Con 18 años armó una fábrica de ladrillos y da trabajo al barrio y sus amigos

Tiene 18 años. Quiso ser médica, pero por cuestiones económicas y la pandemia, el objetivo fue demorado. Lejos de resignarse por no poder cumplir con su sueño, se transformó en emprendedora. Apenas terminó la secundaria Talía comenzó a trabajar en el parque provincial de los Saltos del Moconá y con lo que gana, financió el primer paso de su emprendimiento: una fábrica de premoldeados de ladrillos, que cada vez gana más mercado en El Soberbio y ciudades cercanas.


Fue un compañero de trabajo el que le dio la idea, sin querer, al hablar de los altos precios de los ladrillos. Rápida de reflejos, Talía compró una máquina manual para fabricar los ladrillos y comenzó el emprendimiento en el patio de la casa familiar. Hoy tiene tres trabajadores semipermanentes y aspira a llegar a diez. En paralelo, administra un pequeño vivero con el que vende plantas a los turistas. 

“Siempre me gustaron los desafíos y probar cosas nuevas, como sé que en mi zona la construcción con bloques es algo nuevo, quise  trabajar en esa idea. Mi compañero, el que me dio la idea, fue el primer comprador y me encomendó 1.000 bloques. Ahora hay bastante gente interesada”, cuenta Talía Alves. 

La joven se convirtió en la atracción del barrio e incluso varios vecinos son contratados por día para colaborar en el armado de los ladrillos y la mezcla de cemento, arena y polvo de piedra.

“Es un trabajo muy pesado y como es manual no es tan rápido”, señala la emprendedora. 

“Mi meta es poder crecer en este negocio, y poder emplear la gente que quiera trabajar. Estoy tratando de conseguir una mezcladora y la máquina ponedora de bloques”, explica. Encaradora, no dudó en pedirle una mano al gobernador Oscar Herrera Ahuad en una de sus visitas a la localidad. 

“Mi sueño es que eso salga tan bien que pueda generar  empleos en mi zona, y de igual forma tanto para hombres como mujeres”, remarca la joven que es hija única y sorprendió a sus padres con la idea de los ladrillos. No fueron los únicos. Sus ex compañeros del BOP 76 también la miraron con extrañeza. Pero ahora la toman como ejemplo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password