Los desafíos de las áreas de Administración y Finanzas de las empresas argentinas

La mayoría de las empresas argentinas (62%), terceriza sus procesos de administración y finanzas, destacándose impuestos y payroll entre los más habituales y el 37% cierra su contabilidad luego del quinto día hábil. Desde el punto de vista financiero, preocupa la rentabilidad -el 17% de las compañías consideradas posee un índice negativo- y se percibe un deterioro en la liquidez; pero la mayoría se encuentra en un nivel óptimo de endeudamiento. Asimismo, los índices de rotación de inventarios, cuentas a cobrar y cuentas a pagar reflejan una tendencia al aumento de capital de trabajo inmovilizado.

 

Estas conclusiones se basan en los hallazgos de la Primera Encuesta de Administración y Finanzas del país, elaborada por PwC Argentina, que reúne indicadores claves del área en más de 40 empresas seleccionadas, de diferentes tamaños y pertenecientes a un amplio rango de sectores.

 

“Nuestro objetivo era conocer la mirada de los CFO, sus áreas de preocupación, y ofrecerles indicadores claves para evaluar su rendimiento -explica Damián Vázquez, Socio

 

 

y referente del área de Management Consulting; Advisory-. “En línea con nuestros hallazgos, las principales preocupaciones de las empresas consultadas tienen que ver con la gestión financiera, el cumplimiento regulatorio y problemas que afectan la eficiencia operativa”, agrega Florencia Rodríguez, gerente del área.

 

En cuanto a las características generales de las empresas participantes, el 83% posee un único sistema ERP para la administración de su negocio, y el más elegido continúa siendo SAP. Asimismo, el 24% cuenta con un Centro de Servicios Compartidos (CSC) propio, donde generalmente se integran procesos de cuentas por pagar y contabilidad.

 

Principales indicadores operativos y financieros

 

En relación a la dotación del área de Administración y Finanzas, la encuesta muestra que cuentas por pagar, cuentas por cobrar, tesorería y contabilidad son en general las que acumulan mayor concentración de personal, mientras que las áreas de planeamiento y control de gestión son las más jerarquizadas y con menor cantidad de personas.  

 

Asimismo, el costo promedio del área es de $78.000 y el sueldo promedio asciende a $44.000; en consecuencia, el impacto de los sueldos sobre el total de costos es mayor al 60%, en el 56% de los casos.

 

En términos de eficiencia, el sector de cuentas por cobrar procesa en promedio menos de 250 facturas por empleado, en tanto que en el sector cuentas por pagar, menos de 500 facturas por empleado. En cuando al proceso de reporting, el 63% de las compañías cierra su contabilidad antes del quinto día hábil; sin embargo, todavía existe un 37% que lo hace más tarde. Al respecto, Damián Vázquez comenta: “Vemos una tendencia en las compañías a implementar soluciones y herramientas para automatizar el proceso de cierre contable, lo que permite reducir los tiempos operativos y lograr un esquema que sea sostenible en el tiempo cumpliendo con las normas de regulación de organismos externos y políticas internas de la compañía. Además, estas herramientas permiten disminuir la cantidad de errores y mejorar la eficiencia de las áreas involucradas en el proceso”.

 

En cuanto a los indicadores financieros, los resultados de la encuesta de PwC Argentina evidencian un deterioro en la liquidez y las posiciones financieras de las compañías: el 55% manifiesta tener un índice de liquidez menor a 1. No obstante, en cuanto al endeudamiento la mayoría se encuentra en un nivel óptimo, que generalmente se ubica entre el 40% y 60% -aunque el 31% posee un nivel de endeudamiento mayor al 75%-.

 

Finalmente, un dato preocupante es la rentabilidad, donde el 17% de los encuestados registra un índice negativo. Para Florencia Rodríguez, “el índice de liquidez observado puede representar un riesgo al momento de cubrir las deudas de corto plazo, en un contexto donde el acceso al crédito nacional e internacional de las empresas se encuentra en una incipiente expansión y con tasas aún por encima del promedio del mercado. Sin embargo, también permite observar que las empresas optan por invertir sus activos corrientes en opciones que generen rentabilidad y no signifiquen una inmovilización de sus activos”.

 

Finalmente, cabe señalar que los índices de rotación de los inventarios, cuentas a cobrar y cuentas a pagar reflejan una tendencia al aumento de capital de trabajo inmovilizado. Por un lado, la desaceleración de la economía y la reducción del nivel de consumo ha impactado en el aumento de la rotación de inventarios, que actualmente es mayor a 121 días.  Asimismo, la rotación de cuentas por cobrar se ubica entre 0 y 60 días, en el 61% de

 

 

los casos, en tanto que la rotación de cuentas por pagar es de 0 a 60, en el 18% de las organizaciones consultadas; es decir que la cadena de cobro es ampliamente excedida por la de pago.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password