Nueva cumbre de gobernadores en defensa de los recursos provinciales

A días de que el Ejecutivo nacional presente el proyecto de la Ley de Presupuesto 2018 y con un escenario de congelamiento de fondos para el año entrante, la liga de gobernadores se vuelve a reunir y suma cada vez más sillas a la mesa.

Con el pedido judicial de la administración bonaerense de eliminar el tope para el Fondo del Conurbano, las posibilidades de modificar la Ley de Coparticipación y la continuidad del impuesto al Cheque como telón de fondo, la reunión entre los jefes de estados opositores que había sido pautada para la semana pasada se realizará el próximo miércoles y contará con la presencia de más gobernadores.

La escasez de fondos que la administración nacional dejó trascender y el congelamiento de los montos para obra pública prendieron las luces de alerta de los gobernadores más cercanos a la Casa Rosada que entienden que pueden ver comprometidas las cuentas en 2018.

Tanto es así que a los que ya confirmaron la presencia al encuentro que se desarrollará en la Casa de San Juan, de esta capital, el anfitrión Sergio Uñac y sus pares Domingo Peppo (Chaco); Carlos Verna (La Pampa); Gildo Insfrán (Formosa); Juan Manuel Urtubey (Salta); Roxana Bertone (Tierra del Fuego); Gustavo Bordet (Entre Ríos); Juan Schiaretti (Córdoba); Juan Manzur (Tucumán) y Lucía Corpacci (Catamarca).

Como representante del peronismo bonaerense el que asistirá es el candidato a senador Sergio Massa, el cual fue invitado por el gobernador Casas la semana pasada.

Pero esta vez será amplio el encuentro y se sumarán gobernadores de buena relación con la Casa Rosada. Así que se espera la llegada de los radicales Alfredo Cornejo (Mendoza), Gerardo Morales (Jujuy) y Ricardo Colombi (Corrientes), como así también el socialista Miguel Lifschitz (Santa Fe), Alberto Weretilneck (Río Negro), Hugo Passalaqua (Misiones) y Omar Gutiérrez (Neuquén).

La Casa Rosada tomó nota que ya no son solo los gobernadores PJ sino que algunos amigos cercanos decidieron acercar su silla a la mesa en donde se planteará una estrategia común en la discusión de los fondos coparticipables. Y más sabiendo que la postura de los gobernadores los apunta directamente, ya que repiten todo el tiempo la frase de “el reclamo es entendible, pero quien debe pagar la diferencia es la Nación”.

Frente a esto, en los últimos días desde el Ministerio del Interior explicaron que, de mantenerse el tope de $ 650 millones para Buenos Aires, las proyecciones plurianuales del Presupuesto 2017 muestra que quitando la Ciudad Autónoma que no recibe esta coparticipación la provincia que gobierna María Eugenia Vidal es la que menos recibirá este año en el que se repartirán $ 54.255 y se mantendrá en el último lugar hasta el 2019, año en que se estima que los fondos alcanzarían los 74.000 millones de pesos.

La intención del encuentro en lograr un bloque común para no perder ingresos algo que ya quedó plasmado en la decisión por unanimidad de los 20 fiscales de Estado de llevar adelante una estrategia judicial conjunta para responder la demanda en la Corte de cara a la discusión del presupuesto para el año próximo.

Como una de las ideas que se baraja es la de pedir un incremento en la coparticipación del Impuesto al Cheque (hoy es del 30%) a cambio de los votos que el Gobierno necesita en la Cámara alta para prórrogarlo un año más.

Además, y de cara a la reforma tributaria que dice estar trabajando el gobierno nacional, los jefe de estados provinciales llevarán a la mesa opciones respecto al Impuesto de Ingresos Brutos, algo que todos señalan necesario intentan solucionar para poder reducir los costos en el interior.

En la Casa Rosada leen sin embargo como “natural” la asistencia de los mandatarios de Cambiemos a la reunión porque “defienden los intereses de sus provincias”.

También se preocupan en aclarar que el destinatario de la instantánea no será Mauricio Macri sino la Corte, que es la que debe fallar en -enfatizan- “un conflicto entre provincias”. También remarcan que esperarán el fallo del máximo tribunal, para recién luego convocar a los gobernadores para explorar un acuerdo en el reparto de fondos.

Pero los Ejecutivos provinciales miran, en definitiva, al Presidente, ya que reclaman que la encrucijada no sea resuelta por la Justicia sino con una salida política, vía una reforma fiscal en el Congreso.

La estrategia apunta entre otros ejes a cosechar una mayor coparticipación del Impuesto al Cheque, del Fondo Sojero y del Fondo Vial, además de que entre en ese régimen el reparto de ATN, que hoy se da de manera discrecional. Una pieza clave en esta estocada, como articulador, es el titular del bloque del PJ en el Senado, Miguel Pichetto.

La pulseada se inserta además en otras dos discusiones macro: la de la nueva ley de coparticipación -en Nación esperan enviar el proyecto al Senado a más tardar a comienzos de 2018- y la de una reforma fiscal. Para la primera, en los hechos la demanda de Vidal actúa como catalizador. Para la segunda, los mandatarios advierten que están dispuestos a bajar la presión impositiva si hay una compensación en materia de mayores ingresos por otra vía.

La preocupación no es antojadiza: Vidal batalla en el máximo tribunal la voladura del techo de $ 650 millones al Fondo del Conurbano, que rige desde 1996. Una aspiración que de contar con viento judicial a favor derivaría en unos $ 50 mil millones anuales adicionales para el distrito, en detrimento del resto de las provincias.

La puja es fuerte: el año que viene el reparto entre los gobernadores en este concepto -se nutre del 10% de la recaudación del Impuesto a las Ganancias- será del orden de los $ 64.911 millones.

Por eso la coalición peronista amplió la estrategia para cobijar además a caciques de otros signos políticos, incluidos los de Cambiemos. Moderará para eso hoy su discurso de defensa de sus recursos, aunque sin perder firmeza, pero ganará en volumen político al ampliar la instantánea a buena parte del país.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password