El empleo se enverdece

El mundo que hemos creado es un proceso de nuestro pensamiento. No se puede cambiar sin cambiar nuestra forma de pensar. 

Albert Einstein

El cambio climático es un problema desde antes de que sucediera la Pandemia, y uno muy importante porque implica la supervivencia y la calidad de vida de todos los seres vivos del planeta. En la actualidad sufrimos sus consecuencias (inundaciones, sequías, incendios, etc.), las cuales se podrían agravar en pocos años y afectar a millones de personas. 

Es por esto que hoy, el crecimiento verde constituye un planteo y una preocupación académico-científico tangible en el ámbito político y empresarial.  Aquí es donde aparece el desconocido empleo verde, un nuevo tipo de empleo que no posee una única definición. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo define como ocupaciones de diferentes sectores – trabajos en la agricultura, manufactura, investigación, desarrollo, administración y otros servicios – que, en su actividad, ayudan a proteger los ecosistemas y la biodiversidad, reduciendo los costos de energía y de agua, y minimizando o evitando el desperdicio y la contaminación (UNEP, 2008). En síntesis, son aquellas actividades que tienen como objetivo preservar o restaurar la calidad del medio ambiente al desarrollar productos con bajo contenido de carbono. A su vez, constituye, según la ONU, un empleo que debe ser decente y calificado (es decir, ser legal) y ofrecer salarios adecuados, condiciones laborales apropiadas, igualdad de género y seguridad laboral

Dentro del rubro de empleo verde, aparece otra nueva definición que es la de habilidades verdes, un conjunto complejo de conocimientos que están actualmente ausentes o escasas en los mercados laborales y que serían necesarias para el crecimiento de la economía verde. Aquí ingresaría cualquier oficio o profesión que cuente con conocimientos sobre los materiales sustentables (como los recicladores), la capacidad de realizar evaluaciones de impacto ambiental (como los Consultores Ambientales), tener nociones técnicas sobre la huella de carbono, etc. Estas actividades, si bien actualmente son escasas en los mercados laborales, constituyen un rubro de demanda creciente, debido a que la demanda de productos energéticamente eficientes, no contaminantes y no descartables también es creciente y, para satisfacerla, se requieren nuevos enfoques y capacidades que incorporen objetivos de desarrollo sostenible dentro de los beneficios de la empresa. Surge aquí lo que se conoce como la eco ética, una perspectiva de negocios con una visión de la productividad de los recursos que busca el mínimo impacto ambiental y la mejora y adaptación sistemática de los productos a esta situación. 

De modo que es en un contexto de crisis económica, de cambio climático, de altos niveles de desempleo y de generaciones de jóvenes que exigen incipientemente al sistema productos “más limpios” en términos ambientales, que el empleo verde se establece como una alternativa cada vez más fuerte y que sustituye poco a poco al patrón actual de crecimiento económico. Son cambios impulsados por la demanda que conllevan a la contracción y expansión de nuevos mercados y, por supuesto, afectan a todos los empleos. 

Estamos en tiempos de mudanzas, impulsadas aún más por la Pandemia mundial. Muchos empleos están en vías de desaparición por los cambios bruscos que se están dando a nivel cultural y por las razones ambientales. Es por esto que es necesario, por un lado, comprender qué son los empleos verdes y, por otro lado, buscar la transformación de los patrones de empleo para que, en el mercado de trabajo cotidiano, el concepto de desarrollo sustentable cobre relevancia y, desde allí, formular políticas y programas que incentiven su crecimiento. Esta tarea de promoción es algo que debería desarrollarse desde los gobiernos, a través de un trabajo en conjunto entre el Estado, las empresas y los sindicatos, de modo de revisar las políticas y re-orientarlas hacia la formación de programas para las Pymes que promuevan la conservación de la energía, el uso eficiente de los recursos, la producción limpia y el reciclado. 

Queda mucho por hacer, pero aún estamos a tiempo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password