Coronavirus, EDUCACION, Ultimas Noticias

Educación universitaria: Lo que dejó la pandemia

Educación universitaria: Lo que dejó la pandemia
Compartí este articulo en:

Sin dudas, la crisis sanitaria del 2020 provocó cambios en los modos de relacionarnos y comunicarnos. El encierro impactó en nuestro estado de ánimo y nuestra forma de vida.

Los procesos de enseñanza-aprendizaje no quedaron ajenos a esta transformación y tanto docentes como estudiantes de todos los niveles debieron adaptarse aprendiendo a usar nuevas herramientas digitales y enfrentarse a desafíos tecnológicos que hasta entonces no se requerían en su totalidad sino más bien como complemento de las clases presenciales.

Sumado a esto, se visibilizaron desigualdades y problemas de conectividad a Internet y accesibilidad a dispositivos como PC, tablets, netbooks y notebooks en casi todo el territorio de Misiones, lo que complicó estar realmente “conectados” a través de las pantallas.

Sobre esta realidad, docentes, estudiantes y graduados/as de la Universidad Nacional de Misiones dialogaron con Nexo Universitario para dar a conocer cuáles fueron sus experiencias y estrategias para atravesar el primer cuatrimestre en el contexto de pandemia.

ESCUELA AGROTÉCNICA ELDORADO

Camila Aquino – Estudiante: Camila tiene 14 años y es oriunda de Colonia Victoria. Sobre la experiencia de cursar el segundo año en la Escuela de Agrotécnica durante la pandemia, comentó que “fue innovadora, ya que me vi en la necesidad de implementar nuevas tecnologías y estrategias de estudios para responder a la demanda de los profesores en diversos espacios curriculares”.

Su balance es positivo pero también mencionó como una traba “la falta de computadora, la cual fue reemplazada por el teléfono celular. Como obstáculo principal fue y sigue siendo la conectividad a internet en los horarios de clases virtuales y la intercomunicación entre compañeros. Todo esto debido a la distancia geográfica de mi domicilio particular”.

Sin embargo, a pesar de las adversidades y temores, con esfuerzos Camila pudo incorporar nuevos aprendizajes, y hoy se imagina a futuro “una escuela solidaria más intercomunicada, más flexible a los cambios. Una escuela que implemente medidas de bioseguridad y abierta a las necesidades contextuales emergentes”.

Norma Obregón – Estudiante: En plena pandemia, Norma comenzó a cursar su último año en la Escuela de Agrotécnica en modalidad virtual. “Los obstáculos fueron la conectividad y también la falta de dispositivos para realizar mis trabajos. Al principio, dos meses tuve que arreglarme con el celular y fue más complicado, pero pude recuperar una computadora y eso me salvó bastante”, describe la estudiante.

A su vez, la joven destacó que una herramienta muy útil fue la página web de la escuela, donde los y las estudiantes pueden acceder a los materiales sin la necesidad de estar conectados a internet.

“La virtualidad vino para quedarse”, expresa Norma y vaticina: “Para mi la escuela va a ir evolucionando en lo que sea tecnología. Muchos alumnos cuentan con notebooks que entregaba la Nación y seguirá ayudando con más dispositivos. Va a tomar tiempo, pero dentro de 20 años, me imagino una escuela evolucionada con controles inteligentes, tablets, computadoras, lentes virtuales, no solo en la Agrotécnica, sino en todas las escuelas”.

Además la estudiante reflexiona: “Aprendimos que todos somos uno. Vino este virus y nos demostró que no somos más fuertes que nadie, somos todos iguales y la solidaridad en estos momentos es fundamental”.

Marcelo Luis Zahner – Docente: Marcelo es ingeniero agrónomo, coordinador de campo y profesor de la Cátedra de Manejo y Conservación del Recurso Suelo y Agua de la Escuela.

Transitar el primer cuatrimestre en medio de la pandemia, “fue todo un reto, ya que al inicio no estábamos preparados, no había herramientas y docentes/alumnos tenían poca información, además de que pensábamos que volvíamos pronto a la normalidad”, expresa.

Sobre los obstáculos que se fueron superando, el profesor describe: “La falta de comunicación al principio dejó muchos cabos sueltos, falta de capacitación en el uso de herramientas en la virtualidad, y además del limitado acceso de los estudiantes retirados de las ciudades para tener conexión a internet”.

A pesar de esto, Zahner sostiene que “la mayoría de los estudiantes llegó a tener una buena comprensión y material para poder sobrellevar el año. En esta pandemia aprendimos que se puede educar y que podemos adaptarnos”.

ESCUELA DE ENFERMERÍA

Marta Davalo – Docente: Si bien algunos docentes ya venían trabajando con la plataforma virtual como recurso de apoyo a la enseñanza presencial, pasar a desarrollar las clases totalmente online, requirió un amplio y arduo trabajo de toda la comunidad educativa. “Tuvimos que en muy poco tiempo adaptar los contenidos, las actividades, la evaluación y adquirir las destrezas y las habilidades digitales y por supuesto repensar y trabajar en todos los aspectos normativos de la educación en línea, que difiere ampliamente de la modalidad presencial”, cuenta la docente Marta Davalo.
Desde su mirada, la docente sostiene que “esta puede ser una gran oportunidad para integración pedagógica de las tecnologías a los procesos de enseñanza-aprendizaje y ofrecer a los estudiantes actividades más significativas, más relacionadas con el mundo real”.

“Lo positivo es que nos permitió acercarnos a otros modelos de enseñanza enmarcados en paradigmas más constructivistas”, señala Davalo y añade una cuestión para valorar: “Pudimos comenzar las actividades académicas y los estudiantes están transitando el año lectivo 2020, lo cual es muy importante”.

Verónica Silva – Egresada: Desde Buenos Aires y en modalidad virtual, Verónica Silva pudo obtener su título de Licenciada en Enfermería. Actualmente, se desempeña en el Hospital Italiano, donde atiende pacientes con coronavirus.

El 31 de marzo, en plena cuarentena, Verónica debía defender su tesis de grado, y desde la Universidad le anunciaron que sería de modo virtual. “La universidad todo el tiempo estuvo acompañándonos. Finalmente la defensa se realizó con éxito y pude obtener mi título desde Buenos aires”, cuenta Silva.

Ser enfermera en medio de la pandemia le ha dejado varios aprendizajes: “Tuve que aprender a utilizar los elementos de protección de manera correcta para cuidarnos y para cuidar a los pacientes. Somos la única persona que este paciente verá durante su internación, ya que se encuentra aislado y nadie lo puede visitar; es algo muy triste de ver como profesional, y también agradecer la posibilidad de ayudar a estas personas”.

Sobre las perspectivas en la educación, la graduada señala: “De ahora en más veo a la universidad como evolucionada hacia un futuro distinto, con nuevas oportunidades para los alumnos, y que el sistema burocrático y rutinario pueda ser modificado para una mejor labor en conjunto de todos”.

Mabel Gutier – Estudiante: Actualmente Mabel Gutier está cursando el tercer año de Enfermería, desde su hogar en Panambí. “Durante el primer cuatrimestre, la situación fue muy complicada, se presentaron muchos obstáculos, ya que todos nos vimos obligados a asistir a clase via online y la mayoría de los alumnos no tenía internet suficiente como para eso”, cuenta la estudiante.

En su caso particular, no contaba con computadora y la señal de internet era muy baja. Esa situación la obligó a transitar aproximadamente 7 kilómetros hasta la casa de un vecino para utilizar wifi y así poder asistir a las clases. Luego de unos meses, logró instalar wifi en su vivienda y así superar ese obstáculo.

Mabel describe el primer cuatrimestre: “Durante ese periodo aprendí a valorar más las clases presenciales y el importantísimo rol de los docentes en la facultad. Mi esperanza es que todo vuelva a la normalidad; que la enfermería en particular se vea valorada; que podamos compartir las clases presenciales, los mates, las reuniones que teníamos, sin miedo a estar expuesto a cualquier virus”.

Rosa Anzuate -Docente: Desde su mirada como docente, Rosa Anzuate reflexiona sobre las consecuencias de la pandemia no solo en los hábitos o la manera de trabajar, sino también en las emociones y las relaciones.

“Nos vimos obligados a conciliar con la familia sobre espacios, horarios, uso de los equipos tecnológicos y distribución de quehaceres domésticos. Se sumaba a esto el miedo al virus, el aislamiento no sólo con nuestros estudiantes sino también con nuestros seres queridos, cambios en los horarios, parecía algo tan difícil de superar”, describe.

Sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje en la modalidad virtual, detalla que “tanto docentes como estudiantes hemos tenido que aprender mucho y en muy corto tiempo, sobre diferentes plataformas, programas, métodos, se ha buscado diferentes estrategias con el fin de cumplir con los objetivos de la enseñanza-aprendizaje sin perder la calidad de los mismos”.

Como obstáculos, Anzuate describe las fallas en la conectividad, la escasez de dispositivos, desconocimiento sobre las aplicaciones, “dudas sobre si la información dada era del modo adecuado para lograr el correcto aprendizaje, cansancio, entre tantas otras situaciones”.

Y destaca que la superación de estas dificultades fue posible gracias al trabajo colaborativo entre docentes, no docentes y estudiantes. “Desde el primer momento la UNaM ha demostrado el interés por brindar las soluciones a las diferentes problemáticas que fueron surgiendo”, observa la docente y expresa: “El mejor aprendizaje que nos deja esta pandemia es el haber descubierto que somos personas capaces de enfrentar desafíos”.

Juan Amilcar Aranda – Graduado: Desde Santo Tomé, Juan Aranda vivió la experiencia única de recibir su título de Enfermero, vía Zoom. Según cuenta, fue necesario volver a dicha localidad para estar con sus padres, “ya que ellos están en el grupo de riesgo de contraer COVID-19”.

Instalado en su provincia, tuvo que pasar por la experiencia de rendir el examen final de su carrera. “Tenía una sensación de incertidumbre. Luego, cuando habilitaron las mesas virtuales, el nerviosismo y la ansiedad fue el mismo que rendir de forma presencial, porque estaba enfrente de mi computadora, los profesores estaban ahí, tenía que hablar de mi trabajo final, era una mezcla de nervios y tranquilidad, porque mi familia estaba al lado y estaban expectantes. Luego de terminar de rendir, fue una alegría inmensa recibir ese abrazo de mi mamá, fue todo muy lindo”, recuerda Aranda.

Sobre la UNaM, describe: “De ahora en más me imagino una universidad con docentes más agilizados en cuanto al uso de las tecnologías. Nuestros docentes son de gran ejemplo porque tuvieron que adaptarse y aprender a usar otras herramientas tecnológicas. Creo que de aquí en más vamos a estar verdaderamente comunicados”.

FACULTAD DE CIENCIAS EXACTAS

Iván López – Graduado: Iván López se recibió de Ingeniero Químico el 15 de mayo pasado. Es el primer graduado de esta carrera mediante la modalidad on line en la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales (FCEQyN).

El trabajo presentado se denominó “Dimensionamiento de lagunas aireadas para el tratamiento de efluentes cloacales de la localidad de Perugorría (Corrientes)”. La comunidad educativa lo pudo seguir en vivo por el canal de Youtube institucional de la facultad.

En los días previos, Iván contó con la ayuda de docentes para preparar su exposición virtual. Si bien durante la presentación sintió un poco de nervios, también describe que “no hubo inconvenientes de mayor importancia, no tuvimos problemas de conectividad, el jurado evaluador y el público virtual pudo escuchar y ver normalmente mi presentación”.

Para el reciente profesional, el balance es positivo. “Poder utilizar una herramienta virtual para terminar mi carrera de grado, fue fundamental, ya que de otra forma no hubiera sido posible recibirme aún”, señala.

Sobre el futuro de la facultad, Iván considera que “en el mediano plazo va a ser muy difícil volver a las clases presenciales. Recordemos que no todos tienen acceso a internet, y por ende es imposible seguir cursando la carrera virtualmente.

Además, hay actividades prácticas en el marco de las diferentes carreras que normalmente son desarrolladas en laboratorios de la facultad, por eso es importante y sumamente necesario desarrollar protocolos e implementarlos para volver a realizar lo antes posible este tipo de actividades”.

Brian Verón – Estudiante: “Al principio estaba lleno de incertidumbre porque no sabía cómo se iba a llevar a cabo el inicio de clases”, describe Brian Verón, estudiante de tercer año de Ingeniería Química, y destaca que los y las docentes “estuvieron presentes dando clases de consulta, de teoría y coloquio a través de la plataforma Zoom, mandando ejercicios resueltos, videos explicando ciertos temas un poco engorrosos y al crear grupos de WhatsApp también se facilita mucho la comunicación”.

También, señala: “En mi caso como no tengo computadora me veo obligado a hacer todo a través de mi celular y se me ha complicado hacer los parciales virtuales. También he visto que algunos profesores no han considerado si un estudiante tiene o no acceso a una red de internet estable para poder hacer las evaluaciones online.Algunos docentes, para evitar toda esta situación, siguen apostando a la presencialidad, con lo cual deciden no tomarnos exámenes virtuales”.

“Cuando está pandemia termine nos vamos a encontrar con aulas rebozadas de alumnos que van a querer recursar las materias que están llevando a cabo de forma virtual porque no creo que los contenidos que se están desarrollando ahora se hayan aprendido o entendido de forma satisfactoria”, sostiene.

María Florencia Puente – Docente: es docente de Informática Básica y Taller I (Computación) en primer año de las carreras Farmacia, Bioquímica y Lic en Análisis Químicos y Bromatológicos de la FCEQyN. Es especialista en Entornos Virtuales de Aprendizaje y desde 2019, como integrante del equipo de Educación a Distancia de la facultad, desarrollaron talleres de aulas virtuales y tutorías virtuales para los docentes a cargo del curso de ingreso.

“En este contexto de pandemia aprendimos que una de las competencias más importantes que tenemos que tener como docentes, y transmitirla también a los alumnos, es la capacidad de aprendizaje continuo”, destaca Puente.

Desde el inicio, la principal preocupación fue que todos los alumnos puedan acceder. En una encuesta inicial detectaron que 1 de cada 3 estudiantes solo contaba con un teléfono celular para seguir las clases y muchos tenían limitaciones de conectividad.

“Adaptamos los materiales presentándolos en diferentes formatos, para verlos online o que sean descargables, desarrollamos tutoriales de aplicaciones ofimáticas para celulares, similares a las que trabajamos para computadora. Y las clases síncronas por videoconferencias las dejamos grabadas y disponibles para que las visualicen cuando tuvieran conectividad”, señala la docente.

A su vez se imagina el futuro de la UNaM y describe: “Comenzar a pensar en una Universidad “en la nube” nos permite arriesgar que podría ser hasta más inclusiva, salvando las limitaciones de conectividad y acceso a dispositivos. Asimismo debemos ser conscientes que no todo puede dictarse en modalidad virtual a distancia y que las prácticas y el “cara a cara” en muchas disciplinas es indispensable e irreemplazable. Esta problemática es la que justamente todos estamos tratando de ver cómo salvar en este contexto de final impredecible”.

FACULTAD DE INGENIERÍA

Marta Cámpora – Docente: La arquitecta Marta Cámpora es docente de ciclo básico y superior de la carrera de Ingeniería Civil de la Facultad de Ingeniería de Oberá (FIO). Según ella “este primer cuatrimestre ha sido una experiencia transformadora, por tramos estresante ante el panorama de incertidumbre que impone la pandemia, con lo cual los docentes fortalecieron sus vínculos. Hemos replanteado cuestiones tales como las formas de comunicar, de articular, de manejar los tiempos, de aprender y de evaluar”.

Respecto a los estudiantes cuenta que “en el ingreso se complica más por el hecho de eliminar las barreras de la comunicación con los estudiantes, ellos transitan este primer año con muchas inseguridades y hay que poder sortearlas”.

En su balance puntualiza en la mayor demanda de trabajo que debieron afrontar por ejemplo en la elaboración de videos que complementen las clases y señala que “aún falta mejor manejo de este recurso en la fidelidad de la imagen y sonido, en el tipo de formato para la accesibilidad desde cualquier dispositivo, para interactividad que implica manejo del campo de lo visual”.

“Aprendimos la importancia de la apoyarse en el otro a pesar de la virtualidad y de que ese otro no es solo el colega sino también es el estudiante, en donde el esfuerzo colaborativo demanda o exige las mismas condiciones no importa el rol que cumplas en el proceso”, reflexiona la docente.

Puesta a imaginar el futuro inmediato de la Universidad, Marta vaticina “una universidad que permita la inclusividad con lo cual estamos hablando de accesibilidad real a los recursos tecnológicos. Imagino interacciones entre los encuentros presenciales y los virtuales y la incorporación de más herramientas TICs que permitan situaciones de simulación en diferentes áreas del conocimiento”.

Pedro Semeniuk – Docente: El profesor Pedro Semeniuk es director del Departamento de Matemática de la FIO y también relata su experiencia: “Tuvimos que adaptarnos y reinventarnos en muy poco tiempo para cumplir con los objetivos. El proceso de enseñanza y aprendizaje, fue difícil, ya que tuvimos que ir probando sobre la marcha”.

En general, su balance fue bueno y los resultados fueron similares a los obtenidos en años anteriores en forma presencial. Como mayor falencia, señala la falta de conectividad por parte de los alumnos.

Del aprendizaje que nos deja esta situación rescata: “Más que nada, nos dimos cuenta que muchas veces no valoramos cosas cotidianas. Aprendimos la importancia de estar cerca de nuestros familiares y amigos, pero también cerca de nuestros/as estudiantes”.

“La universidad no será la misma”, señala Semeniuk y añade: “Hay muchas cosas que cambiar y aprovechar de esta situación. Todas las herramientas que aprendimos a usar, las formas de comunicarnos y los materiales que se fueron creando serán usados en la nueva normalidad que no conocemos cómo será”.

Elton “Toni” Szwarc – Estudiante: “Toni”, alumno de cuarto año de Ingeniería Industrial y oriundo de Jardín América, comenta que fue “una experiencia totalmente nueva, nos tuvimos que adaptar. En general fue positiva, sirvió para que aprendamos a usar nuevas herramientas y para que seamos más autodidactas”.

“Tuve la suerte de tener docentes muy comprometidos y capaces, buscando
formas para que sea llevadero y aprendamos lo necesario”, cuenta.
Pese a esto Elton señala que los obstáculos fueron los problemas de conectividad y el aprender a utilizar las plataformas online.

Sobre los aprendizajes, el estudiante coincide con la mayoría de los entrevistados: “Aprendimos que existen muchísimas herramientas para el aprendizaje. Me imagino un futuro con más tecnología dónde se implementen herramientas como las que estamos usando en esta pandemia y muchas más, donde las clases sean mixtas, virtuales y presenciales”.

Franco Olsson – Graduado: Franco Olsson fue el primer graduado de la FIO que defendió su tesis de modalidad virtual. Según cuenta “finalizar los estudios de manera virtual no fue lindo ni fácil ya que tenía otras expectativas, lo quería hacer rodeado de mi gente (compañeros, docentes, familia)”.

Según su mirada, en esta pandemia “aprendimos que no estábamos preparados para dar clases virtuales y que así como los alumnos deben ser autodidactas, los docentes tienen que capacitarse en el uso de las tecnologías y herramientas a su alcance”.

FACULTAD DE ARTE Y DISEÑO

Paola Martiniuk – Estudiante: Paola Martiniuk, vive en Iguazú y es estudiante del tercer año del Profesorado en Artes Plásticas de la Facultad de Arte y Diseño (FAyD). Para ella, “el primer período de cuarentena fue todo inseguridad, pensando que todo se solucionaría pronto, pero luego a medida que avanzaron las semanas y los meses fuimos aceptando la situación”.

Confiesa haber experimentado “un sentimiento de angustia y soledad”, sobre todo ante la necesidad de avanzar en la lectura y desarrollo de consignas que recibían de las cátedras sin el contacto directo con los/as docentes.

Entre las dificultades, Paola cuenta: “Para los que cursamos el profesorado que somos futuros docentes, en tercer año tendríamos que estar en contacto con los niños, empezando nuestras prácticas. Y ya que no podemos hacerlo así, nos quedamos con el relato de las experiencias que tuvieron nuestros docentes”.

Otro problema fue el acceso a los materiales: “en mi carrera tenemos cinco talleres (dibujo, pintura, escultura, grabado y cerámica) muy pocos estudiantes consiguieron arcilla para sus trabajos, ya que las librerías no traen. Así que experimentamos hacer pinturas con tierra, con café, plantas que permiten extraer pigmentos, con lo que teníamos a mano”.

En cuanto al futuro de la educación la estudiante reflexiona: “Veo dos caminos: que la Universidad pueda mejorar muchísimo y aprender de esto, los profesores pueden cambiar un poco su mentalidad, puede haber más inversión en tecnología, equipamientos y conectividad; o también existe la posibilidad de que la Universidad vuelva a lo mismo, al sistema al que estamos acostumbrados”.

Ezequiel Perini – Graduado: A Ezequiel Perini, diseñador industrial graduado de la FAyD, le tocó defender su tesis en forma remota para acceder al título. “Fue algo diferente y nuevo, me sentí un poco limitado en algunos aspectos, porque cuando nos comunicamos no solo estamos hablando con las palabras sino también con el lenguaje corporal y eso no se transmite en una conversación virtual”, describe.

Y observa que “a veces damos por sentado la importancia de la conexión presencial entre alumnos y compañeros, y ante la imposibilidad de hacerlo se nota o se extraña ese contacto humano”.

Tanto la FAyD, como la UNNoBa que es la otra universidad vinculada a la maestría, se adaptaron para que el graduado pudiera concluir esta etapa del posgrado.

Para el joven graduado “las clases presenciales y virtuales en convergencia para formar parte de la experiencia educativa” es uno de los mayores desafíos del sistema. Y añade que “habrá que tratar de llevar esa experiencia presencial que se vive en la Universidad, entre estudiantes y entre docentes y alumnos, a esta nueva realidad”.

Javier Gastaldo – Docente: Para Javier Gastaldo, docente del Profesorado en Artes Visuales, el primer cuatrimestre en pandemia fue “una oportunidad de aprendizaje y una situación de vida y laboral de características únicas”.

Describe que “con el paso de los días, se fueron sumando componentes emocionales personales y otros compartidos con los colegas, dada la extensión de la cuarentena y la complejidad de las diversas situaciones de los alumnos”.

“Como profesores no estamos acostumbrados a exteriorizar nuestros estados de ánimo más bien solemos disimularlos, pero esta situación extraordinaria nos hizo pasar de la novedad a la incertidumbre, transitamos diversas ansiedades y preocupaciones, encontramos soluciones y nuevas formas de comunicarnos e interactuar”, analiza Gastaldo.

Y confiesa que “para las materias que denominamos talleres y que implican el uso de materiales, herramientas y equipamientos específicos aún tenemos varias dificultades”.

Desde su mirada, la situación de pandemia, “nos hace revalorizar los roles y funciones de cada profesión como comunidad. Aprendimos que seguimos aprendiendo siempre porque el cambio es la condición habitual del mundo que transitamos”.

Daniela López – Estudiante: Para Daniela López, estudiante del Profesorado en Artes Plásticas en la FAyD, el ciclo lectivo en medio de la pandemia, comenzó con incertidumbres y ansiedades.

“Muchos de mis compañeros no tuvieron una participación activa justamente por la falta de Internet o la poca comunicación. Así que fue difícil. No todos estuvieron al mismo nivel”, señala.

Sobre el proceso de enseñanza aprendizaje la joven opina: “si hubiese más capacitación para los docentes de modo que puedan usar la tecnología para desarrollar los contenidos, sería de más provecho. Los principales obstáculos son esas materias en las que no se da una comunicación directa con el docente, ya que no realizan clases on line”

López reflexiona: “Aprendimos más que nada a valorar el rol y disposición de los docentes, que están presentes a través de la plataforma. Aprendimos a organizar nuestros tiempos sin tener que cumplir horario presencial todos los días. Pudimos avanzar con la carrera y fortalecer nuestra autoconfianza. A pesar de la pandemia, creemos que todo puede mejorar. Nos tendremos que adaptar a la tecnología que avanza constantemente”.

FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS SOCIALES

Lucía Fretes – Docente: Desde la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHyCS), la docente y directora de la carrera de Antropología, Lucía Fretes detalla: “Si bien en Humanidades se cierra el primer cuatrimestre el 11 de septiembre, previamente ya se habían planificado un montón de proyectos para el 2020. Empezamos a buscar estrategias y alternativas para contener a los alumnos, especialmente a los ingresantes”.

En cuanto a los desafíos planteados por la pandemia, la docente explica: “Buscamos alternativas como la elaboración de audiovisuales, nuevas
plataformas, el uso de programas y Apps. Adecuamos de esa manera nuestras actividades a lo que nos iba siendo impuesto desde el exterior”.

Por otra parte, la docente señala que “como balance de enseñanza-aprendizaje hay que rescatar que es muy difícil transformar un hábito tan incorporado de docencia en la presencialidad y el intercambio y la relación que se da entre estudiantes y los acuerdos pedagógicos que se pueden llegar a establecer. Todos estos procesos son totalmente distintos en la virtualidad, agota muchísimo más que la presencialidad porque no son compatibles por ejemplo horas en curso que horas frente a la máquina, lo que implica un esfuerzo de lectura a través de las pantallas, se priorizan mucho más las imágenes, lo audiovisual y otras estrategias y, en una provincia como Misiones donde encontramos dificultades estructurales de acceso, de riqueza, incluso de ruralidad-urbanidad que no nos permiten igualar y pensar que todos pueden conectarse, nos hace redoblar esfuerzos en pensar estrategias para poder contener a todos”.

Alejandra Parodi – Estudiante: Alejandra Parodi, estudiante de cuarto año de la carrera de Antropología de la FHyCS, cuenta sus vivencias en pandemia: “Desde mi lugar de consejera del departamento de Antropología me tocó hacer de nexo entre docentes y estudiantes y lo que pude observar, incluso siendo estudiante que estar acostumbrados a horarios, a cumplir con fechas y compromisos que requiere una cursada presencial, todo hizo que nos cueste adaptarnos a la virtualidad. La sorpresa más grande se la llevaron los ingresantes que venían con expectativas de cursar, ver lo que es la facultad y las dinámicas que implican una cursada presencial lo que se vio cortado por la implementación de la cuarentena”.

Con el objetivo de solucionar la problemática de falta o escasa conectividad en estudiantes, Parodi se sumó a la campaña de Conectarnos en Igualdad de Oportunidades, coordinada por el docente Jorge Almada. “Lo que hace esta campaña es visibilizar la problemática y en segundo término que se pueda habilitar la distribución de notebooks, netbooks y tablets de Nación que durante el gobierno de Macri se archivó en un depósito. Ahora la idea es que se reparta todo eso pero es una movida grandísima que empezó acá y ya tiene sus adeptos en otros lugares del país incluso el interior de la provincia”, resalta la estudiante.

Noelia Carbonl – Graduada: Otra de las experiencias educativas en pandemia es la de Noelia Carbonl, graduada del profesorado en Educación Especial de la FHyCS. “La modalidad de graduación mediante la virtualidad requirió el trabajo activo, colectivo y la predisposición de los docentes y no docentes fundamentalmente para que esto sea posible. En mi caso particular, pude lograrlo con una computadora de Conectar Igualdad y esto conlleva la necesidad de seguir profundizando en políticas de accesibilidad en torno a esta situación, para que se pueda garantizar una universidad inclusiva y de calidad para todos los estudiantes”, detalla.

La profesional reflexiona que “es necesario comprender que más que un desafío en la educación debe ser una tarea colectiva seguir construyendo mejores condiciones de acceso a la universidad, ya que esta situación nos ha demostrado que la misma sigue siendo elitista más allá de las políticas públicas que se implementan y que sigue habiendo un enorme porcentaje de jóvenes que quedan fuera del sistema universitario por no contar con las herramientas de accesibilidad”.

En relación a cómo se imagina el futuro de la universidad, Carbonl advierte: “ojalá esta experiencia sirva para construir una universidad más inclusiva, en donde las brechas de desigualdades sean nulas, que las políticas educativas que se impartan estén destinadas a todos los sectores del estudiantado, en esto incluyo a las personas con discapacidad, ya que reconocemos que muchas veces forman parte de un grupo vulnerado, quedan excluidas del sistema universitario por no contar con diversas herramientas que aporten a su formación tanto académica y de accesibilidad en general”.

FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS

Juan Dip – Docente: Desde la Facultad de Ciencias Económicas (FCE) de la UNaM, Juan Dip cuenta que además de hacer gestión como decano, está dictando una materia de cuarto año. “Me obligó a replantearme la forma de enseñanza y los objetivos curriculares.

La famosa virtualidad, que no puedo definir como educación a distancia, fue la adaptación de contenidos pensando en el diseño de herramientas que permitieran a los alumnos sobrellevar todo este cuatrimestre. Tanto docentes como alumnos sortearon distintos obstáculos, desde compartir las computadoras, los espacios en sus casas, hasta ver cómo cuidaban a los hijos, a sus padres o abuelos. Por ello, el esfuerzo de los docentes, los alumnos y sus familias ha sido enorme”, reflexiona.

Al igual que en otros casos, Dip coincide que el principal obstáculo ha sido la falta de acceso a dispositivos y conexión a internet: “Creo que es el factor que contribuye a una desigualdad mayor entre alumnos con este tipo de aprendizaje en tiempo de pandemia. Para sortear esto, mi estrategia fue enviar todo el material antes de clase (vía aula virtual y mensajería instantánea), para que los alumnos lo leyeran y luego les explicaba en sesiones en una plataforma virtual en los horarios de clases establecidos. Usamos una plataforma que permitía grabar la clase y les quedaba disponible por 30 días. De esta manera, si ellos no tenían buena conexión o no podían participar, la clase estaba disponible para repasarla cuando hayan solucionado su conexión. La mensajería instantánea ha sido una gran aliada para resolver consultas”.

Exequiel Hessler – Estudiante: Exequiel Hessler, estudiante de la carrera de Licenciatura en Economía, cuenta que la pandemia marcó una realidad muy diferente, “ha sido un cambio brusco porque pasamos de compartir los días con compañeros entre mates y clases por los pasillos de la facultad a estar encerrados y solos en las habitaciones o cualquier espacio de las casas. Somos seres sociales y el “distanciamiento” nos afectó de alguna u otra manera a todos”.

Sobre el horizonte de la educación, Hessler plantea que “el futuro sin duda es digital. La situación de pandemia nos obligó a realizar cambios forzosos y rápidos que quizás en otra situación serían más lentos y graduales. Pero dada la situación, son cambios positivos y debemos tratar de resaltar las virtudes de esta modalidad y corregir las dificultades que se presentan. Es difícil volver a imaginar una facultad igual que antes, considero que los cambios generados están para quedarse y tendremos que buscar las mejores soluciones y realizar un esfuerzo conjunto”.

Carolina Wittig – Graduada: Carolina Wittig es graduada en la Licenciatura en Economía. “todo fue diferente, no solo en el aspecto académico. “El mundo avanza a pasos agigantados, y lo hace principalmente a través de la tecnología y eso implica conocer, estar pendiente de las nuevas TICs y capacitarnos constantemente respecto a su uso, porque de lo contrario nos quedamos en una situación que tiende a quedar obsoleta rápidamente”, puntualiza Wittig.

Por último, la graduada expresa que “a partir de este suceso mundial, comenzaron a sobresalir nuevos conceptos o nuevas formas de hacer las cosas, por ejemplo el de contacless (sin contacto) o low touch economy (economía de bajo contacto), en la que la tecnología juega un rol más que importante. En realidad, considero que este proceso ya se venía gestando tiempo atrás, pero la pandemia dio un impulso y un gran salto hacia ese fenómeno. Por lo tanto, la Universidad no debe estar exenta de ello, se debe crecer a la par de la tecnología”.

FACULTAD DE CIENCIAS FORESTALES

Patricia Rocha y Fernando Niella – Docentes: Con el fin de continuar con el dictado de las clases y poder evaluar a los estudiantes de la Facultad de Ciencias Forestales (FCF) en un contexto de pandemia, los docentes se vieron obligados a digitalizar el contenido de manera urgente, instándolos a usar herramientas que permitan un fácil acceso y un buen desenvolvimiento.

Patricia Rocha y Fernando Niella son docentes de la cátedra Mejoramiento Forestal de la carrera Ingeniería Forestal y en este tramo final del cuatrimestre, reflexionan sobre una cursada que les tomó por sorpresa, los instó a formarse y buscar alternativas.

Rocha comenta que el proceso le resultó cómodo y también notó que así se sintieron los alumnos, ya que se logró una buena interacción que no esperaba. Si bien, asume que el proceso de enseñanza es más lento porque se empezó a generar un trabajo virtual para el cual no estaban entrenados, sintió que los alumnos y alumnas “se metieron más en las clases, estudiaron más y dedicaron más tiempo”, por lo que al evaluar se vivió “realmente un proceso de aprendizaje”.

Niella explica que para él, la presencialidad es necesaria y que lo ideal sería un formato “semi presencial”. Detalla que debieron trabajar en diferentes métodos de enseñanza como materiales grabados en formato mp4 para que los estudiantes puedan bajarlo y verlo cuando quieran.

También a la hora de evaluar dieron trabajos con preguntas integradoras que debían responder en forma escrita, metodología que según aseguró, funcionó pero debieron combinarlo con exámenes en tiempo real. Además recurrieron a una plataforma digital que se llama “Kahoot” que permite evaluar a través de la opción múltiple. Son alternativas que buscamos, además del contacto asiduo con ellos, el estar disponible para preguntas las veces que quieran”, señala el docente.

Christian Bidermann – Estudiante: Christian Bidermann cursa la carrera de Ingeniería en Industrias de la Madera y fue uno de los que rindió exámenes de forma remota. “A mí me tocó rendir un escrito, esto consistía en ingresar al aula virtual a la hora acordada con los docentes y descargar un archivo con las consignas que había que resolver en un word. Luego de los 60 minutos que era el tiempo para hacer el examen, había que subir este archivo al aula virtual nuevamente para su posterior corrección”, comenta.

En su caso, al estar a más 200 kilómetros de las instalaciones de la FCF, pudo hacer la evaluación desde “la comodidad de su hogar”, y cuenta que le pareció “una manera muy buena y práctica de avanzar con la cursada”. A su vez, Christian comenta que al comienzo le fue difícil acostumbrarse, y seguir las clases por Zoom. “Me parecía que le hablaba a la pantalla y a la nada. No sabía qué decir”, detalla, pero con el tiempo pudo superar esta limitación y ahora se siente muy cómodo.

Enrique Trinidades – Estudiante: Enrique Trinidades es otro alumno de la FCF y cursa el Profesorado en Ciencias Agrarias. Esta fue la primera vez que rindió de manera virtual y cuenta que en el momento estaba nervioso y que su mayor preocupación era respecto al funcionamiento de internet pero al final todo salió bien y “fue una linda experiencia”.

“No se me hizo difícil. Nos conectamos con las docentes al mismo tiempo, me preguntaron cómo estaba, como todo examen final. Tuve que desarrollar mi tema y cuando querían hacerme preguntas me paraban y me las hacían”, expresa y agrega que le gustaría que en todos los niveles se pueda contar con esta oportunidad.

Stefanía Suárez – Graduada: “Recibirse en medio de una pandemia no es lo más común, quedará para la historia”, expresa Stefanía Suárez, reciente graduada de la carrera de ingeniería forestal.

Suárez opina que fue un desafío para todos esta situación “y la facultad estuvo a la altura de las circunstancias, nos brindaron todo el apoyo y asesoramiento necesario para que todo salga bien como salió. Nos tocó innovar pero fue una experiencia única. Presentar la tesis lo viví como si hubiera sido presencial, los nervios son los mismos, las emociones y demás con la diferencia de que el festejo con famila y amigos no pudo ser posible, pero bueno, tiempo para festejos siempre se dan”.

La profesional considera: “nos tocó reinventarnos y adaptarnos a las circunstancias, y yo le saco el lado positivo que aprendimos muchas cosas útiles que ya vinieron para quedarse”.

“También comenzamos a entender la realidad de muchas personas que todavía están muy lejos de poder acceder a cuestiones básicas como es hoy la conectividad, contar con la herramienta del celular o la computadora. Este tiempo nos permitió ser un poco más humanos, el ritmo acelerado de vida que llevábamos no nos dejaba ver todo esto que dejó expuesto la pandemia y nos permitió ser más solidarios entre todos, buscar la forma de ayudarnos, de acompañarnos en este tiempo”, sostiene.

Y con respecto al futuro de la universidad, la graduada vaticina que “de ahora en más me imagino renovado, con herramientas alternativas con lo que respecta a la formación. Será difícil para los estudiantes que están fuera y deben viajar y tener todos los cuidados, retomar después de todo este tiempo será una etapa que llevará su tiempo pero creo que se demostró que es posible y con el esfuerzo de todas las partes se puede lograr mucho”.

Agrega en cuanto esto que “se vienen tiempos complicados ya que hay que ponerse al día con muchas cosas que no se pudieron avanzar en este tiempo. Pero todo este proceso yo lo veo como un plus para la formación profesional”.

Bookmark and Share
Compartí este articulo en:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*