Mayra Arena: “Massa es un nuevo peronismo, que no es una continuidad de este Gobierno”

Compartí esta noticia !

¿Qué tienen los pobres en la cabeza? La pregunta en una charla TEDx la hizo famosa en 2018. Cinco años después, la misma pregunta adquiere otra dimensión, porque interpela al peronismo, el partido al que pertenece y milita fervorosamente. Mayra Arena asegura que en los últimos años, el peronismo se acostumbró más a hablar de los pobres que a los pobres. Y que allí radica quizás una de las claves del crecimiento de Javier Milei, a quien le reconoce un magnetismo similar al de Juan Domingo Perón. 

Mayra habla de la pobreza que conoce y en la que se crió, aunque ahora mismo lidere una empresa con clientes importantes, a los que asesora en materia de consumo y estrategias de ventas. “Investigamos más que nada lo que es consumo masivo y conductas económico-culturales masivas”, explica.

En una visita a Economis, la joven dirigente, cercana a Sergio Massa, revela que de esas investigaciones emerge un dato ineludible a la hora de leer el comportamiento político de la sociedad: “La empobrecida es la clase media”. “Y en el AMBA los que más plata tienen son los pobres, o los estructuralmente pobres, pero que ha crecido en una economía en negro muy galopante, sobre todo después de la cuarentena. Mientras que la clase media asalariada ha quedado con los sueldos deprimidos y con el atraso cambiario y con la gran inflación que tuvimos, ha quedado atrás. Es un escenario donde la pobreza ha mutado”.

Y esto complejiza todo, la política, la economía, las decisiones económicas, ¿no? La economía en negro es difícil de dimensionar…

Pone a la política en la obligación de pensar algo distinto. Porque la política está muy mal acostumbrada en relación con la pobreza. Por un lado, se acostumbró a una política social determinada, con la que yo no comulgo, e incluso tengo disputas dentro de mi espacio, mi espacio peronista. La pobreza que vos tenés hoy, que es la de la clase media trabajadora, no la podés sustentar con política social. La clase media tiene dos, tres, cuatro laburos, los que sean necesarios, para sostener ese nivel de vida, para dejar de empobrecerse y no quiere ninguna política social.

Y no recibe tampoco.

No recibe, no se identifica, no iría a buscar. Y son los pobres, que no tienen cara de pobres, que tienen todo para ser de clase media. Incluyendo, si en algún momento llegaran a la extrema necesidad de tener que ir a golpear la puerta de un municipio, o de un ente gubernamental, sentirían que no tienen la suficiente pinta de pobres como para acceder a algún tipo de ayuda social. Entonces, eso genera una gran angustia, una gran crisis de identidad de clase. Y sobre todas las cosas, un corrimiento en lo económico y en lo político, porque la persona no sabe tampoco dónde ubicarse y genera lo que yo llamo un “aclasamiento”. Pierde su clase social o siente que ya no la puede sostener y queda empobrecido. Pero, siendo y teniendo toda la cultura, todos los antecedentes para ser de clase media.

Y el peronismo perdió ese contacto, ¿por qué?

El peronismo se caracterizaba por tener siempre la oreja en el asfalto y ahora no la tiene, efectivamente. Se ha debilitado, por supuesto no es igual en todo el país y no es igual en todas las regiones, pero hay dos cosas muy dañinas para la política: encariñarse con una política social y tenerla crónicamente, cuando la política social debe ser pensada para tener un principio, un desarrollo y un final. Y la otra, tiene que ver un poco más con la modernidad y esta política que se informa de lo que pasa, o este funcionariado que se informa de lo que pasa por los focus group o por las entrevistas. Que se las compran a otro millonario también, ¿no?

Y las redes sociales, el Instagram y el Twitter.

No, Twitter ni hablar, porque te genera ecosistemas. Y Twitter es el 3% de la población argentina. Así que estoy muy preocupada porque efectivamente el peronismo es siempre la propia calle, el propio pueblo. Y no podemos permitir, no podemos generar un aburguesamiento de la clase política, porque rompe o pone en crisis nuestra identidad. Es necesaria una dirigencia que conozca muy bien al pobre.

También el escenario global y la pandemia incluso ha influido mucho en estas crisis, ¿no? 

Influyó. A ver, si estuviéramos en un laboratorio de la mala suerte, o la buena suerte, yo creo que Alberto Fernández haría explotar los tubos de ensayo. La mala suerte de ese hombre creo que merece un estudio científico. Está meado por los perros, pobre cristiano. Así que hay que reconocerle que le tocó, realmente, la pandemia, la guerra, la sequía, un contexto internacional durísimo, el Fondo que ya venía heredado. Realmente han aparecido cosas que no le pasaron a otros, eso hay que reconocérselo. Como también hay que reconocerle al ministro de Economía, que agarró el ministerio en un momento tan duro que ningún economista nacional quería agarrar de vice, ni siquiera el cargo de ministro, no querían agarrar de vice. Entonces, me parece que este momento es ideal para hacer oposición y tirar piedras. Pero hay que ponerse esas botas, había que ponerse esas botas.

¿Le decís ministro de Economía y no le decís, ni Massa, ni candidato a presidente?

Le digo Massa y le digo candidato a presidente. Hasta ahora yo creo que ha hecho más de  ministro de Economía, porque recién la semana pasada se pudo sacar el bolso de piedras que era no tener el acuerdo con el Fondo. El acuerdo de desendeudamiento y esa parte de la deuda argentina. Entonces, recién ahora puede empezar a ejecutar nueve meses de negociaciones jurídicas heredadas de otro gobierno, sin comerla ni beberla. Y nueve meses de negociaciones para recién empezar a disponer del presupuesto. Y eso es una cosa también para reconocérselo a la Nación.

Y una jugada política del Fondo también, que acá juega la política…

Acá juega a la política y sobre todas las cosas está determinando quién va a manejar los intereses políticos de esta Nación. Quién va a manejar los intereses de nuestros recursos naturales. Y si sobre todas las cosas, vamos a tener un proyecto de país autónomo, o si vamos a ser un intento de colonia no legalizada. En ese sentido, la moneda nacional, la soberanía nacional, la política propia, pensada por y para los argentinos, incluyendo fortalecer los regionalismos. Yo le presto mucha atención al interior, del interior. Estoy recorriendo mucho los pueblos pequeños, las localidades por todo lo largo y ancho de nuestro país. Y realmente hay deudas de la política muy grandes.

Con el norte ni hablar. El norte argentino lo padecemos nosotros…

Con el norte en particular me parece que la deuda es del peronismo. Porque de otros partidos, no espero que gobiernen para el pueblo. Y es particularmente con la industrialización del norte. No es posible peronizar al obrero, si tiene un trabajo precario y con un sueldo de explotación legalizado. Necesitamos industrializar. Ustedes están en una región fantástica cerca de Paraguay, cerca de Brasil y es una completa injusticia que paguen las cosas con el flete de otro lado, el más caro de la Argentina. O que, además, produzcan cosas acá, vayan a los centros de producción de Buenos Aires y después las paguen con doble flete en lugar de agregarles valor para el trabajo de los misioneros y los posadeños.

Te puede Interesar  Prorrogan la suspensión del transporte interurbano

Mayra tiene 31 años y fue mamá a los catorce. Tiene otro hijo más del “corazón”, al que todavía, por cuestiones legales, no puede adoptar. Actualmente vive en Caseros y estudia Ciencias Políticas en la Universidad de Tres de Febrero. Su experiencia y agudos análisis la hicieron una figura conocida. Integró la lista de diputados nacionales que iba a llevar Daniel Scioli, antes de bajarse en el acuerdo que ungió a Massa.

Sos muy crítica con el peronismo, creo que dijiste en un par de entrevistas esto de enamorarse, ¿no? Lo dijiste recién con las políticas sociales. Pero, por ahí hay una militancia que está muy enamorada también, tanto de Cristina, como del concepto si se quiere, del peronismo kirchnerista y no es consciente de esta realidad que estamos viviendo todos los días. Lo de la pobreza, la inflación, la economía que no termina de levantar.  ¿Hay que romper ese enamoramiento?

El enamoramiento no es algo necesariamente malo. Sí creo que nubla la capacidad de visión y de objetividad. Cuando uno está enamorado, está como un poco ciego, un poco o bastante. Y me parece que yo quiero compatriotas y compañeros enamorados de la Argentina, enamorados de nuestra patria, no enamorados de nuestro propio partido. Más allá de que tenemos la convicción de que es nuestro partido el que puede cambiar la realidad, el kirchnerismo hegemónico, o el peronismo hegemónico, que viene conduciendo la política en los últimos 20 años ha hecho muchísimas cosas increíbles en materia de nacionalización, de recursos, de tener la jubilación más alta de América, de tener salarios altos, de tener una gran producción de autos. La verdad, es que no tengo que enumerarlo porque también cada uno tendrá honestidad consigo mismo, sobre cuánto tiempo necesitaba trabajar hace 10 años para vivir bien y cuánto tiene que trabajar ahora para vivir con lo justo. Entonces, el peronismo tiene un gran problema, si lo miramos objetivamente. El peronismo empieza a perder cuando hace las cosas muy mal, o cuando hace las cosas muy bien. Cuando hace las cosas muy bien, eleva a la clase media, a los trabajadores. La clase media se eleva un poquito más, se vuelve clase media alta y todos nos aburguesamos un poco. En ese aburguesamiento, mucha gente cambia su identidad política y ya no quiere votar lo que antes votaba. Pero, prefiero tener esa crisis, tener ese tipo de campañas, ese tipo de elecciones, ese tipo de problemas, de que nos dejen de votar porque hicimos las cosas bien y no que nos dejen de votar por los errores que cometimos. Hoy creo que la gran perforación de la base electoral del peronismo, que mutó con Javier Milei, ha sido por los errores que cometimos.

¿Y qué te responden cuando hablas? Porque sos dirigente peronista. Cuándo planteas esto, ¿Qué te dicen?

Estoy construyendo una excelente relación con Massa y con su equipo, porque sobre todas las cosas coinciden en que hay una política que llegó a su fin de ciclo. Una forma de ver al Estado como protagonista de todas las cosas que agotó a muchos argentinos. Que ya venía cansando a los argentinos, pero, que con la cuarentena explota. Porque sentimos al Estado, no solo que no nos ha ayudado, sino que estaba en contra nuestro.

Pisando todo.

Pisando, entorpeciendo la salida. Entendemos también las políticas que se tomaron, porque en ese momento todos teníamos mucho miedo, porque era mejor prevenir, porque entre empobrecerse y morir, el Estado priorizó que mueran los menos posibles. Y fue un momento muy duro. Ahí, hay que reconocerle a Alberto Fernández que nadie hubiera querido estar en sus zapatos.

Que hubiese sido un desastre con otro gobierno.

Creo que la cantidad de muertos y la tragedia que se hubiera generado. Hay una paradoja en economía, ahora que está de moda que todos hablemos de economía. Yo me puse a estudiar economía para no ser menos. Hay una paradoja que se llama la paradoja del buen sanitarista. Si el sanitarista, el que sabe de salud pública, es bueno, empieza a advertir que puede venir una tragedia y a repartir cosas para que se prevengan, a que todos tomen medidas exageradas. Entonces, después no pasa nada. Nadie se contagia, nadie se muere, mueren pocos. Todos dicen que, este tipo era un exagerado. Al final no pasa nada. Y al revés: si es un mal sanitarista y si no advierte, lo que puede pasar es que todos viven mucho más tranquilos, toman menos recaudos, toman menos precauciones y después ocurren las tragedias. Entonces, ¿Cuándo es bueno y cuándo es malo? Queda siempre en disvalor el avance de la ciencia. El hecho de que hayamos erradicado enfermedades gracias a la ciencia y a las vacunas, hace que hoy mucha gente se dé el lujo de ser antivacunas. Ignorando que llegaron a adultos, gracias a esa ciencia. Entonces, sin dejar de reconocer los errores y cómo le hemos fallado a una parte de la población, tampoco tenemos que pisotear a nuestro gobierno. Creo que se hicieron muchas cosas y que la Argentina no está tan mal como se dice muchas veces.

¿Y decís que Massa está en condiciones de cambiar, de revertir?

Sí, absolutamente. Primero, que es el tipo de los que están hoy candidateándose, por lejos el tipo más preparado. Coincido con él en tener una mirada muy crítica de la política social, que está desgastada. Y, coincido con él en algo que es que el peronismo siempre inevitablemente tuvo una profunda vocación de poder. Fijate, que lo que más le cuestiona a Massa es eso, sus ganas de. Y a mí me parece que el peronismo siempre ha demostrado eso. Quizás haya otros partidos que ponen a la ideología en primer lugar, que ponen a la moral propia, a la conciencia propia. “Si la sociedad se derechiza nosotros perderemos, si la sociedad pide esto yo no voy a hacer”. El peronismo no piensa así. El peronismo tiene una profunda vocación de servicio, que logra ejecutar gracias a su profunda vocación de poder.

Dijiste en otro momento que no hacía falta tanta moral, digamos que había que tener… primero tener el poder.

Sí, esa es una de mis frases más polémicas o más cuestionadas. Yo soy de la idea de que el bien y el mal coexisten en todas las personas y en la política, sobre todo. La política es barro y hay que ensuciarse. Por el contrario, cuando no hay una política que se ensucia para defender a los trabajadores, los poderosos hacen lo suyo. Entonces, para defender, para proteger, para progresar, hay que ensuciarse muchísimo. Hay que ensuciarse muchísimo. Y no sé si es con buenos modales, o pidiendo por favor muy amablemente que se hagan las cosas que se logran. El peronismo, suele imponer los derechos más que pedirlos por favor.

Te puede Interesar  El presupuesto de Apóstoles prevé un incremento cercano al 35%

Ahora, te reitero la pregunta. ¿Crees que Massa está condiciones de dar la vuelta? Porque, las PASO fueron un golpe muy fuerte.

Fueron un golpe muy fuerte, porque espiritualmente que te gane un hombre sin estructura a dos partidos con estructura, es una cosa que te deja en offside. Pero, me parece que fue por un punto y no llegamos a dos puntos. Entonces no hay que sobredimensionar la derrota. No hay que sobredimensionar nada. En el momento en el que en la Argentina está de moda sobredimensionar el dolor, sobredimensionar el victimismo, sobredimensionar las poses. Ahora todos tenemos que tener poses de que estamos sufriendo y angustiados, eso nos da una especie de estatus moral. A mí me parecen más unas ganas de hacerse ver, que de ejecución real. Y creo que hay posibilidades reales de que la Argentina la gobierne como un nuevo peronismo, que no es una continuidad de este gobierno.

¿Un nuevo peronismo?

Sergio Massa es un nuevo peronismo.

¿Superador del Kirchnerismo? ¿Una nueva etapa?

Yo creo que la relación que tiene Sergio Massa con Cristina Kirchner, bueno, no lo creo, me consta, porque tengo relación con Massa y con su equipo, pasa muchísimo más por la geopolítica. Cristina Fernández, es hoy una mujer que entiende muchísimo de geopolítica y que está enfocada más en eso, que en lo que tiene que ver con la cotidianidad. Vimos que no funciona tener un presidente por un lado y un jefe político por otro. La conducción del presidente tiene que ser única y tiene que ser fuerte. Y Sergio Massa no es Alberto Fernández.

Me llamó mucho la atención, dijiste que para el pobre, Milei era muy parecido a Perón.

Para quienes lo votan.

 ¿Qué cosas de Perón ven en Milei?

El liderazgo, la sinceridad que le ven, lo genuino que lo ven y sobre todas las cosas, el hecho de que volvió a hacer algo que Perón hizo en su momento, que es hablarles directamente a ellos. El peronismo no solo dejó de hablarle a los trabajadores, priorizó la agenda de los pobres, pero también dejó de hablarle a los pobres. Empezó a hablar de los pobres.

El pobrecismo, más que el progresismo.

Muy buena. Entonces, en ese sentido, la gente se siente abandonada. Se sintió muy abandonada por la política. Y aparece un tipo que te habla y aunque no te cierre del todo, aunque no entiendas del todo, aunque nunca hayas probado eso, te habla a vos. Y ya con eso es distinto. Perón le habla a los trabajadores por radio, generando un sujeto político por primera vez en la historia. Entonces, el gran problema no es el enamoramiento que tiene en este momento un sector de la población, que tiene derecho a sentirse que se fijaran en ellos. El gran problema es que sabemos el abandono que sufrirían y los resultados que serían más que desastrosos. Y no podemos dejar a los trabajadores y a los pobres abandonados a su suerte. Lo ven como esta figura, pero no tiene absolutamente nada que ver con la visión política y económica. Se diría que es prácticamente la antítesis. Siempre que te dejan solo, en condiciones de negociar con tu empleador, siempre eso se promedia para abajo. Históricamente ha sido así. Si la política no está intercediendo para que la balanza se incline para arriba, siempre quedás indefenso.

Cómo ves, sos especialista en consumo, ¿Cómo ves estas últimas medidas de Massa? La quita del IVA, el tema de ganancias, ahora se anuncia algo también para autónomos.

Me parece muy positivo reconciliarse con esa clase media que paga Ganancias, que naturalmente es un pueblo trabajador. Devolver el IVA me parece fundamental. Tener mecanismos estimulantes para que la gente compre también con débito. Entiendo que muchos criticaron esta medida porque quieren ver el descuento de otra manera, pero el circulante efectivo y grande de la economía, es uno de los grandes conflictos que tenemos a la hora de medir la economía, que está subdimensionada. La economía argentina está subdimensionada. No tenemos la pobreza que nos dicen que tenemos, no tenemos ese nivel tan malo de acuerdo económico.

La famosa economía barrani…

No solo eso. Misiones es una de las provincias, que para muestras sobra un botón, de lo que ha crecido. Ejemplar a muchos niveles, la verdad es que hay muchas cosas para copiar de Misiones. Esto de pensar la economía, esto de no permitir los latifundios, esto de pensar en los pequeños productores, es una cosa extraordinaria y muestra cómo cuando las regiones se piensan a sí mismas, pensando en que las provincias son de todos, que los gobiernos son para todos, realmente se cambia la vida de la gente. En algunas provincias nos falta un poquito más, pero me parece que Argentina tiene una prosperidad por delante mucho más parecida a esto. Y estas medidas, son en ese sentido. Quiero ver al Massa candidato a presidente, quiero ver las propuestas para los argentinos y estoy segura de que en estos días va a salir con eso. Pero primero, tuvo que cumplir con su rol de ministro de Economía y recién ahora se pudo sacar esa mochila.

Dijiste antes de las primarias que Milei iba a ganar incluso en los barrios pobres.

Sí, sí.

Hiciste una proyección perfecta…

Dije que arrasaba. No pensé, que en la clase media también le iba a ir bien. Yo pensé que, en la clase media, media sólida, le iba a ir bastante mal. Y no, en la clase media también le dio un voto de confianza, pero más que nada los sectores trabajadores y pobres. Y sí, lo vimos venir hace años y está el archivo y me lo banco. No es que ahora con el diario del lunes lo digo. Lo vimos venir hace rato.

¿Y qué proyección haces hoy para las elecciones de octubre, teniendo en cuenta todo este reacomodamiento?

Creo que, lo que falta es la promesa de cuál va a ser el sueño trabajador con un Massa Presidente. Cuál va a ser el proyecto de vida. ¿Qué vamos a tener? ¿Vamos a tener nuestra casa? ¿Vamos a recuperar el sueldo de las ocho horas? ¿Vamos a tener una nueva industria? Quiero ver eso. ¿Qué nos va a dar Masa Presidente? Que lo diga él con sus palabras, con sus proyectos. Por supuesto, que somos un equipo y estamos para pensar todo lo que tiene que ver con la política social y con aquellos que necesitan el empujón, pero ser conscientes de qué es eso. Una política que ahora piensa en empujar para arriba y no en el acompañamiento crónico. 

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin