Fernández: “En algún momento hay que abrir sin hipocresía el debate por la legalización de la marihuana”

El presidente Alberto Fernández dijo que no tiene “problema” en abrir el debate sobre la legalización de la marihuana, pero pidió que sea “sin hipocresías”, y advirtió que el consumo de alcohol es el “mayor problema” entre los jóvenes.

Fernández aseguró que “poco a poco hay que ir dando pasos” en torno al tema de la marihuana y destacó los avances de su producción con fines terapéuticos e industriales en el país.

“Yo no tengo problema en generar estos debates, en todas esas cosas soy alguien muy liberal y cada uno tiene derecho a hacer de su vida lo que quiera, también a dañarse”, expresó en una entrevista a Julio Leiva para Caja Negra de Filo News.

“Lo que sí el Estado tiene que advertirle que se está dañando y avanzar si es que ese daño pone en riesgo a otros”, expresó Fernández al ser consultado si durante su Presidencia el consumo de marihuana será legalizado.

Añadió que “como promoví la ley del aborto, todos se sienten tentados a avanzar sobre mi con el tema de la marihuana”.

El mandatario declaró que “hay algunas cosas sobre las que no tiene sentido” discutir, como por ejemplo “que el consumo de marihuana se ha expandido y que muchos jóvenes la consumen”, pero “también es cierto que la marihuana es nociva, que como toda droga genera perjuicios a la salud”.

Por eso pidió que en el debate público se exprese con claridad que “la marihuana hace daño, el tabaco mata de cáncer y el alcohol degrada al ser humano”.

Exhortó a que se produzca un intercambio “sin hipocresías” y dijo que es necesario preguntarse por qué “dos (sustancias) son legales” y la “ilegalidad” está puesta únicamente en la marihuana.

El Presidente contrastó el consumo de marihuana con fines recreativos con el de alcohol entre los jóvenes: “Más daño produce entre los chicos el alcohol y nadie se afecta por esto”.

Agregó: “Habría que preguntarse -y esto no estoy en condiciones de responderlo- si el daño a la salud que hace la marihuana es igual, mayor o menor que el tabaco o el alcohol, porque el mayor problema que tenemos con la juventud es el consumo de alcohol y no el de marihuana”.

En la misma línea, cuestionó que “un chico de 18 años puede tomar todas las noches una botella de gin” y para eso “no hay restricciones”.

Ante la pregunta por el consumo recreativo aseveró: “Creo que poco a poco hay que ir dando pasos” como ya se vienen produciendo con la legalización de la marihuana “para fines terapéuticos, con fines medicinales”. Y que se está “promoviendo el cáñamo con fines de producción textil”. Pero insistió: “Tenemos que pensar y abrir el debate en algún momento” sobre la legalización de la marihuana.

Respecto a las responsabilidades en términos de tráfico y consumo el Presidente descartó las de los consumidores que “pagan” por ello y dijo que “los mayores responsables del problema en todo caso serán los traficantes, que como son parte del crimen organizado tocan resortes del poder para evitar ser perseguidos, acá y en el mundo”.

Además, Fernández comentó que sigue “con atención lo que pasa en Uruguay” y que “hay que prestarle atención” porque “es un debate que está bien que lo demos”.

“Tenemos una de las agendas climáticas más sólidas de América Latina”

El Presidente destacó que su Gobierno tiene una de las agendas de medio ambiente “más sólidas de América Latina”, a la vez que abogó por “intervenir” desde los Estados para “revertir los efectos nocivos del cambio climático”.

“Esto que nos pasa en cuanto al aumento de temperaturas, falta de precipitaciones de agua y bajante de los ríos, es producto del cambio climático que hemos vivido y al que no le han prestado atención durante muchos años, y ahora tenemos que acelerar todo para tratar de revertir y, por lo menos, parar esos efectos nocivos”, planteó.

Tras ponderar que su gestión lleva adelante una de las “agendas climáticas más sólidas de América Latina”, Fernández dijo estar “convencido que el mundo no se pueda degradar más de lo que ya se ha degradado”.

“Vamos a ayudar a que el cambio climático opere, pero es una lucha difícil porque uno tiene que pelear, por ejemplo, contra las petroleras”, afirmó el mandatario.

Consultado sobre la negociación en curso con China para la producción porcina en el país, Fernández apuntó que la “discusión” no pasa por la posibilidad de cerrar ese acuerdo sino por “cómo van a producirse porcinos en Argentina”.

“No podemos producir porcinos de un modo que contamine el ambiente; hay formas de producir porcinos, y cualquier tipo de animal, porque el problema también ocurre con la producción de ganado vacuno, con cuidado del ambiente”, enfatizó el mandatario.

Por eso aclaró que, en caso de avanzar con el acuerdo, deberá encararse “con preservación del ambiente; eso sí lo tenemos claro”, añadió.

En caso contrario, Fernández advirtió que “si el acuerdo es que vengan a producir a tontas y a locas sin afectar el ambiente, eso no va a ocurrir”.

Y detalló: “Si ponemos una producción de cerdos que garantice que los deshechos de los porcinos vayan a biodegradadores y eso se convierta en energía, todo eso lo podemos conversar”.

Los próximos dos años serán los de “salida” de la emergencia por la pandemia

El presidente Alberto Fernández subrayó que los próximos dos años serán los de la “salida” de la emergencia declarada ante el coronavirus, a la vez que aseguró que van a ser “mejores” y le permitirán “compensar la sensación” de ser el mandatario “de la pandemia”.

El jefe de Estado sostuvo que, a partir de la pandemia, su Gobierno estuvo en un “lugar difícil”, pero aseguró tener la “íntima tranquilidad” de haber dejado “todo, y todo lo que había que poner, puse”, insistió.

“Pudimos poner de pie una Argentina que estaba fulminada por la deuda”, aseguró Fernández, y manifestó que “hubo que reconstruir el Estado, poner la salud de pie y todo en tiempos de mucha urgencia y pocos recursos”.

Al repasar la gestión durante la pandemia, el mandatario recordó que “no hubo un solo argentino que se haya enfermado y no haya recibido atención médica”, y contrapuso que el país venía de una situación en la que el sarampión, “por la falta de vacunación, se había vuelto a constituir como una enfermedad”.

En una entrevista a Julio Leiva para el ciclo Caja Negradel sitio Filo News emitida por YouTube, el Presidente evocó: “Cuando miro para atrás, la tranquilidad que tengo es que puse y di todo. Si miro eso, digo que tanto esfuerzo valió la pena, pero si miro los muertos digo que hubiera querido que fueran menos”.

“Tengo dos años por delante para compensar esto de ser el Presidente de la pandemia; son años de salida, años mejores, para terminar de poner en orden y crecer como espero desde el primer día”, enfatizó Fernández.

Al ser consultado sobre la juventud, el Presidente dijo entender que para esa franja etaria haya sido “frustrante” tener que cumplir las medidas de restricción, pero señaló que le gustaría que “cada uno de los chicos sepan que, en realidad, no los encerré, sino que los cuidé”.

“Lo que quise fue cuidarlos para que su vida, de aquí para adelante pudiera existir, sin cargar culpas”, subrayó.

Sobre el plan de vacunación, Fernández destacó que se “avanzó mucho y bien” y consignó que Argentina fue de los “primeros países” en aplicar la inmunización para su población”.

“En los últimos meses adquirimos un ritmo de vacunación tan impresionante que durante varias semanas fuimos el país que más vacunó en esa semana”, dijo y añadió: “Si en Argentina el 75% de los mayores de 18 ya han recibido por lo menos una dosis, debemos estar en los promedios más altos del mundo”.

En esa línea, el mandatario valoró que “los argentinos entendieron que la vacuna era la salida” de la pandemia, a diferencia, dijo, de “lo que pasa en otros lugares del mundo, donde la resistencia a la vacuna es muy fuerte y eso complica mucho la salida de la pandemia”.

No obstante, afirmó que el Gobierno debió “soportar la diatriba, los comentarios y las cosas ingratas” de quienes, desde la oposición, lo acusaban de “envenenar gente y que decían que le compraba a los rusos y chinos por un juego geopolítico”,

“Nunca me acusaron de monárquico por comprar la vacuna de Oxford”, observó el Presidente.

El escenario político del país
Al respecto, relató que esa actitud de la oposición, referenciada en Juntos por el Cambio, fue un “ruido muy ingrato en momentos en que la sociedad necesitaba estar tranquila y afrontar la pandemia en paz”.

Tras resaltar que “cada vez está mas cerca la puerta de salida” de la pandemia, Fernández destacó haber tenido la “suerte” de contar con gobernadores que “se comprometieron a la par” suya.

“Los gobernadores opositores fueron distintos a los opositores porque sabían que no había espacio para la locura”, insistió el mandatario.

Por otro lado, señaló que “hay un sector” de la Argentina al que “no le conmueve saber que el 60% de los chicos menores de 14 años son pobres” y aseguró que desde la oposición “ni ahí acompañaron”.

“No tienen la vocación de venir y sentarse y decirte ‘Más allá de lo que pienso vamos a arreglar esto porque está mal'”, agregó.

La situación económica
Fernández consignó que recibió un país con “36% de pobreza” y manifestó que los niños menores de 14 años “son chicos que se vieron afectados porque dejaron de ir al colegio, sus padres muchas veces trabajan en la informalidad y perdieron el trabajo”.

“Hubo que reconstruir un Estado que salió en procura de defender a todos ellos, así nació la Tarjeta Alimentar y el Plan contra el Hambre”, enumeró.

Al respecto, indicó que concibió el Programa contra el Hambre como “algo que nos iba a unir a todos, pero ni eso nos unió”.

“Hicimos un trabajo muy fuerte, creamos la Tarjeta Alimentar, ayudamos a sus padres con el IFE todo el año anterior, cuidamos el trabajo formal con el ATP”, repasó el Presidente.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password