolera, Guillermo Nielsen, el aumento del precio de los combustibles sería cosa juzgada.

Según medios nacionales, cerca del viernes que viene se espera una suba del 7 por ciento en el valor de las naftas. No obstante, Guzmán dijo que “es una decisión de la empresa… Pero no está decidido. Son políticas que se toman en un contexto más amplio”.

La medida no fue consensuada con el resto de las compañías según pudo constatar surtidores.com.ar. Si bien existe aceptación -y necesidad- de un ajuste en las pizarras, no hubo gestiones oficiales con las empresas. La Secretaría de Energía tampoco tuvo participación en las negociaciones.    

En este contexto, ¿para las Estaciones de Servicio es una buena o mala noticia? El presidente de FECRA, Vicente Impieri, opina que influye positivamente ya que “la rentabilidad del sector está atada al precio de venta”.

Preferiríamos vender más sin tocar el precio, pero la realidad es que hay un atraso significativo ya que hace casi un año que no se actualizan y los costos subieron muchísimo”, afirma.

Sobre este punto, el especialista y consultor, Cristian Bergmann explica que de los costos de una estación el 70 por ciento son sueldos y el 30 restante se diversifica en al menos 85 rubros más. “Todos sin excepción se ajustan por el índice del costo de vida”, observa.

De cada litro de combustible que se vende en la Estación de Servicio, el 55 por ciento corresponde al costo del producto, el 35 a impuestos (fijos y variables), el 6 a sueldos, el 3 a gastos operativos y el 1 por ciento restante a la utilidad bruta”, puntualiza Bergmann a surtidores.com.ar. “Con los precios frenados, la inflación esmerila inevitablemente el margen del estacionero”, sostiene.    

En el mismo sentido, el titular de CECHA, Gabriel Bornoroni, expresó a este medio que “ahora más que nunca, las petroleras y el Estado deberían considerar que los gastos fijos de las Estaciones de Servicio siguen subiendo de la mano de la inflación, con precios congelados de diciembre del 2019”.

Más allá de que la suba se concrete o no, se estima que las Estaciones de Servicio tendrán una semana de intensa actividad, pese a la caída de ventas provocada por la menor circulación a causa de la cuarentena. “Cada vez que suena la campana de un aumento la gente se alerta y llena los tanques”, opina Impieri al respecto.

Sin embargo, sería tan solo un espejismo, ya que una vez se materialice el incremento, los surtidores volverán a padecer el estancamiento del consumo. “En un contexto de recesión, siempre que aumenta el precio se retrae la demanda”, admite el directivo de FECRA.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*