Producir yerba mate con un modelo agroecológico

Cómo lo planteaba Alberto Roth, la revalorización de un bien natural tan importante como es el suelo, es la base de nuestra subsistencia, ya que en el suelo se desarrollan las diversas formas de vida, la actividad humana y hasta depende del suelo la supervivencia de nuestra especie.

Compartí esta noticia !

Cómo lo planteaba Alberto Roth, la revalorización de un bien natural tan importante como es el suelo, es la base de nuestra subsistencia, ya que en el suelo se desarrollan las diversas formas de vida, la actividad humana y hasta depende del suelo la supervivencia de nuestra especie.

Con este planteo como punto de partida, técnicos del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) llevan adelante junto al productor Eduardo Kamada de Jardín América, un proceso de transición de unas 35 hectáreas de yerba mate hacia un modelo agroecológico.

Kamada explicó a Economis que que se animó a plantear cambios en su forma de plantación viendo un ejemplo en Japón sobre el manejo agroecológico sobre una pequeña plantación de trigo sarraceno. Aseguró que además de proteger los cultivos, observó que una forma más natural de producción asegura la sostenibilidad de la producción a lo largo del tiempo.

El productor que es socio de la Cooperativa Flor de Jardín indicó que trabaja además, de con los técnicos del INYM, con un fortalecido equipo de ocho trabajadores. Con quienes lleva adelante este proceso de “transición” desde el manejo convencional de la producción de la yerba mate hacia un modelo más amigable con el ambiente.

Kamada no es de los sufridos trabajadores que vive para la chacra, tiene en claro que el modelo de trabajo suyo y el de sus colaboradores debe ser rentable y dejarles espacio para tener una calidad de vida adecuada. “Nosotros llevamos adelante estos cambios pensando lo que es mejor para mi como propietario y para los trabajadores, así ganamos todos, yo como empresario, ellos como trabajadores y el ambiente”, dijo. Un modelo de ganar-ganar no solo pensando en el corto plazo sino en un modelo sustentable en el tiempo.

La recorrida en la chacra de Kamada fue parte de una capacitación organizada entre el Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) y la Asociación Civil Círculo Thay de Periodistas Agropecuarios. Allí los profesionales extensionistas del INYM mostraron a los periodistas las actividades que llevan a lo largo de la zona productora a partir de una “chacra modelo” que esta en proceso de transición avanzada que permite mostrar los beneficios que trae transitar una producción sustentable.

Los profesionales del INYM en la apertura de la jornada explicaron que no se trata de ninguna receta mágica sino de un proceso, donde se trabaja en conjunto entre los productores misioneros, los extensionistas del Instituto y todos quienes participan del sistema productivo yerbatero.

Los productores misioneros se están animando a implementar más prácticas agroecológicas en sus chacras, tanto para cuidar los recursos naturales, como para evitar pérdidas de producción en fenómenos climáticos extremos como los vistos en los últimos años. Los técnicos extensionistas del INYM explicaron que esta aceptación de una revisión del modelo productivo se da a partir de observar como reaccionan las chacras a las propuestas llevadas adelante desde el instituto.

Te puede Interesar  Se realizaron con éxito talleres sobre orquídeas misioneras, para aprender y proteger las especies

La presentación en la chacra de Kamada en Jardín América demostró la adaptación y el buen crecimiento de plantas de yerba mate asociadas con plantaciones forestales y arbustivas, para ser protegidas del calor y la irradiación solar intensa en los meses de altas temperaturas. El productor aseguró que además de proteger los cultivos, observó que una forma más natural de producción asegura la sostenibilidad de la producción a lo largo del tiempo.

La jornada “Producción de Yerba Mate, prácticas orientadas al manejo agroecológico”, fue presentado por Matías Bazila, jefe del Servicio de Extensión del Inym. El profesional explicó que las nuevas técnicas de manejo están teniendo rápida adopción entre productores porque se están viendo buenos resultados en la productividad de las plantaciones. Así también en la protección de las plantas ante fenómenos climáticos severos que podrían causar la muerte, sobre todo en los primeros años de vida (sequía extrema, altas temperaturas, alta irradiación solar).

En la jornada, en las que participaron varios periodistas y comunicadores del Círculo Thay de Periodistas Agropecuarios de Misiones, se demostró también la fisiología de la cosecha de la yerba mate a cargo del ingeniero Alejandro Giménez, el Manejo de cubiertas verdes implantadas y espontáneas en la protección del suelo, por la ingeniera agrónoma Silvina Machuca, Los árboles en el sistema productivo “llevando el monte a la chacra”, por el ingeniero agrónomo Sergio Rigueresman, Fertilidad Física Química y Biológica del suelo “Vida del suelo” por el ingeniero Pablo Herrera y la Sistematización de suelos y de caminos “Cosecha de agua” por el ingeniero Gustavo Baumgratz.

Los técnicos del INYM destacaron que los productores le están dando importancia a los manejos agroecológicos porque están viendo los resultados que ya tuvieron otros vecinos que los implementaron antes. “Eso está llevando a que haya más demanda de asesoramiento en los núcleos productivos. Cada técnico tiene su programa de actividades y dentro de eso va incorporando a nuevos productores que van requiriendo asesoramiento”, dijo Bazila en la presentación de la jornada.

Entre los cambios más notorios en los yerbales está la posibilidad de incorporar especies arbóreas para dar sombra a las plantas. Bazila dejó en claro que hay una gran variedad de alternativas, desde donde resaltan la posibilidad de utilizar especies nativas, para asegurar una mayor biodiversidad en los sistemas. “Hay muchos productores que se están animando y están viendo los beneficios. Se hicieron muchas jornadas de capacitación con la sequía, en esa oportunidad se observaron que las plantaciones que más resistieron estaban acompañadas por árboles. Eso ayudó muchísimo a que se entendiera la importancia de la introducción de árboles en los sistemas”.

Te puede Interesar  Comerciantes y vecinos de San Pedro piden soluciones EMSA por la provisión de energía

Entre los árboles propuestos, Bazila recordó que las especies nativas “porque tanto la parte de aves, insectos, se desarrollan dentro de los árboles nativos que producen un beneficio extra además de la sombra, impedir el movimiento del aire que lleva la humedad. Al promover la presencia de más seres vivos se hace también un mayor control de plagas de insectos que pueden darse en los yerbales”.

Los técnicos explicaron que cada chacra es un universo particular, que toda intervención debe partir de un análisis del suelo y contexto de la producción. Con los resultados del estudio del suelo y de las plantas existentes de yerba primero se interviene en la recuperación del suelo para poder mejorar la salud de las plantas.

El extensionista Alejandro Giménez indicó que el cuidado en la cosecha es de suma importancia. Recalcando que la misma es “una poda” de cada árbol de yerba mate, para ello se capacita a los cosecheros (tareferos) en buenas prácticas y como mejorar la salud de las plantas para preservarlas.

La ingeniera agrónoma Silvina Machuca explicó la importancia de las cubiertas verdes y como aprovecharlas para el cuidado del suelo, evitando la degradación y erosión. Y como trabajar con cubiertas espontaneas (que nacen naturalmente en cada chacra) o implantadas y la importancia de conocer las propiedades de cada planta.

El ingeniero Pablo Herrera explicó la importancia del estudio de la fertilidad Física Química y Biológica del suelo y planteo que todo productor debe comprender que la “vida del suelo” es la que determina la productividad de las plantas de yerba.

La incorporación de los árboles en el sistema productivo fue presentado por el ingeniero agrónomo Sergio Rigueresman, quien retomó las ideas de Alberto Roth de “llevar el monte a la chacra” para lograr la resiliencia en las chacras y a la vez cuidar la productividad con la incorporación de sistemas agroforestales.

El ingeniero Gustavo Baumgratz explicó la importancia de la sistematización de suelos y de caminos para la “Cosecha de agua”. Presentando el modelo de cuidado a través del manejo de caminos rurales, ya que el agua que cae con la lluvia es sumamente importante para la producción. El profesional explicó que se trabaja en los caminos acondicionándolos para facilitar la infiltración de agua en las chacras y evitar la erosión del suelo.

Los profesionales explicaron que con una correcta planificación de la intervención en las chacras, se pueden recuperar los suelos degradados, recuperar la productividad de plantaciones de yerba y evitar la necesidad de incorporar aditivos externos, como ser fertilizantes o herbicidas o agentes controladores de malezas.

About The Author

Compartí esta noticia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Solverwp- WordPress Theme and Plugin