Renunció el vocero de Trump tras nombramiento de financista en el área

Sean Spicer cumplió ayer 6 meses como secretario de prensa de la Casa Blanca, en los que mantuvo una relación tensa con los medios, al igual que su jefe, Donald Trump. Hoy, renunció tras el nombramiento del financista Anthony Scaramucchi como director de comunicaciones.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, renunció este viernes 21/7, un día después de cumplir 6 meses en el puesto. La renuncia sucedió tras (y habría estado relacionada con) el nombramiento del millonario financista Anthony Scaramucchi como director de comunicaciones de la Casa Blanca. El puesto de director de comunicaciones estaba vacante desde que Michael Dubke renunció en mayo por“problemas personales” 2 meses después de haber asumido.

“La partida abrupta y enojada de Spicer -que hasta tomó al staff del Ala Oeste por sorpresa- refleja la última convulsión en la Casa Blanca que ha sido consumida por el caos y las peleas internas del staff casi desde el día en que asumiera el Presidente, Donald Trump”, escribieron Abby Phillip, Ashley Parker y Damian Paletta del diario The Washington Post. Explican que Scaram ucci ha tenido previamente una relación tensa tanto con Spicer como con el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus -ambos objetaron vehementemente la decisión de Trump de atribuir a Scaramucci el puesto máximo del área de comunicaciones-.

El sacudón en el área comunicativa de la Casa Blanca llega mientras el Presidente lidia con la investigación de un fiscal especial y varias comisiones del Congreso a la supuesta interferencia rusa a la elección presidencial de 2016, y el presunto involucramiento de miembros de la campaña de Trump en ese escenario.

Spicer mantuvo siempre una tensa relación con los medios, y protagonizó algunos momentos extraños; dos de sus características que se vieron reflejadas en la imitación que llevó a cabo la actriz, Melissa McCarthy, en Saturday Night Live. Entre ellos, estuvo la revelación de que Spicer masticaba y tragaba alrededor de 35 chicles por día, algo que el médico le había advertido que “podría hacerle daño”. Esta manía fue retratada en Saturday Night Live por Melissa McCarthy.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password