COLUMNISTAS, Ultimas Noticias

Perspectivas 2021: Misiones en un contexto distinto

Compartí este articulo en:

Si algo hemos aprendido los misioneros durante gran parte del año pasado fue aprender a comprarnos y vendernos entre nosotros. Quizás hacía falta una prueba inédita para que termináramos de entender cuál es el verdadero potencial de nuestra provincia.

Algo debe quedar claro para evitar interpretaciones difusas: lo anterior no significa ni implica que Misiones produce todo lo que precisamos para vivir, muy por el contrario lo que pretendo dejar aclarado es que después de mucho tiempo podemos medir nuestro potencial como provincia alejada de los centros de distribución y consumo, y que aún en la pandemia mediante hemos aprobado con creces la prueba a que nos sometió la historia.

Las ventas generadas tanto por el comercio como por la industria, estuvieron muy por encima de la inflación en porcentajes que a priori nada ni nadie podíamos estimar que finalizaríamos como lo han informado los funcionarios encargados de la recaudación provincial.

Pero más allá de esos datos duros, debemos ser conscientes que la mayoría de las industrias nunca dejó de producir, que hay ventas firmes para el primer semestre del 2021 y que los comercios, si hubieran tenido la posibilidad de un abastecimiento constante podrían haber vendido aún más de lo que vendieron. Esto implica que después de muchos años, la demanda superó a la oferta.

Como decimos los profesionales de las ciencias económicas al confeccionar determinados informes, “la información de periodos pasados no asegura que los mismos se mantengan en el futuro” pero ello no obsta para que abramos una ventana de esperanza y tener en cuenta que si aprendimos esta lección –muy dura por cierto-  en el sentido de trabajar responsablemente, cuidando a los clientes y a nuestros colaboradores, invirtiendo en mejorar los procesos productivos, potenciando la sinergia pública-privada, sin temor a equivocarme deseo aseverar que estamos un escalón más arriba si miramos hacia atrás y nos situamos en enero-febrero de 2020.

A mi criterio solo nos está faltando dar un salto y subirnos a la ola de la economía del conocimiento que está ahí, al alcance de la mano en lo que hace a I.A. (inteligencia artificial), blockchain, contratos inteligentes, I + D, research permanente y no aleatorio.

Si generamos esa empatía con estas cuestiones que están disponibles para ser aplicadas, daremos el gran salto cualicuantitativo, porque a los Estados, sean nacionales, provinciales o municipales, no solo se los mide por su tamaño en lo que hace a PBG sino también por las herramientas que utiliza, cómo las utiliza y fundamentalmente, que sea a lo largo y ancho de su territorio. 

Tenemos la prolijidad y la solidez institucional que nos permiten caminar con seguridad hacia ese horizonte, que a título personal estimo cada vez más cercano, cada vez más real.

En tiempos de incertidumbre mundial, nosotros ganamos confianza, nos consolidamos y seguimos diseñando nuestro destino con autonomía y una certeza indiscutiblemente global.


Compartí este articulo en: