De España a la UNaM: La experiencia de la movilidad en primera persona

A partir de una beca del Gobierno Vasco, tres españolas participan del Programa de Relaciones Internacionales e Integración Regional (RIEIR) de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM). En diálogo con Nexo, dos de ellas nos cuentan sobre la experiencia de su estadía en la provincia.
Miriam Bartolomé Garde es profesora de inglés y Edurne Izagirre Elizaran, profesora de tecnología y arquitecta. Ambas fueron seleccionadas por el programa Global Training que ofrece la Asociación Vasca de Agencias de Desarrollo Garapen con el objetivo de fomentar el desarrollo de empleo para jóvenes. Desde 2015, este convenio de cooperación con el Gobierno Vasco funciona en la UNaM con la participación de graduados universitarios de diferentes formaciones.
Según contaron las jóvenes, el programa de becas ofertaba 60 proyectos diferentes en distintos lugares del mundo. Miriam y Edurne optaron por la Universidad Nacional de Misiones para desarrollar el proyecto denominado “Integración universitaria en la Triple Frontera”, que involucra seguimiento de proyectos de investigación, movilidad académica, publicaciones, dobles titulaciones, elaboración y presentación a convocatorias internacionales, participación de reuniones en universidades de los tres países en el marco de las actividades del Programa de RIEIR. 
Para la obtención de la beca, las jóvenes realizaron un proceso de selección con pruebas de nivel de inglés, entrevistas personales y dinámicas grupales. La beca está subvencionada por el Gobierno vasco y las beneficiarias deben entregar informes sobre la actividad que realizan en la UNaM.  
“La beca es de formación, nosotras venimos a aportar nuestros conocimientos y a aprender, aquí ha sido todo un proceso de aprendizaje”, expresó Miriam
Por su parte, Edurne señaló que “lo más interesante ha sido conocer una institución como la UNaM, una institución pública y gratuita que también es un espacio de transmisión de conocimiento y de extensión. Podíamos haber optado por otras entidades privadas, pero me pareció interesante venir a una Universidad y conocer una realidad tan distinta de la educación superior. A nivel de extensión, el impacto social que tiene la UNaM me ha parecido impresionante”.
Desde su estadía de seis meses en Misiones, Miriam observó: “lo primero que me impactó fue el fácil acceso que tiene la Universidad para todo el mundo, el hecho de que sea gratuito, porque allá se clasifica por clases sociales. Hay universidades públicas pero no son gratuitas, entonces no todo el mundo se lo puede permitir. Tienen ayuda del gobierno pero hay que pagar una tasa de matricula por cada asignatura y no es barato”
Y luego valoró la educación pública de Argentina: “Me pareció estupendo que todo el mundo tenga las mismas posibilidades mas allá del nivel económico. Todas las ayudas que se dan para los estudiantes, el comedor, el albergue, es increíble. Hay un movimiento fuerte de jóvenes estudiando en la Universidad”. 
Movilidad y crecimiento
Desde el Programa RIEIR, las jóvenes están elaborando una encuesta que en los próximos días circulará a través de una plataforma digital para toda la universidad. El objetivo es conocer qué opina la comunidad universitaria de los programas de movilidad que ofrece la UNaM y si hay interés en participar y estudiar en el extranjero en un período de tiempo determinado. 
“Hay muchos programa de movilidad, y hay interés por parte de los estudiantes y por parte de la Universidad en crear nuevos vínculos con otras universidad y países. Cada vez habrá mas oportunidades para los alumnos y la universidad está trabajando en eso, en abrir nuevas puertas. Muchas oportunidades son a nivel económico y educativo muy interesante. Animar a los estudiantes que conozcan las oportunidad que tienen y luego que se animen, porque uno se desarrolla profesional y personalmente”, expresó Edurne.
Miriam también vivió en Nueva Zelanda y viajó por varios países. Sobre su experiencia, comentó: “Salir te da la oportunidad de ver otras realidades, de abrir los ojos y crecer como persona. Hay otro mundo más allá de los limites de tu país. Aprendes a valorar cosas que luego se echan de menos. Porque todos criticamos a nuestro país, pero cuando te vas empiezas a valorar las cosas de forma diferente. Viajar y moverte para vivir en otro lugar, es crecer”.
Por qué Misiones
A la hora de elegir el lugar para desempeñarse, la Triple Frontera fue una característica que llamó la atención a las jóvenes. “Me ha encantado Misiones, el verde, la tierra roja y el río que parece un mar. Me parece un lugar muy tranquilo para vivir”. También Edurne comentó: “La gente me decía que en la frontera había muchos problemas, que era una zona peligrosa. Al principio llegas con un poco de miedo, pero al segundo día, ese temor se te va”
A su vez reflexionaron sobre la realidad social que vivieron en estos meses. Ambas se involucraron en las movilizaciones sobre derechos humanos y género, y participan de otros espacios culturales que ofrece la ciudad. 
“A nivel personal voy conociendo la realidad del país y la provincia. Es todo un proceso porque al principio vienes sin saber y poco a poco vas conociendo otra realidad muy distinta y eso te hace reflexionar. Lo que más me ha gustado es que la gente aun estando en un momento bastante complicado a un nivel económico y político con las políticas neoliberales del gobierno actual, creo que la gente es consciente, está activa y eso me encanta. Veo que en Europa tenemos cierta comodidad, la gente no quiere hacer nada por la comunidad ni para mejorar, tienen una actitud más pasiva y acomodada. Acá, en cambio, existe esa fuerza que impulsa a organizarse y hacer cosas, sobre todo con el tema del aborto, estoy viendo que hay muchísima movilización”, analizó Edurne. 
“La gente que hemos conocido nos ha abierto los ojos sobre la realidad de aquí. En Argentina veo que hay una sensación de inferioridad frente a otros países y no es así. Los problemas que hay aquí, los hay también allá. Aunque es cierto que aquí preocupa la pobreza mucho más. Otra cosa que me duele es que no haya separación de residuos, que no puedas reciclar en tu casa. Ver basura en la calle y la gente no se preocupa por eso. Eso me impactó”, observó Miriam. 
Por su parte, en los próximos meses, Edurne pronosticó: “Espero que a nivel comunitario pueda aportar más. Me gustaría colaborar y actuar más. Igualmente, a nivel personal me está sirviendo para reflexionar sobre nuestra situación en mi país, que muchas veces el ritmo nos va llevando y no tenemos tiempo de parar”.
Para conocer más sobre el Programa RIEIR UNaM ingresar a la página del Facebook: https://www.facebook.com/RIeIR.UNaM/
 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password