A un paso, un mejor método para el control de componentes en yerba mate elaborada

Mayor precisión para obtener más transparencia. De esta manera se puede resumir la decisión de la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL) de proponer (el 28 de marzo de 2017) la incorporación al Código Alimentario Argentino del método de análisis de fibra cruda para determinar los componentes en yerba mate elaborada, un cambio solicitado por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), con el acompañamiento de los Gobiernos de Misiones y Corrientes, y cuyo cumplimiento debe ser corroborado por las áreas de Bromatología de cada provincia.

 

“De esta manera damos curso a uno de los reclamos del sector productivo, que solicitó más confiabilidad en la verificación del contenido del producto final”, expresó el presidente del INYM, ingeniero agrónomo Alberto Re, al tiempo que ponderó que “el método aprobado en esta instancia cumple con la ecuación dada en la Norma IRAM 20514, y rige tanto para yerba con palo como para yerba mate despalada”.

 

La propuesta fue aprobada por unanimidad por los más de 20 representantes provinciales de las áreas de salud y producción en la CONAL; actualmente se encuentra en instancia de consulta pública (por 30 días ) y de la CONASE (órgano de consulta obligatoria de carácter no vinculante de la CONAL). Luego, de no mediar observaciones, se enviará a trámite administrativo para su posterior publicación en el Boletín oficial.

 

Entonces, se modificaría los incisos 2.1 y 2.2 del artículo 1194 del capítulo XV del Código Alimentario Argentino, incorporando el método de fibra cruda para determinar qué cantidad de palo se encuentra en la fracción que pasa por el tamiz n° 40, de acuerdo a la norma IRAM 20511, con el fin de mejorar la genuinidad y calidad del producto.

 

Qué hay en el polvo

 

Diferenciar hoja y palo en el polvo de yerba mate. Esa es la premisa, el próximo paso, explicó el ingeniero agrónomo Raúl Escalada, sub gerente del área Técnica del INYM.

 

“El porcentaje de palo en la yerba mate está normatizado por el Código Alimentario Argentino, donde dice claramente que la yerba está tiene  componentes fundamentalmente: la hoja, que tiene que tener un mínimo de 65 por ciento, y palo que debe alcanzar un máximo de 35 por ciento. Pero hay un tercer componente que no está descrito en el Código Alimentario: el polvo, que es producto de la fricción de la molienda que se genera. Ese polvo hoy día es considerado hoja molida en su totalidad, y sabemos que puede no darse esa situación, que ese polvo puede estar compuesto por hojas pero también por palo molido”, detalló Escalada al fundamentar el cambio de método de análisis de componentes en yerba mate elaborada.

 

“Esa cantidad de palo que contiene el polvo –continuó- no se puede cuantificar por los métodos actuales de control que son las zarandas.

Por lo tanto, hubo que proponer la posibilidad de un cambio  de metodología para analizar el polvo de yerba mate y diferenciar lo que es polvo de hoja y lo que es polvo de palo. Esa es la propuesta que llevó el INYM (ya en enero) a la Conal, con el acompañamiento de los gobiernos de Misiones y Corrientes”.  

 

Mayor precisión

 

El ingeniero Miguel Schmalko, investigador especializado en yerba mate de la Universidad Nacional de Misiones (UNAM), manifestó que el nuevo método “Es mucho más preciso”, y aclaró que el cambio “impulsa mejoras para superar ante todo un problema de lealtad comercial”.

 

 

¿Cuál es la diferencia fundamental entre el método que se viene utilizando y el aprobado por la Conal?

 

El nuevo método es mucho más preciso.

 

Hasta ahora, el método consiste en hacer un tamizado de la muestra, y en ese tamizado, las fracciones de mayor tamaño se separan manualmente y las fracciones más pequeñas pasan la malla 40, es polvo que puede estar compuesto por hoja y palo.

 

Actualmente se utilizan zarandas, donde van sedimentando por distintas granulometría el palo grueso, el palo más fino, la hoja, y en la última zaranda, que es malla 40, es donde pasa el polvo.

 

Con el nuevo método se verifican todas las partes, se determina la fibra cruda y a partir del valor que se tenga, se estima  el porcentaje de palo a partir de una correlación que fue generada con anterioridad, a partir de las normativas del IRAM.

 

En la práctica, pasamos de un método de verificación físico a uno físico químico.

 

 

¿Qué cambios implica en la práctica la efectivización de este método?

 

El método de determinar la fibra cruda lleva más tiempo que el método actual… son por lo menos 24 horas de trabajo.

 

Probablemente tendremos que trabajar en forma conjunta entre UNAM, Ministerio de Salud Pública y privados.

 

Durante los últimos años fuimos buscando métodos alternativos y actualmente el INYM está financiando proyectos en la UNAM para encontrar métodos más simples.

En el futuro quizás podamos encontrar métodos más simples.

 

 

Este método, recién aprobado por la Conal, está normalizado, tiene normas IRAM, se hizo ensayo inter laboratorios exitosamente.

 

La efectivización de esta medida recae en las autoridades sanitarias de cada provincia; son las áreas de Bromatología de cada provincia las que tiene injerencia sobre la calidad de los productos alimenticios, y la yerba mate es un producto alimenticio.

 

¿Cómo se puede explicar este cambio al consumidor de yerba? En qué le cambia al consumidor?

 

Es importante decir que el palo es parte de la planta, no es perjudicial para la salud; aquí, en esta instancia, estamos cambiando el método porque estamos ante un problema de lealtad comercial.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password