Bipartidismo de coalición: la posibilidad de generar alternancia de poder en Misiones

Compartí esta noticia !
Los resultados de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) en la provincia de Misiones, dejaron varias pistas de cómo podría reconfigurarse el sistema político en la tierra colorada a partir del 2017. Como premisa principal, los resultados muestran  por un lado, una nueva posibilidad de recuperar el sano bipartidismo desaparecido en el año 2003, aunque con nuevas características. Por otro lado, los resultados traen un gran desafío para las terceras fuerzas: no quedarse atrapadas en la cada vez más angosta avenida del medio que separa al Frente Renovador del Frente Cambiemos. Si se activa el voto estratégico (también llamado voto útil), las terceras fuerzas perderían votos ante las únicas dos fuerzas con posibilidades reales de ganar las elecciones.
 

Los resultados de las PASO mostraron que Misiones no fue la excepción a lo que se vivió en todo el país, donde la polarización trajo como resultado una competencia electoral centrada en dos opciones. Solamente en 5 provincias una tercera fuerza superó el 15% de los votos, mientras que en las restantes 19 (incluida Misiones), la competencia tuvo una lógica bipartidista, porque dos espacios terminaron acaparando más del 70% de los votos: Cambiemos de un lado, y las distintas variantes del PJ-peronismo del otro. En Misiones el 29% votó Cambiemos, y el 42% Renovación, totabilizando 71%.

La última vez que se vivió una lógica bipartidista en Misiones fue en el año 2001, cuando el PJ obtuvo el 43% de los  votos y la UCR el 40%. La aparición de la Renovación hizo estallar esa lógica, e instauró entre los años 2003 y 2015 un sistema de partidos de tipo preponderante-hegemónico, donde solamente el partido gobernante contaba con chances de ganar elecciones, ante una oposición fragmentada que nunca hizo peligrar la permanencia en el poder al oficialismo. La excepción que confirma esta regla se dio en el año 2006 en una elección excepcional: las constituyentes por el Sí o el No a la reelección indefinida.  Existe bipartidismo más allá de si las dos principales opciones contienen a un solo partido, o están conformadas por varios partidos en un frente. En ese sentido, el retorno al bipartidismo misionero tendría nuevas características, que podríamos definirla como bipartidismo de coalición, donde si bien hay dos opciones principales, ambas están conformadas por diversos partidos, tanto nuevos como tradicionales: el PJ y la Concordia Social en la Renovación, y la UCR y el PRO en Cambiemos.

Te puede Interesar  Schiavoni recorrió varios municipios e inaugura otro espacio Cambiemos en la provincia

Esta lógica bipartidista puede consolidarse si los misioneros priorizan en Octubre el VOTO ESTRATÉGICO. Es que las PASO además de servir como método de elección de candidatos y de filtro para los partidos con pocos votos, tiene una función de recalculo del voto, ya que actúa como una primera vuelta en la elección primaria, y como un balotaje en la elección general. Varios estudios mostraron que en 2011, 2013 y 2015, un número relevante de electores cambió su voto entre las PASO y la general. La lógica del voto estratégico se resume así: “si el candidato que voté en las PASO es de una tercera fuerza con pocas chances de vencer en la general, es gratificante votar al candidato menos malo entre las dos opciones con chances de ganar. O voto por el oficialismo para evitar que llegue la principal oposición, o voto por la principal oposición para sacar del poder al oficialismo”.

Es el voto estratégico lo que Cambiemos y la Renovación tenderán a promover en Octubre, y lo que las terceras fuerzas desalentarán. ¿Lograran el Pays (con fuerte presencia en el Alto Uruguay), Unión Popular, Avancemos, Nuevo Octubre, el Partido Obrero, y el Instrumento Electoral por la Unidad Popular, retener al 100% de sus votantes, o habrán fugas hacia las dos principales opciones? En Octubre tendremos la respuesta.

El factor que va terminar incidiendo en una mayor polarización entre la Renovación y Cambiemos está vinculado al comportamiento que tendrán las ofertas electorales para diputados provinciales, concejales y constituyentes. Si las mejores ofertas se concentran en la Renovación y en Cambiemos, la elección se polarizará aún más, en cambio, si las terceras fuerzas logran ofrecer buenos candidatos, la polarización disminuirá. Es que si bien las PASO no distribuyeron bancas, si distribuyeron expectativas, y en ese sentido, hay mayores expectativas de los futuros candidatos locales para competir o en la Renovación o en Cambiemos, por el simple hecho de que si se repiten los resultados de las PASO,  ambas fuerzas obtendrían respectivamente 10 y 7 diputados provinciales (más del 80% de las bancas), y 3 y 4 concejales en Posadas (el 100% de las bancas). También hay mayores expectativas en el electorado, porqué conoce quienes son las dos opciones con chances de ganar.

Te puede Interesar  Trabajan en un documento que plasme los hechos de la Renovación desde sus orígenes

Las ofertas electorales en el siglo XXI se conforman a través de coaliciones, donde la lógica bipartidista de dos opciones se mantiene, y es una condición para lograr la alternancia en el poder, más aún en sistemas electorales como el de Misiones, donde para ganar no existe el requisito de superar el 50% de los votos en una primera vuelta o en un ballotage. Sería una gran noticia que la democracia misionera vuelva a contar con una lógica bipartidista, ahora bipartidista de coalición, que brinde al electorado la posibilidad real de generar alternancia en el poder. Dependerá de dos variables: 1)- sí los candidatos locales en sus municipios potencian a alguna de las dos principales opciones; y 2)- sí los electores en general, utilizan en Octubre su voto de manera estratégica.

About The Author

Compartí esta noticia !

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin