Jóvenes y empresarios ven con pesimismo el futuro de la Argentina

Si antes de la pandemia la situación económica de la Argentina era difícil, imaginate ahora cuan dura es. Abatidos, con bajas expectativas y buscando soluciones están jóvenes y empresarios que no logran ver una salida rápida para la crisis. Pequeñas y medianas empresas que se sostenían de una última esperanza han cerrado sus puertas por el mortal COVID-19. Y aunque las vidas pérdidas, las que aún buscan recuperarse, y el resto de la población son lo más importante, no se puede minimizar el golpe que es para miles de familias perder su sustento. Un daño inmedible para la nación. 

Los emprendedores han comenzado a buscar alternativas para incrementar sus inversiones fuera del país con el objetivo de que la inflación, la caída del PIB y la contracción económica no les afecte al punto de reducir sus ingresos a más del 50%. Algunas de las alternativas que los argentinos prefieren son el  Comercio libre de comisiones, la compra de criptomonedas, el freelance y la venta de servicios a través de Internet. 

Mientras tanto Alberto Fernández asegura que su principal objetivo, además de proteger a los argentinos, es recuperar la senda de crecimiento en el país. Sin embargo, no todos creen que no habrá recuperación ni a mediano ni a largo. 

9 de 10 empresarios creen que el 1er semestre fue peor de lo esperado

La encuesta de Ejecutivos de IDEA tuvo resultados pesimistas, donde 9 de cada 10 empresarios considera que el primer semestre económico de Argentina fue peor de lo que esperaban. Esta encuesta reúne hombres y mujeres líderes de empresas y negocios líderes en el país, y lleva ya más de 25 años realizándose semestralmente. 

Aún cuando la mayoría de los países del mundo están sumidos en una crisis a causa del coronavirus, Argentina lo está aún más, ya que luchaba con una economía por el suelo y lo que viene no parece ser mejor. Algunos apuntan a un fenómeno similar al del 2001, donde se le tenía miedo tanto al presente como al futuro. 

Otros números preocupantes que deja la encuesta de Ejecutivos de IDEA son los siguientes:

  • 54% cree que las ventas bajarán en los próximos 12 meses
  • 60% bajará levemente las inversiones
  • 40% no disminuirá la plantilla de empleados

Déficit fiscal primario en un alarmante -$253.706 millones

El déficit fiscal de la nación cerró en Junio con unos -$253.706 millones, esto significa que los gastos están en alza mientras que los ingresos en baja. Los gastos nominales del sector público aumentaron un 78% a causa de ayudas sociales, prestaciones, subsidios económicos y transferencias a provincias. Por otro lado los ingresos cayeron a causa de la baja recaudación fiscal. 

Esto solo afianza el planteamiento y la opinión de los empresarios en la encuesta de Ejecutivos de IDEA. Por supuesto, podría decirse que los gastos fueron para ayudar a los sectores más desprotegidos de la población. 

Capitalismo solidario

El presidente Alberto Fernández fue entrevistado por el diario británico Financial Times donde aseguró que se necesitaba en el mundo “un capitalismo como el de (Henry) Ford que mostraba más solidaridad porque creaba empleo, producía y generaba inversión”.

Fernández comentó para el corresponsal Benedict Mander que “yo creo en el capitalismo de Ford, que un día se preguntó: ‘¿por qué mis empleados no están usando mis autos?’…ese es el capitalismo que necesitamos, no el especulativo

En esta entrevista confirmó que busca ejecutar un proyecto que recupere el camino de crecimiento de la Argentina, sin embargo, a causa del COVID-19 se tuvo que detener la estrategia y “no sabemos exactamente cuándo vamos a poder volver a arrancar”. 

Pero mientras se espera a controlar la pandemia hay algunos que no creen en la palabra de Fernández, ni en una recuperación cercana, y se trata de una población clave; los jóvenes. 

Lucas Cairella de 25 años de edad, administrador de empresas, brindó el siguiente testimonio a La Nación: “Estoy buscando algo un poco mejor. No sé. Uruguay, Chile, Perú. Algo que me permita imaginarme una vida a diez años. Acá no puedo proyectar tener hijos, ni comprar una casa. Si ni siquiera podemos comprar más de 200 dólares”. 

Como Lucas hay miles de argentinos que quieren buscar nuevos horizontes, un nuevo comienzo que les brinde expectativas y calidad de vida. Otros hacen el sacrificio de irse a un nuevo país con la esperanza de que sus hijos, la próxima generación, puedan crecer en un entorno seguro. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password