“La gestión de Passalacqua está muy sostenida en la enorme carga fiscal”

El vicepresidente segundo de la Cámara de Diputados, expresidente del PRO misionero y actual titular de la Asamblea partidaria, Jorge Ratier pone la lupa en el Gobierno provincial. Y advierte, con la mirada puesta en 2019, que “el Frente Renovador gobierna desde 2003 y hay un desgaste natural”.
En una entrevista de Silvina Kristal para el diario Ámbito Financiero, el legislador provincial por Cambiemos, Jorge Ratier evalúa la gestión de Passalacqua y hace proyecciones hacía los comicios del 2019
Periodista: A poco más de dos años de la asunción de Hugo Passalacqua en la gobernación, ¿cómo evalúa su perfil de gestión?
Jorge Ratier: Es una continuidad de la gestión de varios años del Frente Renovador, que gobierna desde 2003. Viene de dos mandatos de Carlos Rovira y dos de Maurice Closs, y ahora éste de Passalacqua, que es el único que puede tener -por Constitución- porque fue vice de Closs en su último período. Viene de una continuidad, pero con una impronta distinta porque la figura de Passalacqua es de más bajo perfil, es una persona con un carácter más afable -sobre todo que Closs- y un perfil nacional más tranquilo. Y con el cambio de Gobierno nacional también varió el estilo de gobernar la provincia. Por ejemplo, Passalacqua tiene mayor apego al respeto institucional y, al tener menor perfil, tiene mayor predisposición al diálogo. También puede ser una cuestión de influencia de los tiempos políticos a nivel nacional: antes mandaba la teoría amigo-enemigo, y eso fue variando en los últimos años.
P.: ¿Qué asignaturas pendientes tiene el Ejecutivo misionero?
JR.: Misiones tiene una ubicación geográfica especial: la enorme mayoría de su territorio limita con Brasil y Paraguay, y con Argentina el límite es muy pequeño. En un contexto como el de los últimos años, sobre todo con el tipo de cambio y la falta de competitividad, es una situación bien compleja el tema de las asimetrías, que todavía no se han podido resolver. Teniendo en cuenta el contexto nacional -de empezar recién ahora la reactivación- y que Misiones tiene producciones como la forestación, la yerba mate, el té y el tabaco, que están pasado ya hace algunos años por una situación difícil, se comenzó a complicar mucho la situación, sobre todo en el interior, porque Posadas es una ciudad que es más de servicios y de empleados públicos, sin grandes industrias. Pero en el interior se siente muy fuerte la falta de competitividad y de integración industrial de la materia prima. Y la gestión del Gobierno provincial está muy sostenida en la enorme carga fiscal, sobre todo en los impuestos provinciales. Hay impuestos que tienen que ver con la exportación -Ingresos Brutos a los productos que se exportan-, y la tasa de I. Brutos (que ahora ha bajado, por el Pacto Fiscal) para el sector industrial era muy elevada. Y ha subido para el sector comercial, lo que genera una situación fiscal que equilibra las cuentas pero con una situación social y productiva bien compleja porque se suma a la carga fiscal a nivel país.
P.: ¿Passalacqua debería haber desplegado otra estrategia en materia impositiva? ¿O no tenía margen por el Pacto Fiscal?
J.R.: El Pacto Fiscal era y sigue siendo una oportunidad. Su espíritu es la baja de impuestos nacionales y provinciales. Pero la Provincia intentó a principios de año subirlos, dado los límites establecidos en el Pacto para determinados rubros -sobre todo Ingresos Brutos-, y a partir de que estaban en algunos casos más bajos que esos límites (por ejemplo, en comercio). Pero hubo una protesta de los distintos sectores y el Gobierno decidió no avanzar porque iba en contra del espíritu del Pacto Fiscal. Venimos insistiendo en un cambio de matriz tributaria, sobre todo en el más criticado: I. Brutos. Hay que aumentar la cantidad de contribuyentes y trabajar en un sistema impositivo más justo.
P.: ¿Cuál es la situación de Misiones respecto de la pobreza?
J.R.: Hoy está anteúltima en pobreza. Tiene una pobreza estructural muy importante, sobre todo alrededor de las grandes ciudades. Posadas tiene un cordón de pobreza muy grande, con falta de servicios básicos como cloacas y agua potable -pese a que en la provincia estamos rodeados de agua- porque hace muchos años que no se hacen las inversiones que se debieran hacer.
P.: ¿Es achacable al Gobierno nacional o al provincial?
J.R.: En cuestiones de redes de agua potable y cloacas, más allá de que los gobiernos provinciales y/o municipales no pueden tener el presupuesto suficiente, sí es su responsabilidad armar los proyectos y establecer la proyección de crecimiento, que es lo que pasó en varios municipios, donde las redes quedaron pequeñas porque no se planificó. Hoy se está trabajando fuertemente en generar proyectos ejecutivos; cuando llegó el Gobierno nacional empezamos a trabajar en muchos municipios porque el tema de agua potable es una prioridad que estableció el Gobierno nacional.
P.: Como en el caso de Juan Schiaretti en Córdoba, Passalacqua mantiene un perfil dialoguista con Mauricio Macri. ¿Cómo repercute eso en Cambiemos Misiones, de cara a la renovación a gobernador de 2019?
J.R.: Entendemos que la relación debe ser así dentro de lo institucional: los argentinos eligieron a Macri a nivel nacional, y los misioneros a Passalacqua a nivel provincial. Tenemos otro rol en Misiones, de observar y controlar, y también de ayudar como nexo entre la Nación y la provincia, que es lo que hicimos desde que asumió Macri.
P.: ¿Cómo imagina la elección a gobernador de 2019, esta vez con Macri en la Casa Rosada y en busca de su reelección?
J.R.: Venimos creciendo muchísimo en la provincia. En la última elección (la parlamentaria de octubre) ya hubo un acercamiento muy importante entre el Frente Renovador y nuestra fuerza, cuando en las últimas elecciones el oficialismo había tenido una diferencia enorme con el segundo. Hoy hay mayor paridad, quedamos a 70 mil votos, un número que se puede descontar. Es un panorama abierto. Creo que en Misiones la gran mayoría está eligiendo dar continuidad a otro espacio político. El Frente Renovador gobierna desde 2003 y hay un desgaste natural, no sólo en las figuras sino en el esquema de trabajo. Hay un liderazgo muy fuerte del ingeniero Rovira, que fundó el Frente Renovador, y me parece que la gente está haciendo su opción. Dependerá de cómo transite cada espacio político hasta 2019, y de lo que hará el Gobierno nacional. Creo que en 2019 habrá una paridad muy fuerte, y a último momento habrá un porcentaje que incline la balanza.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password