“Mi hija estaba atada a una tabla”: duro relato de la mamá de Romina Vega, la misionera que murió tras operarse con Lotocki

Compartí esta noticia !

Norma Sosa brindó un testimonio devastador sobre las negligencias y mentiras que le dijo el cuestionado médico antes de la intervención a la joven de Santa Ana.

La muerte de Silvina Luna volvió a poner al médico Aníbal Lotocki en el ojo de la tormenta. El caso de la modelo hizo que otros hechos estremecedores vinculados al cuestionado cirujano salieran a la luz. Uno de los más dolorosos es el de la misionera Romina Vega, quien murió a los 21 años en 2007 después de una operación que se realizó en un departamento y en la que se obviaron los protocolos que requiere una intervención.

En diálogo con A la Tarde (América), Norma Sosa, mamá de Romina, brindó un testimonio desgarrador en el que relató desde el momento en que Lotocki trató de llevarle tranquilidad en el preoperatorio hasta la estremecedora muerte de la joven.

“Fui a hablar con él y me dijo que no me preocupe porque era una cirugía menor. Desde ese momento, como me habló tan bien, sentí confianza. Lo único que le pedí es que le haga estudios previos, pero él me dijo que no hacía falta porque era una cirugía menor”, explicó.  

La mujer señaló que el cirujano no solo se negó a realizarle un electrocardiograma a la paciente sino que tampoco cumplió con nada de lo que le había dicho en primera instancia. Incluso, asegura que llegó a decirle que no se preocupe porque Romina se “iba a ir caminando” tras la intervención.

“Ella se hizo una liposucción del abdomen, lo que me había dicho Lotocki es que le iban a sacar grasa del abdomen para mezclarlo con metacrilato y aplicarlo en los glúteos. (…) Él nunca me dijo que le iba a hacer otras cirugías en los brazos o en las piernas. Cuando llego ahí, me enteró de todo lo que le había hecho”, relató.

Te puede Interesar  Aduana secuestró insumos estéticos para el hermano de Lotocki

Lotocki, según Norma, manipuló por completo la situación y, cuando ella volvió a la clínica, el panorama era desolador. “La vi acostada en una camita, toda pálida. Justo sale una enfermera y le pregunto por qué está pálida. Lo que me dijo es que se debía a la anestesia, cuando en un principio me habían dicho que no necesitaba anestesia total sino local”, explicó.

Norma recordó el terrible momento que vivió cuando horas después de la operación volvió al departamento convertido en un improvisado quirófano. “Mi hija estaba atada en una tabla porque no tenían ascensor para camilla. Apenas la vi, dije ‘se murió’, porque estaba toda hinchada y morada. De ahí salí corriendo y me fui para el sanatorio donde quisieron reanimarla y no pudieron”, expuso.

Finalmente, la autopsia del cuerpo determinó que Romina había muerto por una embolia de grasa y un edema de pulmón como consecuencia del procedimiento.

Para la mamá de la joven, la muerte está vinculada a mala praxis y a todas las negligencias que rodeaban a Lotocki, como no tener una sala de reanimación ni anestesista. “Es un psicópata, no tiene empatía con nadie”, aseguró.

El cirujano fue juzgado por homicidio culposo tras la muerte de Romina, pero un fallo determinó “falta de mérito”.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin