Siguen las demoras y cancelaciones en Aeroparque y Ezeiza por asambleas contra las low cost

Trabajadores nucleados en cinco de los seis gremios aeronáuticos participan de asambleas en el aeroparque metropolitano y en el aeropuerto internacional de Ezeiza que afectaban los vuelos nacionales e internacionales, en el marco de un conflicto en reclamo de medidas de seguridad y en rechazo al ingreso al mercado aerocomercial de las líneas low cost. La falta de personal para despachar equipajes generó demoras en los vuelos y reprogramaciones.

Desde primera hora de hoy, los trabajadores comenzaron a trasladarse -en el caso del aeroparque Jorge Newbery- hacia el sector de cargas, para participar de una asamblea, lo que fue interpretado erróneamente por la prensa, pasajeros y autoridades que se trataba de una medida de fuerza, habida cuenta que paralelamente se llevaba a cabo en el Teatro de la Ribera la recepción de las ofertas por nuevas rutas áreas, en el marco de una audiencia pública.

No obstante, aunque no se trataba formalmente de una medida de fuerza, la participación de los trabajadores en las asambleas afectó directamente la normal prestación de los servicios, lo que derivó en la postergación y cancelación de vuelos.

En el caso del aeroparque metropolitano, de la asamblea, que comenzó antes del mediodía, participaba medio millar de trabajadores nucleados en la Unión Personal de Seguridad Aérea (UPSA), Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA); Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA); Asociación del Personal Aeronáutico (APA); de UALA; controladores aéreos y personal de aeronavegantes de Aerolíneas Argentinas y de Lan.

El primero de los ocho oradores de la asamblea fue Edgardo Llanos (APA) y lo sucedieron luego en la palabra Rubén Fernández de UPSA; Paula Marconi (tripulante de LAN); Jonathan Doino(controladores); Genaro Truco (UALA-Austral); Ricardo Cirielli (APTA); Pablo Biró (APLA) y un delegada de los tripulantes de cabina de Aerolíneas Argentinas.

En tanto, cerca del mediodía, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria para destrabar el conflicto, que hasta el momento era desconocida por la dirigencia gremial con el argumento de que no estaban realizando “medidas de fuerza, sino una asamblea”.

Por su parte, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, que preside la audiencia pública para distribución de nuevas rutas aéreas, cuestionó a los gremios al afirmar que, “en vez de festejar que estamos abriendo nuevas rutas y que va significar más trabajo para todos, no permiten en estos momentos que se pueda volar en Argentina, tomando como rehenes a miles de pasajeros que están varados en los aeropuertos“.

En las primeras horas de la mañana, Cirielli de APTA justificó la asamblea de los gremios aeronáuticos al sostener: “Haremos la asamblea con el objetivo de exigir al gobierno nacional que invierta en seguridad aérea, que radarice todo el país y que haya mejores comunicaciones porque el sistema aéreo está colapsado y poner más aviones significan mayores riesgos“.

Biró de APLA también sostuvo a esta agencia que “la liberalización del espacio aéreo a través del ingreso de nuevas líneas aéreas produce la quiebra de la totalidad de las empresas, ya que la expansión sin una planificación debida puede significar la degradación total del sistema aéreo como ya ocurrió en la década de los 90, con graves hechos de inseguridad que costaron vidas humanas”.

De las asambleas participaban trabajadores de todos los gremios aeronáuticos, excepto de la Asociación Argentina de Aeronavegantes, que conduce el dirigente cegetista Juan Pablo Brey.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password