Somos lo que comunicamos

Las personas no sólo son juzgadas por lo que saben, sino también por las cualidades comunicativas que poseen, es decir por lo qué dicen y cómo lo dicen.
 
Esta es la razón por la cual es importante saber que el impacto de un mensaje, el impacto de nuestra comunicación cuando hablamos en una reunión de ventas, en una clase, ante cualquier público, se basa en 3 tipos de lenguaje:
 

  1. Lenguaje no verbal.
  2. Lenguaje Paraverbal.
  3. Lenguaje Verbal.

 
La calidad de nuestra comunicación dependerá de la interacción de los tres.
Cada uno de ellos tiene un impacto diferente en cualquier tipo de comunicación.
 
En lenguaje no verbal o lenguaje corporal, representa el 55% de nuestra comunicación. El lenguaje paraverbal o sea tono de voz el 38 %. El lenguaje verbal representa solamente el 7 % de la capacidad de influir en los demás.
Por lo tanto el que mayor peso tiene en toda comunicación es el lenguaje no verbal o corporal.
 
Ahora bien, de qué manera comunica cada uno de ellos.
El lenguaje no verbal lo hace a través de la postura corporal, los gestos, ademanes, la mirada, la posición de las manos, las expresiones de la cara.
Esto implica que como nuestro cuerpo no deja de “hablar” siempre estamos comunicando o como dice la Programación Neuro Linüística (PNL), no podemos no comunicar.
 
El lenguaje paraverbal o tono de voz que representa el 38% lo constituyen la velocidad, volumen, tono y timbre de nuestra voz. ES A través del tono que podemos trasmitir entusiasmo, emotividad, apatía, calidez y enojo entre otras emociones.
 
El lenguaje verbal, el 7% lo representan las palabras y frases que decimos.
 
Ser conscientes que cuando estamos comunicando, no sólo nos escuchan, también nos ven es básico para lograr una buena comunicación, así podemos hacer que sientan lo que decimos y lo vivan.
 
Cuando comunicamos, siempre lo hacemos en 2 niveles y por lo general no somos conscientes de esto.
 
El primer nivel es el “qué” decimos.
El primer nivel es el “cómo” lo decimos.
Son 2 niveles diferentes, explican cosas diferentes y se procesan de manera diferente.
 
El “qué” habla del tema, el problema, la solución, y lo procesamos de manera consciente, nuestra atención se encuentra en lo que estamos diciendo.
 
El “cómo” habla de nuestras emociones. Son nuestros sentimientos los que determinan el tono de nuestra voz e incluso nuestro lenguaje corporal a la hora de comunicar.
Las mismas palabras con un sentimiento distinto (con un “cómo” distinto) suenan completamente diferentes.
 
La voz refleja también lo que sentimos.
Por eso muchas veces no debemos cambiar lo que decimos  para mejorar nuestra comunicación, sino lo que sentimos.
 
Nuestra comunicación con los demás, está condicionada por nuestros sentimientos.
Son los sentimientos los que determinan el tono de nuestra voz.
Las mismas palabras con un sentimiento distinto, suenan de una forma completamente diferente. Son nuestros sentimientos los que afectan nuestro mensaje, de ahí la importancia de conocer siempre nuestros sentimientos a la hora de querer comunicar.
 
Si queremos mejorar nuestra comunicación tanto en el ámbito laboral como profesional, es importante comunicar conscientemente con los 3 lenguajes.
 

Mario Sanguinetti4 Posts

Más de 20 años asesorando empresas y formando a sus colaboradores en Experiencia de Cliente, Trabajo en equipo y Liderazgo, Comunicación y oratoria.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password