Cómo sigue el romance del Iberá: preparan la primera junta de Tania y Chiqui y alistan arribo de Isa

En el co­ra­zón del Ibe­rá, don­de los pro­yec­tos de rein­tro­duc­ción de es­pe­cies son va­ria­dos y man­tie­nen ac­ti­vi­dad cons­tan­te, la de los ya­gua­re­tés es una his­to­ria que man­tie­ne la aten­ción de los es­pe­cia­lis­tas, am­bien­ta­lis­tas de to­do el mun­do y en es­pe­cial de quie­nes lle­van ade­lan­te un de­sa­fío que pa­re­cía im­po­si­ble: con­se­guir que nue­vos ca­cho­rros de la es­pe­cie que se ha­bía ex­tin­gui­do ha­ce 60 años vuel­van a la na­tu­ra­le­za.
En el Cen­tro Ex­pe­ri­men­tal de Crí­as de Ya­gua­re­tés (CECY) que ma­ne­ja la Con­ser­va­tion Land Trust la pri­ma­ve­ra se apro­xi­ma a pa­so ace­le­ra­do. No so­lo el pai­sa­je se mo­di­fi­ca, con los bro­tes nue­vos de las plan­tas y la pro­me­sa de nue­vas crí­as por na­cer en las di­fe­ren­tes es­pe­cies que ha­bi­tan el Ibe­rá. Tam­bién su­ce­de en los gran­des re­cin­tos que ha­bi­tan los ya­gua­re­tés.
La úl­ti­ma de las in­cor­po­ra­cio­nes al staff de re­pro­duc­ti­vos fue Ta­nia, una hem­bra jo­ven que ya es­tá ter­mi­nan­do su eta­pa de adap­ta­ción en el lu­gar. Quie­nes se ocu­pan del ma­ne­jo de los ani­ma­les se de­di­ca­ron en­tre ju­lio y agos­to a pro­po­ner­le de­sa­fí­os di­fe­ren­tes a Ta­nia, que la hem­bra hi­ja de To­bu­na pu­do re­sol­ver de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria.
“La fal­ta de una de sus pa­tas tra­se­ras es una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro en la na­tu­ra­le­za eso que en­tre los hu­ma­nos po­dría sig­ni­fi­car­se co­mo una dis­ca­pa­ci­dad no su­ce­de en­tre los ani­ma­les. El ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia y la po­si­bi­li­dad de un en­tor­no que le ha­bi­li­te en­tre­nar son de gran ayu­da. Ta­nia es­tá adap­tán­do­se muy bien”, ex­pli­có al diario Épo­ca de Corrientes, Se­bas­tián Di Mar­ti­no, uno de los bió­lo­gos de CLT a car­go de la rein­tro­duc­ción.

TANIA DISFRUTA DE SU PILETA EN EL CENTRO DE CRÍA.

TANIA DISFRUTA DE SU PILETA EN EL CENTRO DE CRÍA.

Y al rit­mo que lle­va su adap­ta­ción, los pla­nes pa­ra Ta­nia no pue­den ser me­jo­res: en su pró­xi­mo ce­lo se­rá la pri­me­ra jun­ta de apa­re­a­mien­to. Su com­pa­ñe­ro se­rá Chi­qui, un ya­gua­re­té pa­ra­gua­yo que fue ce­di­do al pro­yec­to en prés­ta­mo por la re­ser­va fau­nís­ti­ca Atin­guí que ge­ren­cia la En­ti­dad Bi­na­cio­nal Yacy­re­tá en el ve­ci­no pa­ís.
“Den­tro de los re­cin­tos se ar­ma­ron es­truc­tu­ras con ta­ri­mas, pa­ra que Ta­nia pu­die­ra su­bir y ba­jar y al­can­zar ár­bo­les. Mos­tró mu­chos pro­gre­sos y se mue­ve per­fec­ta­men­te en el oc­tó­go­no”, ase­gu­ró Di Mar­ti­no.
La jo­ven Ta­nia, que lle­gó des­de el zo­o­ló­gi­co de Ba­tán al igual que To­bu­na, des­cu­bre por es­tos dí­as la vi­da en el Ibe­rá. Y dis­fru­tar de las sies­tas en la pi­le­ta que si­mu­la una la­gu­na den­tro de su re­cin­to es una de sus ac­ti­vi­da­des fa­vo­ri­tas.
“Tu­vo su pri­mer ce­lo ha­ce al­gu­nas se­ma­nas den­tro del CECY. Y allí se la reu­nió con Chi­qui. Pe­ro los ejem­pla­res no co­pu­lan la pri­me­ra vez que se en­cuen­tran. Se es­tu­dian, se co­no­cen. To­do el en­cuen­tro re­sul­tó exi­to­so”, ase­gu­ró el bió­lo­go. Aho­ra “se es­pe­ra el se­gun­do ce­lo pa­ra que sea la pri­me­ra jun­ta con fi­nes re­pro­duc­ti­vos”, an­ti­ci­pó.
Así, con la ex­pec­ta­ti­va por la po­si­bi­li­dad de la con­cep­ción re­no­va­da, en el San Alon­so to­do es ac­ti­vi­dad in­ten­sa.
Pe­ro ade­más en­tre los ob­je­ti­vos pa­ra los pró­xi­mos me­ses se cuen­ta el re­or­ga­ni­zar el CECY: pri­me­ro a To­bu­na, que por ser la ma­dre de Ta­nia y no ha­ber po­di­do con­ce­bir en los dos años que lle­va den­tro del pro­yec­to se­rá re­em­pla­za­da de su fun­ción re­pro­duc­ti­va. Y, por otra par­te, ha­brá que ha­cer­le si­tio a Isa; una ejem­plar que se­rá la pri­me­ra en arri­bar des­de Bra­sil.“Chi­qui, Na­huel y To­bu­na es­tán muy bien en el CECY. Pe­ro a To­bu­na ya no la es­ta­mos cru­zan­do, por­que co­men­za­mos a tra­ba­jar con Ta­nia”, ex­pli­có Di Mar­ti­no. “Es­pe­ra­mos que an­tes de ter­mi­nar sep­tiem­bre se in­cor­po­re Isa, la ya­gua­re­té bra­si­le­ña, pro­ce­den­te de Cu­ri­ti­ba”, ade­lan­tó. “So­lo fal­ta un cer­ti­fi­ca­do ve­te­ri­na­rio y con eso es­ta­ría en con­di­cio­nes de ve­nir”, an­ti­ci­pó.
La nue­va hem­bra se ins­ta­la­rá en la cua­ren­te­na pre­pa­ra­da en la Es­ta­ción Bio­ló­gi­ca de San Ca­ye­ta­no. Allí es­tán aho­ra dos gru­pos de pe­ca­rí­es y unos sie­te ejem­pla­res de osos hor­mi­gue­ros re­cu­pe­ra­dos de si­tua­cio­nes de cau­ti­ve­rio y de ope­ra­ti­vos de trá­fi­co ile­gal de fau­na, que son tra­ta­dos por bió­lo­gos es­pe­cia­li­za­dos an­tes de ser rein­tro­du­ci­dos en el ám­bi­to de la re­ser­va.

La rei­na ce­de el tro­no
Con la in­cor­po­ra­ción de Ta­nia y la lle­ga­da pró­xi­ma de Isa, la pri­me­ra de las hem­bras en arri­bar al pro­yec­to en 2015 (que in­clu­so fue re­ci­bi­da por el im­pulsor del pro­yec­to, Dou­glas Tomp­kins en San Alon­so cuan­do aún es­ta­ba con vi­da) es­tá cer­ca de ter­mi­nar su es­ta­dí­a.
“Pla­ni­fi­ca­mos un re­cin­to bien gran­de pa­ra ella. Ya es­ta­mos tra­ba­jan­do con los pla­nos. To­da­vía no te­ne­mos cla­ro dón­de es­ta­rá ubi­ca­do, pe­ro una de las opcio­nes es la re­ser­va Agua­rá. En ca­so de que ten­ga­mos que sa­car a To­bu­na del Cecy, po­dría te­ner su es­pa­cio pre­fe­ren­cial en ese lu­gar”, eva­luó.
“Don­de fue­ra, se­rá un gran re­cin­to. Un lu­gar don­de pue­da te­ner un re­ti­ro dig­no. No se pue­de te­ner ani­ma­les em­pa­ren­ta­dos en el Cen­tro de Cría en plan­tel, es una de las re­so­lu­cio­nes que per­mi­ten la ha­bi­li­ta­ción del cria­de­ro”, re­cor­dó Di Mar­ti­no.
Mien­tras, las ges­tio­nes pa­ra el arri­bo de Isa si­guen en mar­cha. Y has­ta que la hem­bra bra­si­le­ña ter­mi­ne la cua­ren­te­na en San Ca­ye­ta­no “hay su­fi­cien­te tiem­po pa­ra ter­mi­nar de de­fi­nir dón­de se cons­trui­rá el nue­vo ho­gar de To­bu­na”, in­di­có.

MACRI Y AWADA VOLARON HASTA SAN ALONSO POR CECY.

MACRI Y AWADA VOLARON HASTA SAN ALONSO POR CECY.

Vi­si­ta pre­si­den­cial

Ta­nia, Chi­qui, To­bu­na y Na­huel re­ci­bie­ron el fin de se­ma­na pa­sa­do una vi­si­ta ines­pe­ra­da. El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, jun­to a su mu­jer Ju­lia­na Awa­da y su pe­que­ña hi­ja An­to­nia eli­gie­ron pa­sar un fin de se­ma­na en fa­mi­lia en una de las es­tan­cias de CLT ubi­ca­da en Car­los Pe­lle­gri­ni.
Des­de allí, Ma­cri fue in­vi­ta­do a vo­lar has­ta la is­la de San Alon­so, don­de jun­to a la pri­me­ra da­ma pi­die­ron vi­si­tar el Cen­tro de Cría de Ya­gua­re­tés.
“Pa­sa­ron el fin de se­ma­na con la ne­na en­tre car­pin­chos, ñan­dú­es y zo­rros. Uno de los ani­ma­li­tos que más le gus­tó a An­to­nia fue Aran­dú, la pe­que­ña cría de Ta­pir.
Lue­go el Pre­si­den­te y la Pri­me­ra Da­ma vo­la­ron has­ta San Alon­so pa­ra co­no­cer el CECY”, re­la­ta­ron des­de la fun­da­ción que aho­ra con­du­ce la mu­jer del am­bien­ta­lis­ta, Kris McDi­vitt Tomp­kins.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password