Scorpius team members watch a live feed as the Spacecraft Odysseus lands on the moon from Scorpius Space Launch Company in Torrance, California, on February 22, 2024. The Intuitive Machines Nova-C class lunar lander, powered by SSLC propellant tanks, is bound for the moon, where it will attempt to land near the south pole on February 22 and carry out experiments that pave the way for the return of US astronauts later this decade. (Photo by David SWANSON / AFP)

Una misión de una empresa privada de Estados Unidos y financiada por la NASA logró alunizar

Compartí esta noticia !

La empresa Intuitive Machines, con base en la ciudad de Houston, logró posar hoy en la Luna a la primera nave espacial estadounidense en más de 50 años como parte de una nueva flota de robots comerciales no tripulados, financiada por la NASA y destinada a preparar misiones con astronautas.

Los controladores de vuelo confirmaron esta noche que recibieron “una señal débil”, aunque no quedó claro de inmediato si el módulo de alunizaje Nova-C “Odysseus” estaba completamente operacional luego de que en la transmisión en vivo los comentaristas sugirieran que pudo haberse desviado.

El módulo hexagonal, que transporta experimentos científicos de la NASA y que mide un poco más de cuatro metros de alto, alunizó cerca del polo sur del satélite a las 23.23 GMT, tras reducir su velocidad, consignó la agencia AFP.

“Podemos confirmar, sin duda alguna, que nuestro equipo está en la superficie de la Luna, y estamos transmitiendo” declaró Tim Crain de Intuitive Machines durante un video, difundido en directo por la compañía.

“Felicitaciones equipo de IM, veremos cuánto más podemos conseguir con esto”, añadió.

Odysseus se lanzó el 15 de febrero en un cohete Falcon 9 de SpaceX y cuenta con un nuevo tipo de sistema de propulsión de oxígeno líquido superenfriado y metano líquido que le permitió surcar el espacio en tiempo récord.

En enero, el intento previo realizado por otra empresa estadounidense -Astrobotic- terminó en fracaso, lo que generó dudas sobre si la industria privada podía repetir la hazaña que la NASA logró por última vez durante su misión tripulada Apolo 17 en 1972.

Te puede Interesar  Las monedas “cazabobos”: cómo detectar estafas con cripto e identificar una buena inversión

La misión actual “será una de las primeras incursiones en el polo sur para observar las condiciones medioambientales del lugar al que vamos a enviar a nuestros astronautas en el futuro”, dijo Joel Kearns de la NASA.

“¿Qué tipo de polvo o de suciedad hay? ¿Qué tan caliente o frío es? ¿Cuál es la radiación ambiental? Son algunas de las cosas que quieres saber antes de enviar a los primeros exploradores humanos”, agregó.

El lugar elegido por Intuitive Machines está situado a unos 300 kilómetros del polo sur de la Luna y el cráter de destino se llama Malapert A, en honor a un astrónomo del siglo XVII.

El polo sur lunar es de especial interés porque contiene agua en forma de hielo, que podría explotarse.

“La NASA espera enviar astronautas a la Luna partir de 2026 con sus misiones Artemisa. Para prepararlas quiere estudiar la región más de cerca”, se indicó.

Para conseguirlo usa su nuevo programa CLPS de la NASA, que ha encargado a empresas privadas que lleven su material científico a la Luna, en lugar de desarrollar ella misma vehículos para hacerlo.

Intuitive Machines es una de estas empresas seleccionadas. Su contrato con la NASA para esta primera misión, denominada IM-1, asciende a 118 millones de dólares.

El objetivo es reducir los costos para la agencia pública de los Estados Unidos, pero seguir desarrollando la economía espacial, a pesar de los riesgos.

El módulo de aterrizaje lunar transporta seis cargamentos privados (incluidas unas esculturas del artista contemporáneo Jeff Koons que representan las fases de la Luna) y seis instrumentos científicos de la NASA.

Te puede Interesar  El 5G y las Industrias 4.0

Además, unas cámaras situadas bajo el módulo de aterrizaje lunar analizarán la cantidad de polvo arrojado durante el descenso, con el fin de compararlo con los de la misión Apolo.

Otro instrumento estudiará el plasma lunar (una capa de gas con carga eléctrica) y medirá las ondas de radio procedentes del Sol y de otros planetas.

El módulo de alunizaje funcionará con paneles solares. Se espera que esté activo siete días desde el alunizaje, para después quedar inoperativo.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin