COLUMNISTAS

Bolsonaro, Moro: Dos hipócritas embusteros enfrentados

Compartí este articulo en:

En el Brasil asistimos hoy a un enfrentamiento encarnizado de dos personajes siniestros que lleva al país a un estado catastrófico que a raíz del crecimiento desmesurado de las víctimas del coronavirus se producen enfrentamientos entre funcionarios del mismo gobierno y gobernadores de importantes estados por las medidas que toma Bolsonaro para combatir la
pandemia.

El ascenso de Bolsonaro, un capitán de paracaidistas, enemigo acérrimo de un comunismo casi inexistente en Brasil, pero fuerte y dominante en China, el principal comprador de la producción brasileña, se debe al apoyo obtenido por los enemigos de Partido de los Trabajadores cuyo líder Lula da Silva fue desplazado como seguro ganador de las elecciones presidenciales por Moro, tal como lo denuncian los investigadores y periodistas Glenn Greenwald, Laura Poltras y Jeremy Scahill en el sitio The Intercept en el que revelan cómo han obtenido el ingresos a chats encriptados que los fiscales de la “Lava Jato” que actuaron motivados explícitamente para impedir que Lula y el Partido de los Trabajadores ganaran las elecciones del 2018.

“Además y verdaderamente explosivo: Sergio Moro, antes juez y ahora Ministro de Justicia de Jair Bolsonaro, complotó en secreto con los fiscales para construir un caso criminal contra Lula sobre el que él terminó fallando,””, lo que supone, ”una clara violación de le ética y las bases de la justicia”.

De acuerdo con el periodista estadounidense, “en suma, el proceso por el se encarceló a Lula y lo hizo inelegible para competir- allanando el camino al poder de Bolsonaro-fue alimentado ilegalmente, con abuso de poder politizado y con engaños”-

La mayor objeción a Moro es haber impedido en forma ilegal y artera, la elección de Lula Da Silva como indiscutido ganador de las elecciones para la presidencia de Brasil-

El ex presidente de Estados Unidos Barak Obama lo llamó: ”el político más popular del planeta, ensalzando su figura que debiera se modelo para los políticos que buscan la adhesión del mundo. Analicemos de donde proviene el prestigio y la adhesión que tiene Lula: Durante su presidencia, entre 2003 y 2010, alrededor de 30 millones de brasileños se elevaron por sobre el nivel de pobreza y se sumaron a la economía de mercado. Es un logro reconocido tanto por los partidarios como detractores de Lula, algo que aumentó su apoyo en el país.

Además, la mejora se hizo sentir en todo Brasil y llegó a rincones que antes quedaban al margen de esos beneficios, mediante programas sociales que eran elogiados internacionalmente.

Durante el mandato de Lula hubo también hubo mejoras en el sistema educativo y se crearon becas para asegurar que los estudiantes más pobres tengan acceso a la educación.

CRECIMIENTO ECONÓMICO.

Cuando Lula concluyó su mandato, había una economía en auge, una tasa de desempleo inferior a la de Estados Unidos o Alemania y un optimismo sobre el futuro de BRASIL INÉDITO EN DÉCADAS.-

La nueva clase media accedía a mejores trabajos y salarios, alimentando el consumo. Todo sucedió en medio de un boom de los precios de la materia prima que impulsó la producción de Brasil y toda América Latina, con crecientes exportaciones, ingresos e inversiones. China descubrió el mineral de hierro, la carne y la soja de Brasil, entre otros productos.

Durante la presidencia de Lula, Brasil descubrió enormes reservas de petróleo en aguas profundas que aumentaron el optimismo económico y el valor de la petrolera estatal Petrobras, a la postre clave en el escándalo de corrupción que involucra a Lula y otros políticos.

Pero mientras duró la bonanza, hubo suficiente riqueza para que Brasil escapara ileso de la crisis financiera mundial: fue uno de los últimos países en entrar en recesión en 2008 y uno de los primeros en salir en 2009, sin que un solo banco se fundiera.

La O.N.U. (Organización de las Naciones Unidas), la Unión Sudafricana y diversos países subdesarrollados esperaban la visita de Lula par que les informara como hizo para trasformar a Brasil, y que los teje manejes de Moro lo impidiera.

Moro no oculta sus apetencias por la presidencia o un puesto en el Tribunal Supremo de Brasil pero lo único que le queda es pedir perdón y recluirse en un convento. Y que la justicia divina se apiade de él.

Miguel Schmalko, consejero y ex presidente de FEBAP y CACEXMI.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*