Soluciones locales, problemas multicausales

¿En qué puedo ayudar? Esa pregunta se escuchó en varias oportunidades en la reunión de los principales dirigentes del Frente Renovador de la Concordia. Será esa pregunta la que le dará sustento a la campaña de la robustecida coalición gobernante. El interrogante, a modo de sugerencia, pertenece a Carlos Rovira, el conductor de la Renovación, que juntó a los principales dirigentes, ministros e intendentes -algunos en modo remoto- para comenzar a delinear el tiempo político que se avecina. 

Rovira fue claro. Más que nunca la política debe ser una vía de solución y no una oferta electoral. El tiempo de la pandemia no hizo más que profundizar una fragmentación -la política tiene su propia grieta- que impone, como contraste, fortalecerse en la cercanía, en lo propio, en el de al lado. 

Hay que mirar al mundo para comprender el fenómeno. Potencias de rodillas ante el enemigo invisible, países ricos acumulando dramas por desaprensión o tácticas fallidas. Ostentosos crecimientos económicos ridiculizados ante las carencias más básicas en el sistema sanitario que es para pocos cuando debe ser, más que nunca, para todos. 

Brasil como epicentro del desastre global con récord diarios de muertes y un acumulado de decesos superior a la explosión de tres bombas de Hiroshima. Con un Presidente que ríe mientras repite teorías conspirativas dignas de una revista de chimentos. 

El Mercosur, que cumple tres décadas, es más frágil que nunca, soportando empellones que buscan definitivamente desestabilizarlo en busca de presuntos mejores negocios individuales. Las diferencias ideológicas quedaron a flor de piel en la cumbre de celebración, que, por suerte, fue virtual. Brasil y Uruguay ya habían preparado el terreno en la reunión de febrero entre Jair Bolsonaro y el uruguayo Luis Lacalle Pou, cuando ambos coincidieron en la idea de “flexibilizar” el bloque. Lacalle Pou lanzó la bomba en la cumbre al advertir que el Mercosur no podía ser un “lastre” que actúe como un “corset” que impida el movimiento. Bolsonaro fue más diplomático -raro en él- y pidió que “la regla del consenso” dentro del bloque de países sudamericanos no se convierta en un “veto permanente”.

El argentino Alberto Fernández tuvo una respuesta lacónica. “Si nos hemos convertido en una carga, lo lamento. No queríamos ser una carga para nadie. Terminemos con esas ideas que ayudan tan poco a la unidad. No queremos ser lastre de nadie. Si somos un lastre, que tomen otro barco. No somos lastre de nadie, es un honor ser parte del Mercosur”, dijo para dar cierre al encuentro.

Esta retórica de batalla tiene como trasfondo el debate por el Arancel Externo Común (AEC), la “barrera” arancelaria que todos los países del bloque adoptan ante mercados extranjeros y que, según las palabras introductorias del presidente argentino, “está en revisión” y serán el tema central del encuentro de cancilleres que se realizará en abril próximo.

Liderados por Brasil, Uruguay y Paraguay quieren flexibilizar el bloque y negociar de modo individual exportaciones e importaciones. Brasil ya bajó de modo unilateral aranceles de importación, con la idea de reactivar la economía local, golpeada por la pandemia, pese a que el propio Bolsonaro se jactaba de cuidarla al minimizar los efectos de la gripezinha

Pero la economía cayó por igual entre ricos y pobres. En Argentina el PBI cayó 9,9 por ciento -menos que en la crisis de 2001-2002-. En España fue de 10,8 por ciento la debacle, la mayor desde la Guerra Civil. La pandemia no hizo distingos. A un año de su irrupción, lo que verdaderamente pesa en la balanza, es qué se hizo para cuidar la salud y proteger al de al lado. 

Argentina nunca entró en el descontrol de la región. El coronavirus no deja de ser una amenaza, pero no hubo crisis como la de Brasil o Paraguay y la economía muestra signos de una reactivación inesperada. Fernández tiene a su favor además el guiño del Fondo Monetario Internacional a la propuesta para refinanciar los vencimientos de deuda por 45 mil millones de dólares tomados en la gestión de Mauricio Macri. Very good meeting definió Kristalina Georgieva a la reunión con Martín Guzmán. El FMI hizo un inédito giro a favor de la posición del Gobierno nacional al admitir la necesidad de garantizar la sostenibilidad macroeconómica por sobre las urgencias del pago de la deuda. Pero fundamentalmente, admitió que la inflación es un fenómeno multicausal que requiere, para enfrentarla, políticas macroeconómicas consistentes y esfuerzos de coordinación para anclar sus expectativas. 

El radical cambio de postura del Fondo deja en offside a la mayoría de los economistas argentinos enrolados en la oposición. 

“La inflación es sin dudas un fenómeno multicausal, a diferencia de lo que pensaba el Gobierno anterior que se centró en que la causa de la inflación era únicamente la expansión monetaria. La inflación se retroalimenta por la expansión monetaria, las expectativas inflacionarias de los agentes económicos, la actitud de los formadores de precios que en Argentina se encuentran en varios mercados,  los shocks de oferta (ejemplo disparada del dólar o aumento desmesurado de tarifas en su momento), por lo que un plan antiinflacionario debería intentar controlar todas estas variables y no solamente una de ellas”, coincidió el ministro de Hacienda de Misiones, Adolfo Safrán. 

Misiones se distingue en el escenario nacional como una de las provincias con menos cantidad de contagios de coronavirus y que, rodeada por 2,6 millones de casos, no sufrió saturaciones en el sistema sanitario como ocurre en Paraguay o los más ricos estados brasileños. 

En Misiones el sistema de salud fue madurando en las últimas dos décadas con un modelo que conjugó infraestructura de primera línea con atención primaria. Salas de salud barriales con camas de terapia intensiva, que se siguen sumando. 

Ese es un poco el modelo que le dio sustento a la Renovación. Las dos décadas coinciden con dejar atrás un sistema sanitario centralizado en Posadas, sin insumos y con poco para ofrecer. 

Desde entonces aparecieron cosas que hoy parecen naturalizadas, pero que hacen a la existencia misma de la Renovación: el Parque de la Salud, el Parque del Conocimiento, el Silicon Misiones, transformaron la identidad misionera, muchas veces a contramano de quienes recomendaban otras prioridades. Fueron pensados en otro contexto, pero hoy son engranajes vitales. No hace falta irse de Misiones a buscar la excelencia. Ni para el aprendizaje. Es una opción, no un hecho inevitable. 

Esas conquistas son el resultado de la política pensada en el otro, recordó Rovira en el mitin partidario, que por primera vez congregó a los 30 dirigentes de los partidos que conformarán la coalición de cara al 6 de junio. Humildad, les remarcó Rovira. 

El gobernador Oscar Herrera Ahuad, al frente de la campaña electoral, remarcó el concepto en relación a su equipo directo, los ministros y funcionarios. Aplicó el concepto de modernidad líquida a la propia gestión, en la que nadie puede dejar sin atender una demanda porque “no me toca”. “Todos se deben comprometer con la solución de los problemas. Acá no existe eso de “no me corresponde a mi, no es mi área”. Todos debemos buscar y acercar una respuesta y solución a los problemas de la gente”, atizó. Coincidió con Rovira en que las respuestas deben ser rápidas y sin parsimonia.

En el encuentro realizado en el salón Eva Perón del Parque del Conocimiento, Herrera Ahuad y Rovira remarcaron que una de las fortalezas de la Renovación es la gestión que supo cuidar la economía sin desatender la salud. El presidente de la Legislatura destacó el lugar que se ganó la producción agropecuaria en la pandemia como parte integral de la economía misionera. El Gobernador valoró que se haya expandido en el territorio provincial la producción misionera, como herramienta para combatir la inflación y llevar dinero a las chacras. Ese modelo “binario” y las fronteras cerradas transformaron a Misiones como una de las pocas provincias con crecimiento económico, con la salud robusta y las escuelas abiertas. 

La economía, después del cimbronazo inicial se recuperó rápidamente con las fronteras cerradas y marcó niveles inéditos en varios sectores de la economía. Los datos del desempleo marcan con nitidez los tiempos de la pandemia. 

Misiones se mantiene como uno de los distritos con bajo desempleo, pese a un leve aumento de la desocupación en el país en el año de la pandemia. La Argentina cerró el 2020 con una tasa del 11 por ciento, superior al 8,9 por ciento de 2019, pero con un leve retroceso en comparación con el tercer trimestre.

En ese contexto, Misiones tiene una tasa de desempleo de 6,4 por ciento, con una población económicamente activa de 172 mil personas ocupadas, 161 mil ocupados, once mil desempleados y 20 mil ocupados demandantes de otro puesto laboral que incremente sus ingresos. En tanto, los subocupados son 18 mil. 

Pese a que Posadas está lejos del promedio y con la mitad de desocupación de Mar del Plata, que exhibe un 13,6 por ciento -otra ciudad turística-, el salto desde el último trimestre de 2019 es fuerte. En diciembre del 2019 se registraba un desempleo de 2,9 por ciento en Posadas y ahora el indicador se elevó a 6,4 por ciento. Los datos revelan que el desempleo creció en el primer trimestre del año pasado hasta ubicarse en 8,2 por ciento al cierre del primer semestre y retroceder al 6,4 por ciento al fin de año. 

Son elementos que desconciertan a la oposición. En la alianza Cambiemos, con Mauricio Macri en raid negacionista, nadie sabe muy bien cómo encarar el proceso electoral y temen ser protagonistas de un fracaso histórico. Hace una semana la coalición misionera emitió un comunicado pidiendo la suspensión de las elecciones provinciales hasta septiembre por “temor a la segunda ola” del coronavirus. 

Cinco días después, Gerardo Morales, uno de los popes de Cambiemos que sigue en la gestión, también decidió desdoblar las elecciones en Jujuy, con recaudos similares a los que se tomaron en Misiones: menos electores por mesa, más centros de votación y distancia social. Los de Cambiemos en Misiones se quedaron en silencio. 

Se sabe, si, que el radicalismo impulsará la reelección de Ariel Pianesi como cabeza de lista, para asegurarse una banca en la Legislatura. Si va primero, una mujer del PRO lo secundará y el tercer puesto quedará para el puertismo, que se convulsionó con la posibilidad de que el propio Ramón sea candidato. El ex embajador de Macri coquetea con esa posibilidad en el espacio en el que hasta ahora estaba reservado para su hijo Pedro. 

En el frente Encuentro Popular Agrario y Social para la Victoria también hubiesen preferido evitar las elecciones de junio. Los dirigentes locales sufren por algunos traspiés del Gobierno nacional y se sienten casi abandonados, sin el cartel luminoso de Cristina y Alberto en la boleta principal. El peronismo local, se sabe, está encolumnado en la Renovación y por estas horas, abocado a la convocatoria de una nueva elección interna, tal como ordenó la Justicia electoral. 

La dirigencia del partido Agrario sabe que arriesga mucho y tiene poco por ganar. Por eso se aseguraron el primer lugar en la lista, reservado para Punchi Rockenbach, quien sería secundado por la periodista Mariquita Torres, quien cuenta con la bendición de Cristina Britez. 

También participan de esta alianza, Encuentro por la Democracia y la Equidad, Instrumento Electoral por la Unidad Popular, el partido de la Victoria, el partido de los Trabajadores y del Pueblo, el partido Socialista y Vanguardia Popular, que lidera la ex diputada María Losada. Pero son espacios con escasa capacidad de seducción y de arraigo territorial. 

La novedad en las elecciones de junio es la aparición del partido Demócrata, nuevo en Misiones, ubicado ideológicamente en el centro. Su cara visible es Rodrigo De Paula, un ex radical que incluso fue candidato a vicegobernador detrás del hoy diputado nacional de Cambiemos, Luis Pastori.Desencantado, De Paula decidió armar un nuevo espacio con dirigentes outsiders. El presidente del partido es Jorge Daniel Mohr. “Es un partido con muchos afiliados de clase media y la idea es permitir oportunidades a aquellos que nunca las han tenido de integrar listas y ser candidatos”, explica el joven De Paula, confiado en poder disputar espacios en la oposición.

Juan Carlos Argüello220 Posts

Periodista, director de Economis

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password