Líderes de la UE se comprometen a una Europa “segura, próspera, social y más fuerte”

Los 27 países miembros firmaron hoy en Roma una declaración al conmemorar el 60° aniversario de los tratados que dieron origen a la integración continental.

Los líderes de los 27 países miembros de la Unión Europa (UE) se comprometieron hoy a mantener una Europa “segura, próspera, social y más fuerte en la escena mundial”, que adopte una “política migratoria eficaz y sostenible” y que genere “crecimiento y empleo”, al conmemorar el 60° aniversario del tratado que dio origen a la integración continental.

Los jefes de Estado plantearon hoy los objetivos de la UE para los próximos diez años en una declaración que firmaron en la sala de los Horacios y Curiacios del Campidoglio romano, el mismo escenario en el que el 25 de marzo de 1957 los líderes de la entonces Alemania Federal, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y Holanda fundaron primero la Comunidad Económica Europea y luego la Comunidad Europea de la Energía Atómica, embriones de la actual Unión.

“En los diez próximos años queremos una Unión más segura y protegida, próspera, competitiva, sostenible y socialmente responsable, que tenga la voluntad y la capacidad de desempeñar un papel fundamental en el mundo y de modelar la globalización”, destacaron los mandatarios en una declaración largamente negociada para llegar a acuerdos en lo que fue el primer gran acto sin la presencia del Reino Unido, que el próximo 29 de marzo activará el denominado Brexit (la salida británica del Reino Unido).

“Hoy estamos unidos y somos más fuertes: cientos de millones de personas de toda Europa se benefician de vivir en una Unión ampliada que ha superado las viejas fracturas”, firmaron los mandatarios presentes en la capital italiana, utilizando la misma lapicera que los denominados “padres fundadores” de 1957.

“La UE se enfrenta a retos sin precedentes, tanto mundiales como interiores: conflictos regionales, terrorismo presiones migratorias crecientes, proteccionismo y desigualdades socio-económicas. juntos estamos decididos a hacer frente a los retos de un mundo en rápida mutación para brindar a nuestros ciudadanos tanto seguridad como nuevas oportunidades”, plantearon en la denominada “Declaración de Roma”.

En el escrito, que fueron firmando uno a uno junto a las autoridades del parlamento y el Consejo europeo, los mandatarios plantearon cuatro objetivos en un marco en el que destacaron: “Por fortuna nuestra, estamos unidos. Europa es nuestro futuro común”.

El presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, quien también firmó la declaración prometió un “centésimo aniversario” de la UE y afirmó que “solo permaneciendo juntos estaremos a la altura de los desafíos que nos esperan”.

Tras la ceremonia de la mañana, los mandatarios fueron recibidos por el presidente italiano Sergio Mattarella, que destacó la “señal de relanzamiento” para el bloque continental que significó la firma de la declaración.

“Nuestro proyecto de libertad y democracia está bajo ataque. El terrorismo volvió a golpear una capital de Europa un año después del atentado en Bruselas. A la UE le toca un rol fundamental para reafirmar el valor de la vida contra los artífices de la muerte”, afirmó Mattarella.

En ese marco, la declaración firmada este sábado proyecta “una Europa segura y protegida: una Unión en la que todos los ciudadanos se sienta seguros y puedan circular libremente” con “una política migratoria eficaz, responsable y sostenible, que respete las normas internacionales”.

“Una Europa más fuerte en la escena mundial: una Unión que siga desarrollando las asociaciones existentes, creando otras nuevas y promoviendo la estabilidad y la prosperidad en su vecindad inmediata al este y al sur, y también en Oriente Próximo, en África y en el mundo”, agregaron destacando además la voluntad de “cooperación y complementariedad con la OTAN”.

Durante las semanas de negociación, Polonia había puesto en duda hasta último momento la firma de la declaración, descontenta con la posible mención a una “Europa a dos velocidades”, como reclamaban los países más desarrollados de la UE, y la ausencia de una referencia específica al rol de las instituciones nacionales.

Por eso, la declaración final incluyó reclamos de Varsovia con referencias al papel de los legislativos nacionales. “El futuro de Europa está en nuestras manos. Prometemos escuchar y responder a las preocupaciones expresadas por nuestros ciudadanos y cooperaremos con nuestros Parlamentos nacionales”, agregaron los líderes en la declaración, menos de 24 horas después de haber sido recibidos por el papa Francisco en el Vaticano para una foto común en la Capilla Sixtina.

“Dejaremos el margen de maniobra necesario a los distintos niveles para reforzar el potencial de innovación y crecimiento de Europa. Queremos una Unión grande para las grandes cuestiones y pequeña para las pequeñas. Promoveremos un proceso decisorio democrático, eficaz y transparente y una mejor ejecución”, aseguraron los mandatarios europeos en otro punto del escrito.

En el marco de la conmemoración y en medio de una ciudad blindada por la seguridad y diversas manifestaciones pro y anti-UE, Amnistía Internacional y Médicos sin Fronteras (MSF) reclamaron por la crisis migratoria que sacude al Viejo Continente, en una protesta bautizada “Not my Europe” (No mi Europa) en la que representaron en el río Tiber el naufragio de una barca de inmigrantes.

También se movilizó, convocando en todas las capitales europeas, el grupo europeísta #MarchforEurope, además de concentraciones que fueron desde el Partido Comunista hasta el derechista “Hermanos de Italia”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password