Marcar el ritmo

El largo plazo depende siempre de las decisiones en corto que se van tomando en el presente. En esa carrera Misiones se impone por varios pasos a otras provincias y al mismo país, inmerso en una crisis que arrastra desde mediados de 2018 y que todavía tiene final incierto. En la tierra colorada, en cambio, comienza a vislumbrarse un escenario definido, con mejores perspectivas para buena parte de la actividad productiva y algunos indicadores vinculados al bolsillo que son alentadores, como la recuperación del mercado automotriz, golpeado por la recesión y la pandemia. 

El gobernador Oscar Herrera Ahuad mantiene la premisa de que el Estado debe intervenir en la economía para sostener actividades complejas, pero también para incentivar el consumo, que moviliza toda la rueda. El concepto es macro y se mantiene en el tiempo. Pero también es micro, como en el caso de la inyección de recursos y medidas que se está aplicando a Puerto Iguazú, para revivir a una ciudad con una dependencia intensa del turismo internacional que todavía está muy lejos de regresar en plenitud. Es en sinergia con el sector financiero y con las empresas locales, que se dosifican asistencias para recuperar el comercio local, la gastronomía y el turismo, que por ahora dependerá del consumo interno y las visitas de otras provincias. 

En lo macro, se mantiene una agenda intensa para mejorar las condiciones económicas y financieras del sector productivo, conseguir obras de infraestructura largamente demoradas por la Nación y sostener el concepto de que Misiones necesita una política diferente para atender las asimetrías de frontera. 

El veto presidencial fue un baldazo de agua helada para las pretensiones misioneras, pero ahora fue el propio ministro de Producción, Matías Kulfas, el que volvió a poner el tema en agenda al reflotar la reglamentación del artículo 10 de la ley Pymes como una forma de reparar el daño a las expectativas locales. No es lo ideal y en la memoria cercana está presente el fiasco que significó durante la gestión Cambiemos el intento por reglamentar esa ley. Pero peor es nada y hay que aprovechar el resquicio abierto para negociar condiciones especiales para algunas producciones, alguna rebaja de impuestos empresarios y toda otra herramienta que pueda influir en la generación de empleo. 

En el sector empresario ahora desconfían de las buenas intenciones del Gobierno de Alberto Fernández, al que en este caso, emparentan con el de Mauricio Macri, que para sorpresa de todos, en Puerto Iguazú había reconocido no tener idea de lo que estaba pidiendo Misiones después de varios meses de campaña protagonizada por los candidatos de Cambiemos con la promesa de que se iban a atender las asimetrías. Nunca pasó y por eso el desplante de Fernández fue otro golpe fuerte. Y el que se quemó con leche…

La única diferencia es que ahora las pruebas de lo que pide Misiones están a la vista. Las fronteras cerradas demostraron que sin el acoso de Paraguay y Brasil, la economía misionera pudo florecer cuando otras se marchitaban. Pero es apenas una probeta de laboratorio. Cuando se abran las fronteras la dolencia seguirá ahí, igual que siempre, dependiendo de los vaivenes del tipo de cambio. La agresiva política de fronteras que impone Brasil preocupa por su expansión incluso a Ciudad del Este, la meca de las baratijas que teme perder ese atractivo ante el avance descontrolado de las lojas free en las ciudades de frontera. 

El director ejecutivo de la Cámara de Comercio y Servicios de la capital departamental, Said Taijen de Ciudad del Este, expresó su preocupación por la instalación de tiendas libres de impuestos en el lado brasileño del puente, considerando una amenaza directa al comercio fronterizo. “Es urgente tener una solución definitiva para que podamos seguir siendo competitivos, porque después puede que sea demasiado tarde“, dijo el ejecutivo, instando al Congreso paraguayo a aprobar urgentemente un nuevo régimen de exportaciones. Cualquier parecido con la realidad misionera es pura coincidencia. 

Las Lojas Free crecen como hongos -el número de tiendas libres de impuestos aumentó 33,3% desde octubre pasado- y Foz de Iguazú concentra cuatro enormes salones con ofertas imbatibles. En Porto Xavier, frente a San Javier, se abrió uno y recibió  a más de 30 mil clientes en solo dos meses de operación, lo que entusiasmó a sus dueños a abrir un segundo espacio más grande. No prepararse para esa competencia puede ser letal para el consumo en las ciudades de frontera y desmoronar el crecimiento registrado en los últimos meses. Por eso Misiones insiste. 

De todos modos, la Nación está enviando señales de querer atender las demandas puntuales de cada sector. Esta semana se selló un acuerdo por 400 millones de pesos para créditos productivos a tasas bajas -que en Misiones serán administrados por el Banco Macro- y Herrera Ahuad planteó la demanda por obras energéticas y alguna certeza por el gasoducto del NEA, ante el peligro latente de que una vez más la región quede postergada si avanza la idea de exportar el gas a Brasil a través de Paso de los Libres. En la reunión con Herrera Ahuad y el ministro del Agro, Sebastián Oriozabala, el propio Kulfas pidió a la Provincia que se presenten opciones para trabajar en incentivos directos a determinadas actividades, por volumen de producción o exportación o por capacidad de carga tributaria, para crear nuevos puestos de trabajo.

Misiones puede hacerse oír con claridad porque no está pidiendo asistencia ni auxilios, sino herramientas. La estabilidad conseguida le permite negociar con una independencia que no tuvo en otros tiempos. Es una de las provincias menos endeudadas y con una buena gestión de recursos propios que le permite anticiparse a discutir paritarias y atender demandas de los estatales. Ya cerró un acuerdo con policías en actividad que recibirán un incremento del 20 por ciento, más cinco mil de bolsillo por insumos y zona. Un agente que cobraba 46 mil pasará a cobrar 60.200 pesos. Los retirados recibirán un aumento del 20 por ciento y 2.500 por otros conceptos. 

La misma oferta se materializará con los otros sectores del Estado en negociaciones que se iniciarán en las próximas horas. No es casual. En 2020 Misiones fue de las provincias con subas salariales más importantes, con 37 por ciento en los primeros meses del año. Ahora se abre una paritaria en enero, bastante tiempo antes de lo acostumbrado, pero pensando también en el inminente regreso a clases -ahora presenciales-. La mesa de negociaciones además sigue abierta durante todo el año. 

Hasta ahora no hay perspectiva de subas similares en otras provincias y menos en la Nación. Pero la apuesta es a que sean bastante modestas las ofertas, por debajo del 30 por ciento, para, también, contener las expectativas de inflación, estimadas un punto por debajo, proyección demasiado optimista para los observadores privados. Misiones puede anticiparse por tener solidez en sus finanzas y un manejo controlado de los gastos. Está entre las provincias con menor cantidad de empleo público, con apenas el 20 por ciento, menos de la mitad que la primera y por debajo de todas las provincias del NEA, que reciben mucho más recursos por coparticipación. 

La anticipación de Misiones le da también cierta previsibilidad a un año político. Las elecciones legislativas marcarán el pulso en medio de la pandemia y la gestión será evaluada en todos los ámbitos. 

La nacional todavía no llegó a despegar del todo, inmersa en una crisis heredada. De todos modos, las proyecciones indican que hoy Alberto Fernández ratificaría respaldos. Una encuesta de Clivajes le otorga el 39 por ciento de las preferencias a los candidatos del oficialismo, contra apenas 26,7 por ciento de Cambiemos, cuyo líder, Mauricio Macri, cae en todos los estudios. Otro sondeo de Ricardo Rouvier revela que casi el 65% de los argentinos valora la tarea realizada por el Ejecutivo Nacional para la obtención de las vacunas.

En Misiones la Renovación cuenta con la gestión como principal bandera. El manejo de la pandemia es un activo que se cuida celosamente por el Gobernador en persona. Por eso mismo no sorprendieron los cambios en el gabinete provincial. Uno por el desgaste de los años en la gestión, el otro por el ajetreo de los últimos días cuando la sociedad se enteró de manejos administrativos que hubo que salir a explicar. Y si hay que explicar, en política no suele servir. No solo hay que ser, sino parecer. 

La elección de los sucesores de Luis Lichowski y Rafael Morgenstern fue natural. Nicolás Trevisán es un hombre cercano a Herrera Ahuad y ya venía trabajando codo a codo en Industria. Es un empresario de larga trayectoria y ahora tendrá la posibilidad de poner en práctica todo lo que postulaba desde el sector privado. Por eso fue celebrado su ascenso, ya que conoce las demandas empresariales y las herramientas para inyectar dinamismo a una industria que tiene que batallar con costos y la logística de la distancia. 

Trevisán marcó de entrada las prioridades marcadas por el Gobernador: poner en funcionamiento el anhelado puerto de Posadas, agilizar la burocracia para la radicación de industrias y atraer financiación para pymes industriales. Herrera Ahuad también le pidió poner el acento en todo el mapa provincial. 

Por su parte, Héctor Corti también estaba en la función, como subsecretario. Es profesor de Educación Física pero viene de un espacio político distinto. Es radical de Puerto Rico, sumado a la Renovación de la mano de Herrera Ahuad. Ya tiene plan de trabajo diagramado para poner en marcha, también con el interior como eje.

Mientras la gestión se refresca, en la oposición son varios los devaneos para ofrecer candidaturas. En Cambiemos hay desconcierto en las filas medias a la espera de que haya definiciones de la cúpula nacional para el reparto de espacios. El radicalismo quiere que Luis Pastori vuelva a pelear por una banca en Diputados y advierten que la lista provincial deberá ser muy bien repartida con el PRO que carga con el peso político de defender el fiasco de la gestión. En el partido crece el consenso expresado esta semana por el diputado nacional Facundo Suarez Lastra, quien aseguró que “no fue un gobierno de coalición” sino “una alianza parlamentaria“. Nadie se quiere hacer cargo de los resultados de los cuatro años de Cambiemos. 

En el Frente de Todos local también hay una tensa espera por cómo van a llegar las directivas de Nación. En el peronismo convocaron a elecciones internas para elegir nuevas autoridades partidarias, que marcarán también la temperatura de la alianza con el kirchnerismo. La cita es para el 14 de marzo.

En el Frente de Todos, la explosiva declaración de Fabián Rodríguez, intendente de San Vicente, despertó todas las alarmas. Reclamó “federalización” de las políticas nacionales y no descartó apoyar a la Renovación en las legislativas. “Traidor”, lo acusó Martín Sereno. Cacho Bárbaro fue más moderado. Pero la foto con Cristina Britez, a quien no veía casi desde la campaña pasada, reveló el apuro: “Nos reunimos para hablar sobre la actualidad de la provincia y los desafíos por delante en este año que comienza. Coincidimos en trabajar de manera conjunta con el compromiso de llevar soluciones a los misioneros”, definió la diputada, su compañera de bancada.

Juan Carlos Argüello220 Posts

Periodista, director de Economis

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password