Hacer visible lo invisible: la gestión del agua es transversal a todos los sectores

Esta semana, bajo el lema de “Hacer visible lo invisible”, se conmemoró una vez más el Día Mundial del Agua y desde la Organización de Naciones Unidas (ONU) se focalizó la fecha sobre las aguas subterráneas, aquellas que forman parte del sistema de cuencas hidrográficas e hidrogeológicas y proporcionan distintos beneficios a las comunidades, tanto sociales como económicos y medioambientales. 

Según la ONU, las aguas subterráneas aportan la mitad del volumen de agua extraída para uso doméstico por la población mundial y alrededor del 25% de la extraída para el riego, con las que se irriga el 38% de todas las tierras de regadío del planeta. Sin embargo, ni se comprende ni se actúa en consecuencia de la importancia y el potencial de este recurso natural, así como tampoco existen mecanismos de gestión y preservación. 

En la región de América Latina menos del 30% del agua que se utiliza proviene del subsuelo dada la relativa abundancia de aguas superficiales en la región, que hacen menos necesario recurrir a las fuentes subterráneas. Un estudio de la ONU detalla que en los países latinoamericanos y caribeños que sí dependen de las aguas subterráneas, la mitad de ellas se usan para el riego, un tercio se destinan al uso doméstico y el resto se dedican a la industria. También indica que en la región la protección y el monitoreo de las aguas subterráneas son deficientes, lo que da pie a la explotación intensiva o contaminación, poniendo en peligro la sostenibilidad del recurso y su accesibilidad para las poblaciones más vulnerables que dependen del agua potable de fuentes subterráneas.

Los efectos de la sobreexplotación, la contaminación y la falta de gestión responsable y consciente son devastadores y por supuesto, irreversibles no sólo para las aguas subterráneas sino para todos los sistemas hídricos en sí mismos. En ese contexto, mientras los gobiernos deben desarrollar políticas para la gestión sostenible; los sectores empresariales, productivos e industriales, en conjunto con organizaciones y comunidades, deben incorporar cambios de hábitos que luego sean sostenidos e intensificados en el tiempo y permitan hacer frente a la crisis hídrica actual así como también mitigar las venideras. 

Para conocer más sobre la situación del agua en Misiones, Economis entrevistó a Enrique Gandolla, ingeniero en Recursos Hídricos, especialista en Gestión Ambiental e investigador de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) y docente a cargo del seminario Gestión Participativa de Cuencas Hídricas en el posgrado de Gestión y Desarrollo Socio Territorial de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHyCS).  

“La crisis hídrica por la que estamos pasando en la región desde hace ya un tiempo no es nueva, ya hemos tenido problemas similares desde la década anterior en Misiones con procesos de sequía con consecuencias importantes para la producción, la población y el abastecimiento de agua. Esta crisis actual es preocupante por el tiempo en el que se está prolongando” explicó el especialista.

“Al igual que cuando se presentan las tormentas intensas, estas cuestiones nos marcan la necesidad de gestionar las cuencas, es decir, gestionar las actividades antrópicas para mitigar los impactos negativos”.

“LA GESTIÓN DEL AGUA ES TRANSVERSAL A TODOS LOS SECTORES” sostiene Gandolla y sentencia: no hay sector del accionar de la sociedad que sea independiente al acceso y uso del agua, por ende es una cuestión que atañe desde urbanistas, gestores y planificadores en el ámbito urbano, hasta productores y agricultores en el ámbito rural, y un gran etcétera. La temática debe trabajarse necesariamente de forma intersectorial e interinstitucional, de forma articulada y con la búsqueda del consenso. 

Justamente bajo el carácter de transversalidad, a partir de abril, Gandolla comenzará a formar a más de 50 referentes misioneros de distintos ámbitos en la temática de Gestión Participativa de Cuencas Hídricas en el marco del posgrado de Gestión del Desarrollo Socio Territorial de la FHyCS de la UNaM. La iniciativa conforma no solo un importante espacio de capacitación sino también de sensibilización y concientización, ya que los profesionales se desempeñan actualmente en áreas productivas, industriales y sociales en todo el territorio provincial. Entre ellos, hay docentes, ingenieros forestales y agrónomos, arquitectos, comunicadores, consultores ambientales, abogados, entre otros, tanto de organizaciones públicas como privadas. 

El especialista detalló que a nivel oficial hay un proyecto del Gobierno provincial que data de hace 7 años y se encuentra en la Cámara de Representantes esperando la sanción. Tras varias presentaciones y cambios, actualmente busca la creación de un Sistema de gestión Integrada de Cuencas Hidrográficas de Misiones y debería sancionarse este año. El objetivo es generar una estructura legal que otorgue algún tipo de respaldo a los Comités de Cuencas a lo largo y ancho de la provincia. 

Para el ingeniero, la gestión del agua en Misiones es incipiente. “Hay Comités que fueron constituidos por decisión propia de los actores de las localidades, preocupados por los problemas de la sequía. El Comité del Tabay, en Jardín América, es uno de los que tienen mayor continuidad y evolución”, contó Gandolla

Además, recordó que todo el trabajo en terreno fue realizado sin ningún respaldo legal y que es justamente esa la gran demanda de los comités: precisan de un marco regulatorio que los legalice, los oficialice y los respalde

“Si hubiera una ley, ese respaldo debería también exigir determinadas condiciones de presentación y representación, de manera tal de poder garantizar que en los comités estén representados actores de todos los niveles y de diversas importancias, garantizando que estén adecuadamente representados los intereses de todos los sectores, opinó.

Y resaltó que “los comités de cuencas deben servir para regular el uso del recurso hídrico que es de interés de todas las personas y la Ley debería ser el marco a partir del cual la autoridad de aplicación establezca el procedimiento para la gestión”. 

ABASTECER A LA RURALIDAD. El contexto de sequía sumado a la ola de calor durante enero y febrero generaron una situación preocupante en todos los sectores vinculados al agro y la producción a lo largo y ancho de la provincia. Mientras la Emergencia Agropecuaria para Misiones fue declarada primeramente en plano provincial y luego desde la Nación, las consecuencias fueron evidentes: campos y aguadas secas, animales que no pudieron ser bien alimentados, cultivos que se perdieron parcial y hasta totalmente, escaseo de reservorios de agua natural, ferias francas vacías, productores que empezaron a reducir animales antes de tiempo y yerba vieja que se secó, cosa nunca vista antes por los productores. 

“La sequía viene manifestándose desde el año 2019, con la bajante del río Paraná y con episodios de recibir menos precipitaciones anuales muy bajas y períodos de sequía que son extremadamente prolongados e intensos como los de este año” indicó Gandolla

En ese contexto, diversas organizaciones tales como la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación, de y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), trabajan fuertemente y desde hace algunos años con pequeños productores que no cuentan con acceso al agua potable en las colonias y parajes. El foco central es la protección de las vertientes para garantizar el acceso al agua en las chacras. Gandolla destacó proyectos sumamente exitosos en distintos municipios y departamentos misioneros, entre ellos Puerto Rico, General Manuel Belgrano.  

“En las áreas urbanas, con aciertos o errores, más o menos eficiencia, no hay ningún municipio de la provincia que no tenga una cooperativa que no tenga un servicio para abastecer la población. Pero sin embargo, en el ámbito rural, no hay una organización que se encargue de universalizar el servicio del agua”

PROTEGER HUMEDALES PARA GARANTIZAR LA CONTINUIDAD DE LOS CICLOS BIOLÓGICOS.  Gandolla remarcó que los humedales en Misiones “ya están protegidos por Ley. La ley de Áreas Bosques Protectores incluye a los humedales y a los bañados. Pero bueno, ahora aparece un proyecto de Ley que específicamente apunta a darle al Ministerio de Ecología un mandato más preciso sobre la necesidad de hacer un inventario, una clasificación, etc”. Esto refiere para el ingeniero en Recursos Hídricos una gran oportunidad de desarrollar estudios que permitan identificar los humedales, jerarquizarlos y clasificarlos y sobre todo: adecuar las categorías de manejo

“En Misiones los humedales están en lugares muy puntuales, generalmente los bañados se encuentran en las zonas bajas de las cuencas. Antes de cruzar los arroyos solemos ver esas zonas… son comunidades vegetales que están permanente o temporalmente inundadas. Depende de la ubicación pueden tener más o menos importancia”

También, contó que desde la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales (FCEQyN) de la UNaM, conjuntamente con el INTA de Irigoyen identificaron un caso peculiar en la zona de la Cuenca del arroyo Guavirá. “Nos hemos encontrado con bañados de altura, que están en lugares extraños, no están en zonas bajas sino en lomas. Y que justamente por su ubicación cumplen una función importantísima para abastecer a las vertientes. A su vez, de esas vertientes, las comunidades se abastecen es decir que los servicios ecosistémicos son concretos para la población”. 

Respecto del proyecto para declarar a la Cuenca del Urugua-í como el primer sitio RAMSAR de Misiones, diseñado y presentado en sociedad recientemente por el Ministerio de Cambio Climático, Gandolla expresó que “la declaración me sorprendió, pero leyendo la presentación desde el punto de vista biológico y la presencia de especies endémicas, fueron bueno argumentos bueno para apoyar esa idea”. El proyecto permitiría poner en valor 200 mil hectáreas, generando beneficios para el ambiente y las comunidades de la zona, tales como visibilización y reconocimiento internacional y posibles gestiones de fondos nacionales e internacionales, entre otras cosas. 

“Independientemente de que el proyecto prospere o no, me parece importante que Misiones proteja efectivamente sus humedales. Que no son de gran importancia por su extensión, pero sí por su ubicación ya que cumplen funciones importantes para la protección de los recursos hídricos y dan continuidad de los ciclos biológicos”, sentenció. 

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE