Inversores a la pesca

Dentro del mercado inmobiliario, la tierra es un elemento fundamental, decisivo a la hora de generar un buen negocio. En momentos en los que la incertidumbre y la quietud parecen dominar el escenario existe un grupo de personas que se encuentran más activas que nunca, a la caza de terrenos.  Éstos, son sin duda el primer eslabón de la cadena inmobiliaria,  el bien más cotizado por la mayoría de los jugadores del sector, por tratarse de la inversión más buscada, ya que garantiza una rentabilidad buena y segura.

Los terrenos siempre tienen un mercado muy activo más allá de la coyuntura política y económica que esté atravesando el país.  Es rentable, y ello hace que su demanda sea sostenida.  Pero la rentabilidad no es la única meta que persigue quien apuesta a la compra de una propiedad; la futura revalorización del terreno también define el negocio. Además de la rentabilidad, el inversor busca recapitalizarse. En ese sentido, los terrenos siempre han dado sobradas pruebas que no defraudan a aquél que apostó por los inmuebles.

Las variables frente a uno de los segmentos más importantes del mercado pueden tener que ver con las siguientes características:

  • Irrepetible: la tierra bien ubicada es un recurso hoy casi inexistente, y un proyecto construido sobre uno de ellos resulta irrepetible.
  • A futuro: quedan en la ciudad zonas por explorar con muchas posibilidades de construir.
  • Diversidad: la dispersión de valores es mayor. La revalorización está dada muchas veces por su ubicación, es decir, si los terrenos se encuentran en una zona en pleno desarrollo o en otra zona que ya alcanzó su curva de crecimiento.

Los productos de inversión y la operativa de los mercados son cada vez más complejos y requieren atención y seguimiento constantes, por lo que podría ser conveniente recurrir a la orientación de profesionales.

 

 

La compra de un terreno es un asunto mucho más complejo de lo que parece; debe ser una decisión muy meditada, pues la adquisición formará parte del  patrimonio. En todo caso, la elección entre decidir por sí mismo o buscar asesoramiento dependerá de los conocimientos del inversor y de su experiencia en los mercados.

Finalmente, cabe decir que cada inversor puede tener intereses o preferencias distintas y que, en base a ello, debe decidir cuál es el tipo de inversión que más le conviene realizar. Por ello, recomendamos evaluar todas las opciones disponibles para elegir la inversión que mayor revalorización pueda ofrecerle.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password