“Invertir en un terreno le gana al dólar y a la inflación y es empezar a cumplir un sueño”

Fernando Benza es el gerente comercial de Inmobiliaria Carles, una firma nacida en 2010 que se especializó en la compra y venta de terrenos en la Capital, en la que el crecimiento, hace cada vez más preciosos los espacios libres que quedan para construir en zonas estratégicas de la ciudad. Esta semana la firma sorprendió al lanzar un financiamiento propio a diez años para la compra de terrenos.

“No compramos ni vendemos casas, ni alquilamos, solo nos dedicamos a los terrenos, tenemos un equipo de trabajo especializado en relevar todos los terrenos, conocemos el valor real de mercado, decidimos ser los mejores en eso”, explica Benza, que visitó la redacción de Economis para dar detalles de la novedosa financiación que lanzó la firma. Es la primera vez que se ofrece una línea a una década, aunque antes hubo créditos propios a seis y ocho años. Pero fue el propio mercado el que marcó el camino, ya que en los plazos más cortos,  no había muchas operaciones.

“Recién el año pasado los valores dejaron de subir, porque hay que vender”, sentencia Benza.

Un asalariado que no tenga todo el dinero para comprar un terreno, puede buscar alternativas con la financiación a través de Carlés. La empresa está ofreciendo financiación a 10 años en pesos y a tasa fija.

Si bien el gerente comercial de la firma no quiere arriesgar cuanto quedarían las cuotas “porque depende del valor del terreno” y del monto entregado, asegura que por una cuota de 4000 pesos se puede adquirir un lote. Siempre dependerá de dónde y cuánto puede ser el aporte inicial del comprador.

Al ofrecer financiación en pesos a tasa fija, Carles está “congelando” el valor de la cuota por diez años y en pesos. “A la larga, el valor de la cuota termina licuándose, por más que la inflación baje”, explica Benza.

La firma está trabajando con una tasa de interés fija del 38 por ciento anual. “Es un valor que tenés que comparar con las tasas de los préstamos personales, y nosotros estamos por debajo”, argumentó.

Una pareja con ingresos combinados de 30.000 o 40.000 pesos puede acceder a un terreno financiado. E incluso con menos ingresos también, todo depende de la relación entre la cuota final y el ingreso mensual que tenga y, por supuesto, esto a su vez está relacionado con el valor de la propiedad que va a adquirir.

“Comprar un terreno tiene que ver con empezar a hacer realidad el sueño de la casa propia, quien lo compra lo hace con la idea de construir generalmente, pero también es una excelente inversión, porque la ciudad crece, los terrenos son cada vez más escasos, e invertir en un terreno a la larga le gana a todo, al dólar, a la inflación, es la mejor inversión”, explica Benza. “Hay jóvenes de entre 25 y 30 años que nos están comprando”, revela.

¿Cuántos terrenos quedan en Posadas y cuánto valen?

En Carles tienen un relevamiento de 800 terrenos en la ciudad, y un equipo de trabajo recorriendo permanentemente las calles de Posadas, Garupá y Candelaria. Naturalmente, en donde ya casi no quedan terrenos es en el centro.

“Dentro de las cuatro avenidas, ya no quedan terrenos, pero si hay casas que están deterioradas y que están esperando a ser compradas y demolidas para que alguien construya un edificio, pero no todos los terrenos son aptos para edificios”, señala.

Además de las cuatro avenidas, los barrios “top” de Posadas son Villa Sarita, Aguacates, el barrio del club del Instituto del Seguro, “y también está creciendo mucho la Bahía del Brete”, señala Benza.

Comprar un terreno en un barrio que queda en un radio de 20 o 30 cuadras de las cuatro avenidas puede tener un costo de un millón o 1,5 millón de pesos. Ahí es donde se plantea la disyuntiva de muchas familias. Para comprar su terreno, empezar a construir su casa y pasar de ser inquilino a propietario, es necesario considerar alejarse más del centro si no se cuenta con un ahorro previo relevante.

Una persona que paga un alquiler de 6000 pesos por vivir en una zona céntrica, si quiere comprar un terreno de 500.000 o 600.000 pesos debe considerar irse afuera de la avenida San Martín, pasando la ruta nacional 12. Uno de menor valor, en Itaembé Miní, Garupá o Villa Lanús, donde se consiguen entre 200 y 400 mil pesos. 

En el mercado es muy habitual que el propietario de un terreno pretenda obtener por el más de su precio de mercado.

“Nosotros sugerimos un precio, el cliente tiene la última palabra, pero tampoco tomamos un terreno si nos parece que el propietario está estableciendo un valor que no corresponde, porque nuestros clientes son también los compradores, la realidad es que no te podés alejar de los valores que paga el mercado si querés concretar la operación”, señaló.

Otro aspecto que comenta Benza es que el valor de un terreno no está dado solo por la zona, que es la principal cualidad, y la dimensión, claro está. “También hay que ver la topografía, el suelo cómo es, la orientación y si hay servicios en el barrio”, advirtió el experto en terrenos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password