Continúa la incertidumbre para 10 empleados de Garbarino en Misiones

En comunicación exclusiva con Open 101.7, Agustín Gómez, el secretario adjunto del Centro de Empleados de Comercio, explicó la situación de despidos a la cual se expusieron a más de 1.800 trabajadores a nivel nacional y, particularmente en Misiones, podría repercutir en varias familias. 

La empresa viene con un conflicto e incumpliendo sus deberes hace bastante tiempo. Hace 2 años que venimos denunciando esta situación de la empresa con los trabajadores. Les pagaban mal el sueldo, en cuotas, le deben aguinaldos”, detalló Gómez. Esta situación impactó de forma directa en 35 trabajadores misioneros. 

Sumado a lo anterior, en las últimas horas trascendió la información de que aparentemente estaría enviando telegramas de despidos a sus empleados y entre ellos estarían incluidos los trabajadores de Posadas. En relación a esto, explicó que “los trabajadores siguen cobrando el REPRO, un sueldo que es un subsidio del gobierno nacional, con un monto de $22 mil aproximadamente; quedando como deuda salarial la otra parte de su sueldo al tiempo que siguen sin tener una sucursal y sin saber cómo sigue la situación”.  

Además, resaltó que al momento los trabajadores posadeños no recibieron ningún telegrama de despido y que, desde el Sindicato, están atentos a la situación dado que sigue en vigencia el DNU 329/20 que prohíbe los despidos. 

Sostuvo además que desde el Sindicato están en “diálogo permanente para saber si algún trabajador recibe el telegrama, porque en caso de que ocurriera el procedimiento es rechazar automáticamente ese telegrama. Seguimos reclamando su situación en cuanto a su salario y condiciones de trabajo y hay audiencias dentro del Ministerio de Trabajo de la Nación en las que la empresa alega que no pueden sostener el empleo de cada uno de los trabajadores ni la actividad”.  

A diferencia de la situación a la que se exponen trabajadores del resto del país, en Misiones un empleador local contrató a algunos de los empleados de las dos sucursales de Garbarino. “Un empresario de Alem, que tiene comercios del rubro electrodomésticos -entre ellos Delona, Armá tu Hogar y El Hogar-, contrató a varios trabajadores de Garbarino… esto hace que alrededor de 10 trabajadores sigan en una situación de marcada incertidumbre”. 

Cabe destacar que a nivel nacional, la empresa Garbarino, presidida por Carlos Rosales, cierra su 70 aniversario con denuncias de estafa, el cierre de sus locales y despidos masivos de 1.800 personas. 

Una trama compleja:

Con 70 años de historia, Garbarino termina el año con despidos masivos, el cierre de todos sus locales y con denuncias de estafa de sus clientes de Garbarino Viajes. Primero les tocó el turno a los empleados de Compumundo, ahora son 1.800 trabajadores de Garbarino que comenzaron a recibir telegramas. El ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria hasta el 17 de noviembre.

En junio del año pasado, la empresa pasó a manos de Carlos Rosales, tesorero de San Lorenzo, dueño de la aseguradora Prof y radio Continental, entre otras empresas. Se quedó con una empresa con importantes deudas, 4300 trabajadores y más de 200 locales abiertos en todo el país. El panorama actual es muy diferente: cerró todos sus locales. “En Garbarino quedarán entre 300 y 500 trabajadores, que suman a 150 trabajadores de Compumundo –empresa que está concursada-, 245 operarios en las plantas de Tierra del Fuego, más algunos empleados más que hacen un total de 1.000 personas”, señaló una altísima fuente de la compañía.

Las razones de la crisis para la empresa: “Venía de una crisis profunda de 2017 y 2018, las razones las sabrá el directorio anterior. Cuando tomamos la empresa no se hizo un due diligence demasiado exhaustivo, los trabajadores no cobraban el sueldo y los locales no tenían mercadería.  Cuando empezamos a trabajar tuvimos un crecimiento sostenido. En marzo vino la segunda ola y tuvimos que cerrar todas las sucursales. Veníamos con una empresa que facturaba 15 millones de pesos por día con un stock de 30 millones de pesos y en marzo la llevamos a facturar 4500 millones de pesos. El cierre de las sucursales, la pandemia, la falta de asistencia, hace que todo se complique. Pedimos ayuda y nos dieron Repro de $22.000, planteamos un pedido de avales al BICE para poder tener mercadería y al no lograrlo, no nos pudimos recuperar. No podemos sostener un negocio con 3.500 empleados”, según explican desde las oficinas centrales de Garbarino. 

A Garbarino no le faltaron compradores, pero nadie pudo concretar la compra porque Carlos Rosales les bajó el pulgar.  Ni Facundo Prado de Supercanal, ni diversos ofertantes de Estados Unidos que buscaban quedarse con el negocio online. Desde la empresa sostuvieron: “Prado no ofertó cinco millones de dólares como dicen y nos hizo perder cuatro meses y eso nos destruyó”, señalaron.

Mientras tantos, los trabajadores se sostuvieron con ATP, Repro y recién cobraron el Repro 2. Sin aportes, ni obra social, hicieron varias marchas y no obtuvieron respuesta. Sólo telegramas de despido. Si bien el ministerio de Trabajo decretó la Conciliación Obligatoria hasta el 17 de noviembre, nada indica que se cumpla. Tampoco pasó cuando se decretó lo mismo con Compumundo. Durante varios meses fueron al ministerio de Trabajo y no tuvieron éxito en las audiencias ya que la empresa nunca dio una solución. 

Desde Garbarino aseguran que no habrá despidos en las dos plantas Tecnosur y Digital Fueguina de Tierra del Fuego. Insisten en que están trabajando para poder terminar el trabajo a fason pendiente de aires acondicionados para Newsan y reconocen la gran ayuda del Gobierno fueguino.

Sobre Compumundo aseguran que “la empresa esta concursada, tenemos  16 locales y 150 trabajadores en sucursales y administración. Desvinculamos 170 personas, al estar la empresa concursada, la instancia judicial resolverá las indemnizaciones”.

Si bien los telegramas de despido a los 1800 trabajadores de Garbarino anuncian que no pagaran la totalidad de las indemnizaciones, ni soñar la doble indemnización, a la empresa no le fue concedido el Procedimiento Preventivo de Crisis. “Pedimos el PPC el 7 de abril pasado cuando empezamos a tener problemas, pero no hubo acuerdo. Existe una fantasía que debemos seis meses de sueldos, pero hemos respondido en la medida que pudimos, sólo debemos compensar los Repro. Se deben salarios, pero no son seis meses”, puntualizó un altísimo directivo de la compañía.

El futuro de la marca Garbarino: “Nos quedaremos con 300 o 500 empleados, despedimos a 1800 y el resto se desvinculó por retiros voluntarios. Estamos trabajando en reestructurar la empresa que tiene dimensiones enormes en un mercado que no responde a ese modelo de negocios. Queremos reestructurarla para hacerla viable, no es una decisión agradable ni simpática la que tenemos que tomar. Hemos intentado por todos los medios no llegar a esta instancia y la realidad se impone. Ojalá podamos volver a tener la misma cantidad de fuentes de trabajos que teníamos. No está en nuestra vocación despedir trabajadores. Hoy el mercado es digital, la pandemia aceleró brutalmente los tiempos, una parte podría ser por retail, pero lo estamos evaluando”.

El Gobierno se comprometió a ayudar a los trabajadores 

Frente a este panorama de despidos masivos a 1800 trabajadores a menos de 50 días de fin de año, el Gobierno busca ayudar a los empleados. Un grupo de trabajadores fue recibido por el presidente Alberto Fernández, y hace pocas horas, cinco empleados tuvieron una reunión con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas y Alejandro Sehtman,  Jefe de gabinete del ministerio. Los trabajadores salieron esperanzados, la próxima semana se les podría ofrecer una ayuda para poder pasar las fiestas en mejores condiciones. El compromiso es ayudar a los empleados a atravesar este difícil momento.

Entre las dificultades que atraviesan, los trabajadores que tenían deudas por productos comprados a la empresa fueron vendidos a estudios tercerizados de abogados que les reclaman la deuda y los incluyen en el Veraz. 

El enojo del empresario Carlos Rosales 

Mientras tanto, Carlos Rosales prefiere el silencio y en su círculo íntimo asegura que refundará la marca desde el online con algunos locales para pick up y venta. “Vamos a achicarnos para poder agrandarnos”, repite. Está muy enojado con los hermanos Garbarino y los culpa de sus males, por eso asegura que se presentará en convocatoria para verificar todo lo que se llevaron. Asegura que gastó sus ahorros en pagar sueldos y alquileres y pagar la fiesta de los anteriores dueños 
  
Lo cierto es que los trabajadores no han cobrado ni sus sueldos ni sus indemnizaciones, los que han sido despedidos. No será fácil resucitar a una marca que se está desangrando. Cuando se les pregunta a cuánto asciende la deuda, prefiere no responder.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password