Renunció la canciller Susana Malcorra

Susana Malcorra renunció como canciller, cargo que ahora será ocupado por Jorge Faurie, hasta ahora embajador argentino en Francia.El anuncio de la partida de Malcorra fue encabezado, sorpresivamente, por el propio Macri, quien se presentó en una conferencia de prensa que se realizó en Casa Rosada. A su lado, la renunciante aguardó su turno para agradecerle la oportunidad de ser canciller y repasar parte de su gestión.

Faurie asumirá su nuevo rol el próximo 12 de junio, tras un breve período de transición con el equipo de Malcorra. La saliente funcionaria se radicará en España y seguirá asesorando al Gobierno en materia de política internacional.

“Nuestra canciller nos abandona, no del equipo, pero sí como canciller por temas personales”, dijo Macri, quien valoró la tarea de la todavía canciller. Cabe recordar que el Gobierno la respaldó en su momento en la carrera por la secretaría general de la ONU, sillón que dejó el coreano Ban Ki-moon, y que quedó en poder del portugués António Guterres.

Consultada sobre la vacante en la embajada en Estados Unidos, lugar que dejó Martín Lousteau para competir en las elecciones legislativas de este año, Malcorra respondió: “Estamos terminando algunas decisiones, hay nombres en mente sobre la posición en Washington, como dijo el Presidente la idea es que sea alguien de carrera”.

Definitivamente, esto que me tocó hacer, ha sido la máxima responsabilidad y el máximo honor que he tenido como persona“, señaló Malcorra.

Agregó que estaba “convencida” de que su tarea en la Cancillería la hizo “siempre poniendo el interés de la Argentina y de los argentinos como prioridad“.

Malcorra destacó los avances de la Argentina en el G20 y la relación bilateral con todos los países del mundo durante su gestión.

El Presidente me ha pedido que arme un consejo asesor para pensar estratégicamente qué hacer y cómo posicionarse para adelante, y en proyectos específicos, como la OMC“, informó la saliente canciller.

Jorge Faurie ya había  tenido un cargo relevante en la Cancilleria. Fue el segundo de Carlos Ruckauf durante el interinato se Eduardo Duhalde. Fue desplazado en medio del escándalo por las cuentas menemistas en Suiza y le dejó su lugar el economista Martín Redrado.Faurie fue quien, como director de Ceremonial de la Cancillería, le renovó el pasaporte diplomático a su amigo, socio y secretario de Menem, Ramón Hernández. Ese tipo de pasaportes permite pasar las aduanas sin control en los aeropuertos del mundo, y Hernández no lo devolvió. El flamante Canciller designado mantenía vínculos comerciales con Hernández y fue investigado por la Oficina Anticorrupción por haber omitido en su declaración jurada la sociedad que compartía con el entonces secretario privado de Menem. La Oficina Anticorrupción denunció en 2002 a Faurie ante la Justicia por omisión maliciosa de dicha sociedad en su declaración jurada. Causa que quedó en ese entonces a cargo de la jueza federal María Servini de Cubría.

Faurie era socio en Costes S.R.L. de Hernández, y justificó su decisión de mantener la empresa en el anonimato patrimonial: “No debo declarar esta empresa porque no llegué a poner un peso”, se defendió en su momento.

Además, fue jefe de protocolo en el gobierno de Carlos Menem  y también durante el traspaso de mando del presidente Mauricio Macri.

 

De extensa carrera profesional, Faurie ocupó lugares destacados durante las últimas cuatro décadas. Fue vicecónsul entre 1975 y 1976, ocupó la Secretaría General del Ministerio de Relaciones Exteriores en 1992, fue director nacional de Ceremonial del Ministerio de Relaciones Exteriores entre 1994 y 1997 y secretario de Relaciones Exteriores de la misma cartera durante el 2002. Fue embajador en Portugal entre el 2002 y 2013. Del 2014 al 2015 ocupó la Secretaría de Coordinación y Cooperación Internacional y, finalmente, en el 2016 llegó a la Embajada de París.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password