González Fraga y un mensaje optimista: “Nunca se intentó esto en 90 años, se puede y sin ajustes”

El economista Javier González Fraga, titular del Banco Nación, enfrentó ayer a un auditorio de más de 300 personas que fueron a escucharlo hablar sobre la economía argentina y los créditos hipotecarios. Su mensaje fue: se puede crecer de forma sustentable y sostenida sin necesidad de ajustes.

La teoría que ofreció sobre el actual proceso es que “esta es la primera vez en 90 años que se intenta un camino distinto, hasta ahora Argentina se balanceó entre el camino rápido del populismo y el camino rápido del ajuste, ahora hay un nuevo camino que es el gradualismo y hay que ser pacientes”.

González Fraga, que fue titular del Banco Central durante el comienzo del gobierno de Menem (“Intentamos ese camino gradualista pero después vino Cavallo y ganó el camino rápido del ajuste y la Convertibilidad, que duró demasiado”), habló casi dos horas sin que volara una mosca. Todo el mundo lo escuchó con atención, algo poco frecuente cuando la materia es economía.

A su lado estaban los dos principales candidatos de Cambiemos para octubre, Humberto Schiavoni y Luis Pastori, que no intervinieron. No era necesario, todo el mundo quería seguir escuchando a este intelectual que estudió también en Harvard y en la London Schools of Economics y que llegó a Posadas por unas horas.

Básicamente, González Fraga dijo lo siguiente:

-No se pueden hacer ajustes fiscales y de otro tipo porque impactan más sobre los que menos tienen. “Es inmoral y además no da réditos políticamente”.

-Hasta hace un tiempo “se hablaba del helicóptero y de que Macri no terminaba su mandato, ahora nadie duda de que concluirá su mandato y esto no pasa con un gobierno no peronista desde Marcelo T. de Alvear” (el presidente radical que sucedió y antecedió a Hipólito Irigoyen en la décad del 20).

-Ya se ven brotes verdes en la economía, los datos del consumo muestran incluso una recuperación en los sectores más bajos.

-Sin embargo, se está dejando de lado esa economía centrada solo en el consumo. Hay unas 800.000 familias que están empezando a ahorrar (“compran dólares, porque lamentablemente todavía no se puede ahorrar en pesos”) y van juntando para empezar a pagar un crédito hipotecario. “Ese dinero que va al ahorro, quizás entonces deja de ir a cambiar el celular, comprar unas zapatillas o comprar un plasma, pero es una mejora en la calidad de vida”.

-Los desequilibrios fiscales, fundamentalmente el déficit, se van a ir solucionando de a poco, con una combinación de crecimiento y control de los gastos, pero sin recortes drásticos.

-No habrá reforma tributaria significativa. Es decir, no hay que esperar una rebaja de impuestos importante. Habrá que seguir soportando una gran presión fiscal. El Estado necesita el dinero. Los impuestos se van a poder ir bajando de a poco a lo largo de los años.

-La inflación también va a ir bajando muy de a poco.

-Apoya a Federico Sturzenegger en el Banco Central, pero se mostró crítico del “negocio fácil” de los bancos de darse vuelta y prestarle al BCRA en Lebacs. Algo que desalienta salir a prestarle a las actividades productivas. También dijo que “para mi gusto” el monto de Lebacs en circulación es muy alto (llega casi al billón de pesos. O sea, “un millón de millones”).

-El costo argentino, la competitividad se va a lograr combatiendo a las mafias, como la del “Pata Medina” que son las que generan un sobrecosto en la economía. “En el caso del Pata Medina, es evidente, un sobrecosto en la construcción en La Plata, otras no son tan evidentes, pero generan que la Argentina sea más cara”.

-Sobre el Banco Nación, González Fraga dijo que está flexibilizando las normas y requisitos para prestar a la producción, fundamentalmente al emprendedor y al empresario pyme. Especialmente al pyme industrial.

-Sobre los créditos hipotecarios dijo que “sin casa no hay familia”. Y se explayó sobre el efecto que tiene en la familia y en la sociedad el poder ser propietario de una casa. Explicó que el año pasado muchos pensaron que estaba pecando de optimista y hoy todos los bancos privados están siguiendo lo que hace el Nación, con los créditos en UVA (unidad de valor adquisitivo) a 30 años.

El fundador de La Salamandra -una pequeña industria láctea conocida por su dulce de leche- avisó que los créditos hipotecarios llegaron para quedarse, invitó a todos a acercarse al Banco Nación y pidió disculpas porque “el banco cruje” y porque tiene muchísimos empleados que están desde hace 20 o 30 años y tienen que flexibilizar su forma de pensar en el otorgamiento de créditos.

Al final, concedió, con una frase que también sirve como síntesis del camino gradualista: “Tampoco se puede cambiar el chip de una persona de un día para el otro”.

 

Por Martín Boerr

Fotos: B. O’Connor.

 

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password