Comunidades mbya guaraní del Cuña Pirú recibieron el título de sus tierras

Tras mas de dos décadas de gestión, la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) firmó una escritura que transfiere seis mil hectáreas a comunidades guaraníes de Misiones. Estas tierras están ubicadas en la Reserva del Valle de Cuña Pirú, en el Centro de la provincia, y lo había lo dispuesto el Consejo Superior en el año 2014. La rubricaron funcionarios de la Universidad y caciques de las comunidades.

Compartí esta noticia !

Tras más de dos décadas de gestión, la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) firmó una escritura que transfiere seis mil hectáreas a comunidades guaraníes de Misiones. Estas tierras están ubicadas en la Reserva del Valle de Cuña Pirú, en el Centro de la provincia, y lo había lo dispuesto el Consejo Superior en el año 2014. La rubricaron funcionarios de la Universidad y caciques de las comunidades.

Luego de 22 años de reclamos, las comunidades mby’a guaraní que habitan el Valle del Cuña Piru: Ka’aguy Poty, Kapi’i Poty, Ka’aguy Miri Rupa, Yby Pyta, y Yvytu Porá, consiguieron la titularización de las tierras ancestrales.

Son unas 6.300 hectáreas de un compacto corredor de selva paranaense que, pese a la cercanía con un centro urbano como Aristóbulo del Valle y la degradación por cuenta del desmonte ilegal y el robo de madera, es una especie de biósfera. El acto de entrega del título de propiedad se realizó esta mañana en la Casa de Gobierno, en Posadas, con la presencia de una nutrida comitiva de las cinco comunidades mby’a de Cuña Pirú, el acompañamiento de representantes del Equipo Misiones de la Pastoral Aborígen, Emipa, las autoridades de la UNLP y la presencia del Escribano General de Gobierno de Misiones, Alberto Poujade

En el sitio web de la UNLP se detalló que el documento de “Reconocimiento de Posesión y Propiedad Comunitaria” transfiere las tierras en condominio indiviso y por partes iguales (1/3 c/u) a favor de las Comunidades Aborígenes Ka’aguy Poty, Ivy Pyta y Kapi’í Poty”.

El documento lleva la firma del presidente de la UNLP, Martín López Armengol, del escribano General de Gobierno, Alberto Poujade Brañas, del cacique 1° Eliseo Chamorro y el cacique 2°, Omar Duarte (Aldea Ka’aguy Poty); el cacique 1° Roberto Benitez, el cacique 2° Nicolás Acosta (Aldea Ivy Pytá) y del cacique 1° Fabián Cabrera, y el cacique 2° Fabián Vera (Aldea Kapi’í Poty).

El acto contó además con la presencia del vicepresidente Fernando Tauber, y del secretario de Asuntos Jurídicos y Legales, Rafael Clark.

“De este modo, la UNLP da cumplimiento con lo dispuesto por el Consejo Superior en el año 2014, fecha en la que el cuerpo aprobó la realización de los trámites necesarios para ceder en favor de las comunidades originarias la totalidad de las 6.035 hectáreas que posee en la Reserva del Valle del Arroyo Cuña Pirú, en el Centro de la provincia de Misiones”, destacaron desde la casa de estudios.

La UNLP hizo un repaso del proceso que llevó hasta la firma de las escrituras: “Las gestiones de cesión de estas tierras se iniciaron hace casi dos décadas impulsadas por el entonces secretario General de la UNLP, Fernando Tauber. Con el apoyo del Consejo Superior se avanzó en el camino que hoy finaliza en la restitución de las tierras a las comunidades del pueblo Mbya”.

Tras la firma de la escritura, López Armengol destacó la importancia de la iniciativa: “Nos deja profundamente satisfechos porque nos permite ratificar de manera firme nuestra convicción de reconocer los derechos de los pueblos originarios sobre estas tierras. Fueron 20 años en los que siempre hemos estado abiertos y atentos a la preocupación y al reclamo de las comunidades locales; a lo largo de las distintas gestiones, existió un canal de diálogo franco, que hoy nos encuentra celebrando un acuerdo histórico no solo para nuestra Universidad, sino para el país”.

Tauber expresó: “Somos la primera Universidad que se desprende de tierras donadas en un Parque Nacional para ser entregadas a pobladores originarios, para la defensa de una zona de altísima calidad ambiental que es preciso preservar para el bienestar de todo el planeta”.

El vicepresidente valoró además especialmente “haber llegado, a través del consenso,” a una solución que nos deja conformes a ambas partes, y agregó: “Hubiéramos querido que este acuerdo llegara mucho antes, pero a veces los tiempos de la Justicia se imponen a nuestros deseos, y eso debe ser respetado”.

Te puede Interesar  Comportamientos de los usuarios en las apps de movilidad

Luego del acto, la comitiva mbya festejó un rato en la plaza con música y cánticos tradicionales, lo que líderes como Juan de Dios Castillo y el cacique de Ka’aguy Poty, Eliseo Chamorro, consideraron “un hecho histórico”.

“Estoy muy orgulloso y también feliz de estar acompañando la firma de este acuerdo, producto de mucho sacrificio, constantemente presionados”, dijo Castillo, en diálogo con los periodistas. “Por fin se logró el título de propiedad, ahora vamos a poder cuidar mejor nuestra selva”, agregó. “Nosotros usamos la tierra no para desmontar, sino para vivir y sobrevivir de la pesca, la caza, la medicina nuestra, tradicional”, explicó.

Detrás de él, la comitiva celebraba un logro que, aseguran, mejorará la vida del millar de personas que componen las cinco comunidades indígenas que habitan el territorio.

“Este es un momento histórico, después de mucho se hizo justicia para el pueblo mby’a y para toda las comunidades pre existentes de la Argentina”, señaló el cacique Chamorro. “Esta lucha arranca antes de la reforma constitucional de 1994”, historió Chamorro. “Y conseguimos que la Constitución incluyera derechos para los pueblos originarios y tengamos la posibilidad de tener un respaldo jurídico para nuestra lucha”, argumentó.

El líder indígena se refiere al artículo 75 de la Constitución de 1994, especialmente al inciso 17, que consagra la propiedad comunitaria de las tierras indígenas, y la prohibición de vender, arrendar, embargar o usar como garantía. “Esto nos pone más fuertes como pueblo originario, como pueblo mby’a guaraní para seguir luchando por las otras necesidades básicas que tenemos”, expresó Chamorro.

“Hoy solo queremos festejar por este hermoso logro. Fueron muchos los mburuvicha, caciques, que ya no están con nosotros pero que también están aquí, espiritualmente, acompañándonos”, añadió.

A la vez explicó que la lucha por la reivindicación de la tierra continuará porque en estos más de 20 años de gestiones, se han registrado varias intrusiones de productores agrícolas a los terrenos que son parte de una reserva, por lo que continuarán luchando para preservar la tierra y viendo cuales son los pasos legales para efectivizar la propiedad de la tierra en manos de las comunidades.

Recordó que el título de posesión está a nombre de tres comunidades, pero que actualmente son cinco las comunidades que viven en ese territorio. “Es un terreno comunal, nosotros no creemos en la propiedad privada, si necesitamos este registro para preservar la tierra para nuestros hijos”, explicó Chamorro.

Desde el EMIPA, Vasco Baigorri remarcó que este es 2un triunfo para todas las comunidades mbya guaranies en la provincia”. Recordó que la lucha por este territorio incluso llegó a la Justicia, así que es un logro importante.

Además, recordó otros hitos en la lucha por el reconocimiento de las comunidades originarias, como en el caso del Lote 8 en la reserva de Biosfera de Yabotí, donde “una empresa privada reconoció el derecho de las comunidades y se recuperó la tierra por intermedio de una compra”.

Sobre este caso destacó que “el entorno natural de estas miles de hectáreas está dado por lo que es la última parte de la selva paranaense que queda; hay buena provisión de agua, hay monte todavía, fuerte; es un entorno que les garantiza a las comunidades la pesca, las trampas, sus medicinas, material para sus artesanías”, describió Vasco Baigorri, activista ambiental y miembro del equipo pastoral.

Baigorri, que vive en Aristóbulo del Valle, indicó que la zona registra todavía “mucho robo de madera”, pero consideró que el acto de hoy, que pone el territorio en manos de sus auténticos propietarios, “puede asegurarle a varias generaciones todo lo que es su monte y su medicina, y vivir plenamente en su ser mbya”.

Te puede Interesar  Los textiles señalan que más del 50% del precio final de la indumentaria tiene que ver con los impuestos

Baigorri destacó que muchas comunidades no tienen la tierra suficiente para desarrollarse como lo hacían tradicionalmente. Por eso se ven comunidades “limitadas” por el crecimiento poblacional de Misiones y la ampliación de las tierras productivas agrícolas.

Un “corredor verde” donde predominan bosques y montes

Las tierras mbya del Cuña Pirú estaban en manos de la Universidad Nacional de la Plata (UNLP), que las recibió en donación de la empresa Celulosa Argentina, una vez que esta concluyó la explotación forestal, hace 24 años, y cuyos directivos firmaron hoy la transferencia de la propiedad junto a los líderes indígenas.

“Se trata de 6.035 hectáreas en los departamentos misioneros de Libertador San Martín (municipio de Ruiz Montoya) y Cainguás (municipio de Arsitóbulo del Valle). Sobre este último está ubicada la mayor parte del predio, que está dividido por la ruta provincial 7 y el arroyo Cuña Pirú. Es una zona donde la Provincia de Misiones, por medio de la Ley de áreas naturales protegidas, decidió establecer el corredor verde con restricciones al uso de la misma”, señaló la UNLP.

Y detalló: “La reserva, en su mayoría de bosques y montes, había sido donada por la empresa papelera Celulosa Argentina en el año 1991, con el objetivo de que se destinaran a actividades académicas, científicas y de investigación. En el año 2000, un acuerdo firmado con el Ministerio de Ecología de Misiones las integró al sistema provincial de áreas protegidas. Sin embargo, esta situación no resolvió el conflicto existente desde el año 1994 con las comunidades mbyá Guaraní instaladas en la región desde hace más de un siglo y demandan por sus derechos sobre el territorio”.

Hasta ahora la UNLP realizaba en esas tierras actividades académicas y de investigación. Las Facultades de Ciencias Naturales y Ciencias Agrarias, por ejemplo, realizó en ese lugar “trabajos sobre biodiversidad y antropología”, se informó.

“Más allá del valor estrictamente académico y científico, la presencia de la Universidad se constituyó además en garantía de preservación de esas tierras, cumpliendo el compromiso de que nunca se comercializarían esas propiedades y –al mismo tiempo- no interferirá en el desarrollo de la cultura, costumbres e idiosincrasia de las poblaciones allí asentadas, respetando además el libre tránsito y utilización (para caza, pesca, instalación de cementerios, viviendas, etc) de las 6.035 hectáreas por tiempo indefinido”, destacaron desde la UNLP.

Foto de Marcos Otaño

Ramírez, apuntó como problemas puntuales la educación y la salud en la zona, ya que pese a que las comunidades tienen acceso a establecimientos educativos desde nivel inicial hasta colegios secundarios, y también puestos sanitarios, “no se respeta la cultura indígena, se desdeña”.

“Hay escuelas, pero no siempre los docentes están preparados para estar con otra cultura, para respetar la lengua; la figura de los Asesores Docentes Indígenas está también muy desdibujada; hay como un debilitamiento de la cultura, que directamente se pierde en las escuelas, no se respeta, no tiene fuerza, no ocupa un lugar relevante”, explicó.

“La educación secundaria les muestra un futuro fuera de sus comunidades, saca a los jóvenes de sus comunidades, pero tampoco le ofrece un lugar en la nueva sociedad que les muestra”, agregó.

“En cuanto a la salud lo mismo”, indicó Ramírez. “Se fortalece poco la salud indígena cuando tendría que haber una visión intercultural”, afirmó, y argumentó: “Los indígenas tienen una visión mucho más integral de la salud, donde se contempla lo espiritual, el territorio, el ambiente; no solo el dolor en sí, sino todo lo que provoca eso”.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin