Una Startup innova implantando electrodos en un paciente, para tratar la depresión

Compartí esta noticia !

Inner Cosmos, es una de las crecientes empresas que trabajan en dispositivos médicos que utilizan electrodos para interactuar con el cerebro humano

Un grupo de médicos, en San Luis, EE.UU. utilizaron la tecnología en la búsqueda del alivio de la depresión severa en pacientes, por medio del uso de electrodos implantados en el cráneo que envían pequeños impulsos eléctricos al cerebro.

La startup Inner Cosmos, forma parte de un grupo cada vez más numeroso de empresas tecnológicas que trabajan en dispositivos implantados en el cerebro. El ensayo, el primero de este tipo que se utiliza implantes en el hueso del cráneo para tratar la depresión, significa un paso adelante en los esfuerzos de los científicos para tratar los trastornos del estado de ánimo con hardware. También es una señal de progreso para los implantes que se colocan dentro del propio cráneo.

“Cada vez que se implanta una tecnología en un paciente, es un hito importante” afirma el neurocirujano de Nueva York, Benjamin Rapoport.

Existen otras empresas de alto perfil que se centran en ayudar a las personas a enfrentar la parálisis.

Elon Musk, afirma que su empresa Neuralink ha permitido a monos jugar videojuegos con la mente. Y Synchron inició recientemente su ensayo en humanos en los EE.UU. con la esperanza que una persona pueda enviar mensajes de correo electrónico y de texto, solo con sus pensamientos. Cómo ya lo han hecho otros pacientes, en Australia.

A diferencia de otras empresas, Inner Cosmos se centra en los estados de ánimo. Utiliza un tipo de cirugía diferente, que permite implantar el dispositivo dentro del cráneo. Es menos invasiva que la técnica de Neuralink, que recaudó alrededor de U$S360 millones, para colocar electrodos a mayor profundidad del cerebro.

Te puede Interesar  Más apetito, más “picoteo” y menos ejercicio: las trampas que el invierno le pone a nuestros hábitos

En tanto el CEO de Inner Cosmos, Meron Gribetz, señala que mientras que la operación sea más sencilla, más gente estará dispuesta a utilizarla. Esto ayuda a la empresa en la creación de una nueva herramienta de mercado masivo para la depresión resistente al tratamiento, que se calcula que afecta a 2,8 millones de adultos sólo en EE.UU. “Queremos ayudar al mayor número de pacientes”, afirma Gribetz.

Mientras que unas empresas tratan de elaborar una cirugía más invasiva, otras, como Kernel se alejan de este tipo de implantes profundos, y construye un casco con electrodos que logra objetivos similares, pero no requiere de cirugía. Y Synchron, evita la cirugía enviando los electrodos al cerebro mediante los vasos sanguíneos, a través de un stent.

Otras como Epiminder, trabaja en un dispositivo similar al de Inner Cosmos, con el objetivo de tratar la epilepsia, creando un pequeño hueco en el hueso cerca del cerebro para su dispositivo.

Si bien la idea no es nueva, ya que los electrodos se usan históricamente en el tratamiento de la epilepsia y el Parkinson, lo que hace particular al procedimiento de Inner Cosmos es la capacidad de lo que los científicos llaman potenciales de campo locales de alta resolución (potenciales eléctricos localizados en la superficie del cerebro, que superan la aletoriedad de las grabaciones de neuronas individuales), sin penetrar en el cerebro. Si funciona, la técnica podría llegar a tratar una gama más amplia de trastornos cognitivos.

Este estudio durará un año, es probable que incluyan uno o dos pacientes más. Los neurocientíficos han debatido sobre la parte del cerebro a la que hay que dirigirse para conseguir mejores resultados en los tratamientos de la depresión. La zona que utilizó Inner Cosmos, es similar a otra técnica conocida como estimulación magnética transcraneal, que no requiere cirugía, pero tarda más en aplicarse, que el dispositivo utilizado.

Te puede Interesar  Twitter prohíbe el uso de apps externas

“No hay duda que hay más empresas que intentan hacer cosas cada vez menos invasivas, porque eso siempre facilita la adopción de un producto y acorta el camino hacia el mercado (…) Pero creo que, a largo plazo, los productos más sorprendentes requerirán un implante” señaló Max Hodax, ex director de operaciones de Neuralink, creador de la empresa de informática cerebral Science.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin